Óscar Rodríguez. 29 agosto
La confianza de los consumidores en la economía costarricense se redujo bajo el peso de la incertidumbre generada por la situación fiscal del país. Foto: Albert Marín
La confianza de los consumidores en la economía costarricense se redujo bajo el peso de la incertidumbre generada por la situación fiscal del país. Foto: Albert Marín

El pesimismo sobre la situación económica del país se apoderó de los consumidores en los últimos tres meses.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC), calculado por la Universidad de Costa Rica (UCR), se ubicó en un nivel de 34,9 en el periodo junio a agosto, lo cual significó una caída de 10 puntos comparado con la cifra de 45,0 de mayo anterior.

“Este resultado evidencia una inyección de pesimismo en las expectativas que manifiestan los consumidores hacia la situación de la economía actual del país”, se determinó en la encuesta efectuada por la Escuela de Estadística de la UCR.

Los resultados del ICC se miden de cero a 100, en donde 100 es la mejor calificación.

El estudio señala que la disminución en la confianza, durante el primer trimestre de la administración de Carlos Alvarado, también ocurrió en los tres gobiernos anteriores.

Sin embargo, la baja en puntos porcentuales fue mayor en esta ocasión.

"Puede verificarse que en la administración (Óscar) Arias la confianza disminuyó 5,2 puntos en ese periodo, en la de (Laura) Chinchilla bajó 3,2 y en la de (Luis Guillermo) Solís fue 6,1 puntos", se recalca en el estudio.

El informe resalta que, en esta ocasión, el pesimismo se generó: “por la situación fiscal del país y el deterioro que sufrirá la economía de no aprobarse los impuestos”.

Durante el último año hubo un freno en el consumo de los hogares que fue una de las razones clave en la desaceleración de la producción del país, según datos del Banco Central.

La encuesta de la UCR se efectúo entre el 2 y 22 de agosto anterior, se entrevistó a 700 personas por teléfono y tiene un nivel de confianza del 95%.

Futuro nublado

El estudio muestra que el nivel de pesimismo entre los consumidores se eleva cuando se le consultó a los entrevistados sobre su situación económica personal en los próximos 12 meses.

El 65,8% de los consultados prevé un aumento de las tasas de interés de los préstamos y solo el 29% de las personas prevé un incremento en sus ingresos.

“La valoración del momento actual para la compra de bienes duraderos puede ser otro factor que contribuya a explicar la pérdida de confianza: 65,5% considera que son malos tiempos para comprar casa y 69,4% dijo lo mismo sobre la compra de carro”, se detalla en el estudio.

Asimismo, el 81% de los entrevistados tiene la expectativa de un incremento en los precios de los combustibles durante los próximos 12 meses.