Óscar Rodríguez. 1 abril
El Banco Central destacó que el menor consumo de los hogares, en el último trimestre del 2018, acentuó la desaceleración de la producción nacional. En la imagen, clientes de una carnicería ubicada en Santa Ana. (Foto ilustrativa). Foto: Mayela López.
El Banco Central destacó que el menor consumo de los hogares, en el último trimestre del 2018, acentuó la desaceleración de la producción nacional. En la imagen, clientes de una carnicería ubicada en Santa Ana. (Foto ilustrativa). Foto: Mayela López.

El producto interno bruto (PIB) de Costa Rica cerró, en el último trimestre del año pasado, con un crecimiento interanual del 1,9%.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) confirmó que la tendencia a la desaceleración de la economía se acentuó, en la recta final del 2018, debido al menor crecimiento de la demanda de consumo de los hogares.

El BCCR destacó que dicho comportamiento es coherente con el menor crecimiento del crédito al sector privado y los resultados de la Encuesta de Confianza de los Consumidores, se detalla en el informe Evolución del PIB real y la Balanza de Pagos en el IV Trimestre de 2018.

El consumo de los hogares creció 1,6% en los últimos tres meses del 2018, mientras que para el mismo periodo del 2017 fue de 2,8%, muestran los datos oficiales.

El producto interno bruto es el valor final de los bienes y servicios producidos en el país y se puede valorar por el gasto o la demanda que realizan los diferentes sectores: los hogares, el Gobierno, las empresas y el sector externo.

“Este resultado obedece a una moderación en el consumo de aparatos electrodomésticos, además de la caída en la importación de vehículos, alimentos y productos farmacéuticos”, señaló el BCCR.

La entidad también destacó que la contención del gasto del Gobierno, combinado con el impacto negativo de la huelga del Magisterio explicaron la disminución de 3,2% en el gasto de consumo final del Gobierno Central entre octubre y diciembre anterior.

De hecho, en el informe se hizo énfasis en el efecto negativo de los movimientos sindicales en los servicios de enseñanza y salud del país.

“La contracción de 3,3% en los servicios de enseñanza y salud fue producto de la participación de funcionarios de algunas entidades públicas en el movimiento de protesta en contra de la reforma fiscal”, según la entidad.

El BCCR destacó como un componente positivo a la producción costarricense el incremento de 4,3% de la demanda externa de bienes, impulsado particularmente por la venta de implementos médicos, pese al impacto negativo de la situación política de Nicaragua.

“Esta situación inició en abril y su impacto se fue acentuando en el transcurso del año lo que provocó una desaceleración en los flujos comerciales con Centroamérica, y una caída de alrededor de 15% en el volumen de las exportaciones a Nicaragua en el cuarto trimestre de 2018”, según el Banco Central.

El análisis del BCCR muestra que las importaciones de bienes tuvieron una variación interanual de -1,1% en el cuarto trimestre del 2018.

“Se explica por la menor cantidad de barriles de hidrocarburos importados así como de vehículos e insumos vinculados con la industria química y farmacéutica”, se recalca en el informe.

La entidad destacó que dicha evolución es consecuente a la baja en consumo privado y de la moderación del crecimiento de la actividad económica.

Por su parte, las cifras de balanza de pagos, en ese mismo lapso, muestran que el país presentó un déficit en cuenta corriente equivalente a 1,3% del PIB estimado para el 2018.

Esta brecha fue financiada, principalmente con inversión directa y otros flujos financieros canalizados tanto al sector público como privado, expuso el BCCR.

Evolución por sectores

El reporte del BCCR muestra que, en el último trimestre del año pasado, solo la construcción y las actividades financieras tuvieron una mejora respecto al mismo trimestre del 2017.

En el caso de la construcción, el sector cerró el 2018 con un crecimiento interanual del 6,5%, entre octubre y diciembre del 2018, mientras que al cierre del 2017 cayó 8%.

El impulso positivo en las edificaciones fue en las obras con destino privado, principalmente por expansión de empresas, lo cual compensó la caída en la infraestructura pública.

La actividad financiera y de seguros tuvo un crecimiento del 5,8% en el último trimestre del 2018, y de 5,4% al mismo periodo del año previo.

Los datos del BCCR muestran que la actividad comercial solo creció 0,9% en el último trimestre del año pasado, principalmente por la reducción en la venta de vehículos.

“La importación de vehículos alcanzó dos años con una evolución negativa, que se acentuó en el transcurso de 2018”, destacó la entidad.

El agro tuvo un crecimiento de 0,8% en el último trimestre del año pasado, 12 meses antes fue del 3,8%, y se atribuyó a la menor producción exportable de piña y banano y la afectación de la actividad cafetalera por la roya.

Nota del editor: Esta información fue actualizada a las 6:00 p. m. con el desglose de resultados por sector.