Manuel Avendaño Arce. 23 enero
Los bancos y entidades financieras de Costa Rica utilizan las tasa Libor y Prime como referencia para los préstamos en dólares. Fotografía: Mayela López.
Los bancos y entidades financieras de Costa Rica utilizan las tasa Libor y Prime como referencia para los préstamos en dólares. Fotografía: Mayela López.

Si usted tiene un préstamo en dólares o en algún momento trató de acceder a uno, es posible que en el banco le mencionaran la tasa Libor (London InterBank Offered Rate, por su nombre completo en inglés).

Este índice, que se usa como referencia para los créditos en dólares en el sistema financiero nacional –aunque no es el único– desaparecerá a finales del 2021 luego de una serie de polémicas y cuestionamientos que despertaron la desconfianza en torno a su cálculo.

En julio del 2017, la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA, por sus siglas en inglés) anunció el fin de la tasa, un indicador que durante décadas sirvió para generar información confiable que ayudó a fijar el precio de una amplia variedad de productos que van desde préstamos para estudiar hasta hipotecas y otros derivados más complejos.

La Libor se calcula con base en una encuesta diaria en la que cerca de 20 bancos estiman cuánto les costaría prestarse dinero sin garantía entre ellos mismos. Como la tendencia de que las entidades se financien mutuamente sin ninguna garantía se revirtió, el índice se convirtió en una referencia más teórica y menos real.

Es cierto que el Brexit tuvo peso en la decisión de poner fin a la Libor, pero el hecho que sentenció su futuro fue el descubrimiento que hicieron las autoridades de Estados Unidos y Reino Unido, en medio de la crisis financiera del 2008, sobre la manipulaciones del indicador por parte de los bancos para beneficiarse.

Ante este panorama, los reguladores de todo el mundo empezaron a buscar opciones para reemplazar la tasa Libor y Costa Rica no es la excepción. El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) y la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) arrancaron una comisión de trabajo que analiza el tema.

“Este grupo también es liderado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR). Cuenta con la participación de abogados y técnicos que elaborarán una propuesta para abordar el asunto y brindar recomendaciones. De momento están en reuniones y se espera que su trabajo finalice en abril”, detalló Bernardo Alfaro, jerarca de la Sugef.

Las entidades financieras de Costa Rica también utilizan el Prime Rate, que es un indicador de la tasa de interés mínima que los bancos estadounidenses cobran a sus clientes comerciales más importantes.

En 2019, sólo el 3,35% del total de operaciones de crédito en moneda extranjera estaban referenciadas a la Libor, mientras que el 3,50% estaba indexado al Prime Rate.

Sin embargo, los préstamos que están ligados a Libor representan el 58,29% del saldo total de créditos en moneda extranjera del sistema financiero nacional, según datos solicitados por La Nación a la Sugef.

Opciones de cambio

Las alternativas para sustituir a la tasa Libor provienen de mercados como Europa y Estados Unidos, pero también se valoran opciones del medio nacional.

En el Reino Unido se empezó a utilizar la Sterling Overnight Index Average (Sonia). El 30 de junio del 2019, el banco británico NatWest informó sobre el otorgamiento de su primer crédito corporativo referenciado a este incipiente tipo de interés, a una empresa autobusera.

Otro índice internacional que podría ocupar el lugar de Libor es la Secured Overnight Financing Rate (Sofr), creada por el Comité de Tasas de Referencia Alternativas de los Estados Unidos, una entidad respaldada por la Reserva Federal (FED) y que estima el índice con base en reportes del Tesoro y depósitos nocturnos en ese mercado.

Alberto Dent, presidente de Conassif, confirmó que estas dos opciones serán objeto de análisis en la comisión que buscará un reemplazo para la Libor.

En el mercado doméstico existen dos instrumentos que podrían asumir la función de indexación para créditos en dólares. Se trata de la Tasa Efectiva en Dólares (TED), calculada por el Banco Central desde el 5 de mayo del 2016, y la Tasa de Referencia Interbancaria (TRI), publicada por la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras de Costa Rica, desde el 23 de marzo del 2016.

“Desde meses atrás las entidades bancarias y financieras del país trabajan en el tema para promover a sus clientes que tienen créditos con Libor un proceso ordenado de cambio a una nueva tasa”. Gustavo Vargas, gerente del Banco Nacional.

Gustavo Vargas, presidente de la Cámara de Bancos y gerente general del Banco Nacional (BNCR), defiende que es un buen momento para valorar índices locales que reflejan mejor la situación y el comportamiento del mercado nacional.

“La TRI constituye una referencia utilizada por todas las entidades bancarias y financieras para la toma de decisiones. Así, se ha constituido en un índice técnico y robusto que incluso es publicado por Bloomberg”, agregó Vargas.

Este medio consultó al BCCR su posición sobre la utilización de la TED como referencia principal para los créditos en dólares en el país, pero al cierre de este artículo no se recibió respuesta de la entidad.

De acuerdo con Dent, la comisión de trabajo evaluará todas los requerimientos legales que debe cumplir una tasa de interés, nacional o internacional, para convertirse en el reemplazo oficial de Libor dentro de 24 meses.

“Tenemos un marco legal y el criterio de los tribunales que nos explica cuál es el tipo de tasa que se debe utilizar para que no sea arbitraria. Debe ser un indicador público, periódico, que no pueda ser manipulado y que tenga algún tipo de referencia”, apuntó el jerarca de Conassif.

“Tenemos un marco legal y el criterio de los tribunales que nos explica cuál es el tipo de tasa que se debe utilizar para que no sea arbitraria. Debe ser un indicador público, periódico, que no pueda ser manipulado y que tenga algún tipo de referencia”. Alberto Dent, presidente de Conassif.
Impacto a clientes

Pese a que 87.442 préstamos en dólares estaban indexados a Libor, a finales del 2019, los bancos consideran que el cambio no generará mayor impacto para los casi 66.500 deudores responsables de estos empréstitos.

Según Gustavo Vargas, los bancos ofrecerán a sus clientes la sustitución paulatina e informada de la tasa ligada a sus créditos.

“Desde meses atrás las entidades bancarias y financieras del país trabajan en el tema para promover a sus clientes que tienen créditos con Libor un proceso ordenado de cambio a una nueva tasa”, comentó el gerente general del Banco Nacional.

Amedeo Gaggion, director de Tesorería de Scotiabank, señaló que esta entidad utiliza únicamente la Prime Rate como referencia para sus operaciones de mayor plazo, por lo que el cambio no generará efectos en sus clientes.

Conassif espera que las acciones definidas en la comisión de trabajo permitan que los bancos y entidades financieras puedan hacer una migración sencilla en las tasas de sus créditos.