Víctor Hugo Murillo S.. 4 diciembre, 2018
Humberto Ortega exjefe del Ejército y exministro de Defensa de Nicaragua. Foto Manuel Zapata/El Nuevo Diario, Managua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, arremetió de lleno el lunes contra su hermano y exministro de Defensa, el general retirado Humberto Ortega, a quien llamó ‘peón’ y ‘servidor de la oligarquía y del imperio' (Estados Unidos).

El ataque lo lanzó durante el acto de clausura del XVI Congreso de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), en Managua.

La reacción del gobernante, en la picota por la cruenta represión de protestas populares que empezaron en abril –cuando intentó imponer una reforma la seguridad social– y que derivaron en de una demanda para que renuncie, tuvo lugar ante reiteradas manifestaciones de Humberto, quien ha pedido al mandatario anticipar las elecciones previstas para el 2021 como una forma de decir “sí a la paz” y abrir la vía para facilitar la recuperación de la economía, la inversión y el turismo.

Igualmente, Humberto Ortega, quien fue compañero de Daniel en la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), culpó al estilo autoritario de su pariente de ser una de las causas de la crisis política que vive Nicaragua.

A ambas manifestaciones a principios de julio siguió otra, a finales de ese mes, en el sentido de que el gobierno estaba en la obligación de acabar con las fuerzas paramilitares que han contribuido con la Policía Nacional a reprimir todo tipo de manifestación opositora.

En la actividad con los universitarios, el presidente aprovechó para incluir al también exjefe del Ejército Popular Sandinista en la lista de enemigos de su administración.

Según el gobernante, después de la derrota del FSLN en los comicios presidenciales de 1990 (cuando Daniel Ortega perdió frente a Violeta Barrios de Chamorro), Humberto Ortega prefirió apartarse de las filas del partido. “Simplemente decidió pasarse al lado de los que habían ganado las elecciones y convertirse en un peón de la oligarquía y del imperio, un servidor de la oligarquía y del imperio”, dijo, según consignó el martes la edición en línea del diario La Prensa.

Descalificó los llamados del general retirado de frenar la represión y más bien afirmó que durante el gobierno de Violeta Barrios no parpadeó para enviar el Ejército a desbaratar protestas alentadas por el sandinismo desde la oposición. "El jefe del Ejército era el general Ortega”, señaló.

Las protestas en Nicaragua han cobrado al menos 325 vidas, según un informe que emitió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en octubre.