Patricia Leitón. 5 abril
El costo de los huevos bajó un 4,96% en marzo respecto a febrero. Venta de huevos en el Mercado Central. Foto: Luis Navarro
El costo de los huevos bajó un 4,96% en marzo respecto a febrero. Venta de huevos en el Mercado Central. Foto: Luis Navarro

En los primeros tres meses del año el índice de precios al consumidor prácticamente se estancó con un resultado acumulado de -0,01%, según informó la mañana de este viernes 5 de abril el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Por otra parte, la variación interanual (acumulada en los últimos 12 meses) muestra que el indicador continúa desacelerándose y alcanzó, en marzo, una variación de 1,42% respecto al mismo mes del año anterior.

Solo en abril respecto a marzo el indicador cayó -0,14%.

Durante marzo, los bienes y servicios que mostraron mayor efecto negativo (por la reducción en el costo y su importancia en el presupuesto de los hogares) son: automóvil, boleto aéreo y huevos. Por otra parte, frijoles, pizza y servicio doméstico figuraron entre los principales con mayor efecto positivo.

El indicador, además, se aleja de la meta del Banco Central de una variación interanual entre 2% y 4%.

Precisamente, la baja inflación motivó al Banco Central a disminuir la tasa de política monetaria, la cual se espera que influya en el resto de tasas y estimule el consumo.

Para los hogares el resultado es positivo pues es señal de que su capacidad de compra se deteriora menos, en caso de no tener ajustes en los ingresos; no obstante, el resultado genera preocupación pues es reflejo de una débil actividad económica.

El Banco Central informó, el viernes pasado, de que el producto interno bruto (PIB) de Costa Rica cerró, en el último trimestre del año pasado, con un crecimiento interanual de apenas 1,9% influida por el menor crecimiento en la demanda de consumo de los hogares.

El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, explicó que en la baja inflación influye la menor actividad económica y el rezago de la baja en los precios de los combustibles de finales del año pasado.

“En este momento hay una confluencia de factores algunos tienen que ver con la actividad económica y el bajo nivel de presión por el lado de la demanda sobre los precios”, dijo.

“Por otro lado, está también la influencia de los precios regulados y teníamos el impacto que estaba teniendo la caída en los precios de los combustibles de fines de año que toma un tiempo en reflejarse en los precios”, añadió.

Agregó que el Banco Central analizará principalmente el comportamiento de la inflación subyacente (excluye factores estacionales) a marzo.

Las expectativas de inflación también se han venido desacelerando y en marzo el indicador promedio para los próximos 12 meses fue de 3,4%.

Dicha situación eleva las tasas de interés reales, lo cual estimula el ahorro, pero golpea la inversión.