Interés Humano

China enfrenta montaña de desechos médicos y sanitarios

Autoridades indicaron el mes pasado que 68.500 toneladas de residuos fueron producidos durante el confinamiento

Pekín. Cada día en China, agentes en atuendos de protección integral insertan centenas de millones de hisopos desechables tras realizar tests de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) a gran escala. El problema es que todo ello genera una enorme cantidad de residuos médicos.

Con su estrategia cero covid, el gigante asiático es la única gran economía que busca impedir a cualquier precio las infecciones, oficialmente para evitar que los hospitales queden desbordados ante la baja tasa de vacunación de los mayores. En el arsenal anticoronavirus hay cuarentenas obligatorias, confinamientos selectivos y pruebas masivas.

Desde Pekín a Shanghái, pasando por Shenzhen, la “Silicon Valley China” sede de numerosas empresas tecnológicas, las ciudades están ahora repletas de carpas prefabricadas que proponen tests PCR gratuitos. Centenares de millones de personas tienen la obligación de hacer estas pruebas cada dos o tres días y en algunos casos, a diario.

Estos tests PCR, que crean una enorme masa de desechos médicos, constituyen una creciente carga económica para las colectividades locales, ya muy endeudadas, que deben dedicarles decenas de miles de millones de dólares. ”La cantidad de desechos médicos que se genera a diario es de una magnitud casi sin precedentes en la historia de la humanidad”, estimó Yifei Li, experto en Medio Ambiente de la Universidad de Nueva York en Shanghái.

China intenta obtener la neutralidad carbono antes del 2060, un objetivo ambicioso e incierto, teniendo en cuenta la dependencia del gigante asiático respecto al carbón. La generalización de los tests PCR plantea un nuevo desafío medioambiental.

Por algunas decenas de casos positivos detectados cada día en China, es necesario realizar tests a centenas de millones de personas y utilizar una masa enorme de tubos, hisopos, envoltorios y combinaciones de protección. Si no se eliminan correctamente, estos desechos médicos pueden contaminar los suelos y los ríos. Según un recuento de la AFP, ciudades y provincias chinas, donde viven un total de 600 millones de personas, anunciaron de una forma u otra tests generales y regulares a su población.

No hay disponible ningún dato nacional, pero las autoridades de Shanghái indicaron el mes pasado que 68.500 toneladas de residuos médicos fueron producidos durante el confinamiento de la ciudad entre mediados de marzo y principios de junio. Ello supone una cantidad diaria seis veces superior a lo habitual. En virtud de la regulación china, las autoridades están encargadas de seleccionar, desinfectar, transportar y almacenar estos desechos antes de eliminarlos, generalmente por incineración.

Algunas colectividades locales podrían no saber cómo tratar esta gran cantidad de residuos, o simplemente almacenarlas en vertederos, estimó Benjamin Steuer, de la Universidad de Ciencias y Tecnologías de Hong Kong. Interrogado por la AFP, el Ministerio de Salud indicó que formuló “exigencias específicas respecto a la gestión de los desechos médicos” relativos a la covid-19.

El Gobierno exige a las capitales provinciales y a las ciudades de al menos 10 millones de habitantes, que implementen lugares donde se efectúen tests a menos de 15 minutos de las zonas residenciales. Pero generalizar las pruebas regulares y obligatorias al conjunto de China podría costar de 0,9% a 2,3% del PIB del país, estimaron el mes pasado los analistas del banco Nomura.

Para Jin Dong-yan, profesor de la escuela de ciencias biomédicas de la Universidad de Hong Kong, estos tests PCR generalizados son “realmente ineficaces y costosos” y obligan a las colectividades locales a renunciar a otras inversiones útiles en el sector de la salud. Las autoridades corren el riesgo además de ignorar casos positivos, ya que la variante ómicron se propaga muy rápidamente y es más difícil de detectar, según él. ”Esto no funciona” aseguró. “Es como tirar millones de dólares por la ventana”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.