Agencia AFP. 4 enero
Los primeros efectos de la tormenta Pabuk ya impacta las islas del golfo de Tailandia. Foto: AP

Surat Thani, Tailandia. Cientos de turistas permanecen en islas del golfo de Tailandia, debido al cierre de los aeropuertos regionales y a los barcos amarrados ante la llegada de la tormenta tropical Pabuk, que se espera que impacte el territorio este viernes por la noche.

Todas las islas del golfo, incluidas Koh Samui, Koh Phangan y Koh Tao, muy frecuentadas durante las fiestas de fin de año, "se verán afectadas, porque Pabuk es inmensa", declaró el director del centro meteorológico tailandés, Phuwieng Prakhammintara.

Dos aeropuertos regionales, Nakhon Si Thammarat y Koh Samui, están cerrados hasta el sábado, lo que deja bloqueados y totalmente aislados del continente a una gran cantidad de viajeros.

Solo en Koh Phangan, conocida por sus fiestas de Luna llena, "permanecen 10.000 turistas", declaró a la AFP Krikkrai Songthanee, jefe del distrito de la isla.

En Koh Tao, uno de los mejores sitios para realizar buceo en el sureste asiático, residentes y turistas se preparaban para enfrentar la tormenta.

“El tiempo está empeorando y se está levantando viento. He terminado de comprar provisiones, pero no hay gas en todas partes y en el supermercado ya faltaban algunos productos”, relató un monitor de buceo español que no quiso ser identificado.

Pabuk, la primera tormenta tropical que golpea esta parte del país fuera de la temporada del mozón en casi 30 años, se reforzó en las últimas horas, con vientos de hasta 75 kilómetros entre hora y olas de casi cinco metros.

Lo peor se espera la noche del viernes, pero es poco probable que se transforme en tifón, según los meteorólogos.

Después de golpear el golfo de Tailandia, se espera que Pabuk pierda intensidad al pasar por el mar de Andamán –donde se encuentran las estaciones turísticas de Krabi y de Phuket–, antes de dirigirse al parque nacional Similan –un paraíso para los buceadores–.

Decenas de miles de turistas huyeron de la región desde el miércoles.

"Está muy vacío. Las playas están desiertas", señaló Pui Suriwan, un residente de Koh Phangan.

La economía tailandesa se apoya en gran medida en el turismo. Se espera que este año el reino reciba a un número récord de 40 millones de visitantes, de los que la mayoría viajan a las estaciones balnearias del sur.