AFP. 4 julio
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, asistieron a la apertura de un diálogo nacional, en Managua,Nicaragua, el 16 de mayo del 2018. Foto: AP
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, asistieron a la apertura de un diálogo nacional, en Managua,Nicaragua, el 16 de mayo del 2018. Foto: AP

Managua. El hermano de Daniel Ortega y exjefe del Ejército de Nicaragua, general retirado Humberto Ortega, llamó a anticipar las elecciones para el 2019 y desactivar a los grupos armados para pacificar el país, en una carta divulgada este miércoles.

Ortega hizo publica una carta enviada a la mesa de diálogo mediado por la Conferencia Episcopal en la cual urge al gobierno a “desactivar” a los grupos parapoliciales y que la oposición levante los tranques (bloqueos) en las vías, “por muy justos que sean sus motivos”.

El militar retirado también propuso anticipar las elecciones del 2021 al 2019 para alcanzar “una solución pacífica a la trágica crisis que sufrimos”.

Con el anticipo de las elecciones, el presidente Ortega “dice sí a la paz”, lo que permitirá recuperar la economía, la inversión y el turismo, expuso el hermano menor del gobernante.

El presidente, de 72 años, ha guardado silencio ante una propuesta de la jerarquía católica de anticipar las elecciones del 2021 a marzo del 2019.

CIDH promete buscar la verdad de violencia en Nicaragua

Ortega enfrenta la peor crisis desde su retorno al poder en el 2007, cuyo detonante fue una reforma a la seguridad social pero que luego se transformó en una demanda para su salida del gobierno por la represión, que en dos meses y medio ha dejado más de 220 muertos y 1.500 heridos, según organismos de derechos humanos.

El canciller Denis Moncada ha dicho en la mesa de diálogo que el gobierno está dispuesto a escuchar los planteamientos opositores, pero exige que primero se levanten los tranques de las vías.

Humberto Ortega fue jefe del Ejército entre 1980 y 1994, cuando fue pasado a retiro por la entonces presidenta Violeta de Chamorro (1990-1997).

Tras el retorno al poder de su hermano, en el 2007, ha adoptado posiciones críticas a su administración.