Finanzas

Solidarista del BNCR reduce negocios financieros por golpe con créditos riesgosos

Asociación contrajo el peso de sus operaciones con empresas privadas pues afronta riesgo de perder ¢7.427 millones en créditos a Juan Carlos Bolaños, empresa Toro Bonito y Comando de Seguridad Delta

La Asociación Solidarista de Empleados del Banco Nacional (Asebanacio) contrajo el peso de sus negocios financieros con empresas privadas, por el efecto negativo de los créditos malos que suscribió en años anteriores.

La Asociación redujo estas operaciones desde año pasado, tras el riesgo de perder ¢7.427 millones en créditos otorgados al importador de cemento, Juan Carlos Bolaños, la empresa Toro Bonito y el Comando de Seguridad Delta, reveló el Primer Informe de Gestión de la nueva Junta Directiva, aprobado este 14 de marzo, y del cual tiene copia La Nación.

Allan Castro Tasara, presidente de Asebanacio, confirmó que en diciembre pasado acordaron cerrar la colocación en descuento de contratos, líneas de crédito empresarial y descuento de facturas a nuevos clientes.

Dicha decisión generó que el crédito empresarial cerrara con un saldo de ¢13.814 millones el año pasado, frente a los ¢24.018 millones del 2016, según los estados financieros con corte al 31 de diciembre pasado.

El descuento de facturas reportó un saldo de ¢9.751 millones, en el 2017; mientras que el año previo fue de ¢14.791 millones. En el caso del descuento de contratos, el saldo finalizó en ¢2.015 millones el año pasado, versus ¢7.723 millones, en el 2016.

El presidente de la Asociación recalcó que cerrar el financiamiento a terceros tendrá un efecto positivo en Asebanacio.

"La Asociación nunca tuvo una estructura de crédito debidamente preparada para atender este tipo de financiamiento, con el consecuente efecto de aumento de riesgo y un efecto potencializador de las pérdidas sufridas", explicó Castro Tasara.

La actual directiva de la solidarista del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) fue nombrada en octubre pasado y uno de los mandatos fue investigar las irregularidades con créditos empresariales aprobados por la anterior Junta.

En Asebanacio están afiliados 5.480 trabajadores del BNCR y las subsidiarias.

La organización cerró, el año pasado, con un patrimonio de ¢96.584 millones compuesto en 98,5% del beneficio de cesantía de los trabajadores, según los estados financieros.

Los estados financieros de Asebanacio, a diciembre anterior, muestran que hubo una caída del 40% en los excedentes de la solidarista.

Dicho beneficio ascendió a ¢1.416 millones, en el 2017, pero el año previo había alcanzado los ¢2.364 millones.

El informe de la Junta Directiva detalla que la desaceleración se fundamentó en una mayor provisión por préstamos incobrables, principalmente al sector empresarial.

El año pasado dicha estimación cerró en ¢1.640 millones, mientras que fueron ¢1.051 millones en el 2016, es decir, un aumento del 56%.

"La necesidad de crear estimaciones para cubrir las pérdidas es un punto sensible. Hoy nuestra asociación ha tomado las acciones pertinentes para ir incrementándolas, y estamos a la espera de un estudio de KPMG, específico para esta área, con el fin de subsanar esta deficiencia", explicó Castro Tasara.

Hubo tres operaciones de crédito empresarial que golperaron a Asebanacio el año pasado, las cuales están en cobro judicial.

La principal fue el descuento de facturas dado, desde mayo del 2014, a la empresa Toro Bonito dedicada a la comercialización de carnes, embutidos, quesos y condimentos.

El informe de la Directiva de Asebanacio detalla que se otorgaron financiamientos por ¢4.362 millones y está en riesgo la recuperación de ¢3.882 millones.

A las compañías de Juan Carlos Bolaños se les brindó descuento de contratos por ¢3.636 millones y el monto adeudado asciende a ¢2.059 millones.

El financiamiento se otorgó sin garantías reales, solo con una letra de cambio avalada por la empresa JCB Constructora y Alquiler, propiedad de Bolaños.

Al Comando de Seguridad Delta –firma que quebró el año pasado–, Asebanacio le hizo descuentos de contratos por ¢1.750 millones, de los cuales se quedaron debiendo ¢1.486 millones.

El informe de la directiva de la organización detalla que estas tres operaciones significan el 92% del total de la cartera morosa en cobro judicial.

La Asociación Solidarista de Empleados del Banco Nacional (Asebanacio) otorgó un financiamiento por $591.802 a la empresa Hidrotárcoles cuya operación está actualmente en mora.

La operación otorgada a la compañía desarrolladora del Proyecto Hidroeléctrico Capulín San Pablo, ubicado en Turrubares, lo confirmó Jorge Solano, fiscal de Asebanacio, el pasado 5 de marzo.

Solano envió una respuesta a un grupo de trabajadores del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), de la cual tiene copia La Nación, luego de conocerse que la entidad financiera se vio obligada a realizar una provisión de ¢26.878 millones ($47 millones) por el proyecto de Hidrotárcoles.

"Se ha recomendado a la Junta Directiva (actual) detener el otorgamiento de crédito a terceros, la compra de cartera a otras entidades financieras, y el negocio de factoreo hasta que se defina un marco de gobierno adecuado", recalcó Solano, ante la consulta de los trabajadores.

Allan Castro Tasara, presidente de Asebanacio, confirmó a La Nación que la operación de Hidrotárcoles tiene 142 días de atraso en el pago.

"La Asociación le otorgó una facilidad crediticia de descuento de facturas a una empresa constructora que trabaja en ese desarrollo", explicó Castro Tasara.

Asimismo confirmó que no cuentan con una garantía real de la operación, sino letras de cambio. El financiamiento a Hidrotárcoles se inició en abril del 2015.

"Aún no se encuentran en cobro Judicial. La Asociación está a la espera del estudio de la empresa auditora KPMG ya que la misma realizará un estudio de la cartera para dicha asignación", confirmó Castro.

El proyecto desarrollado por Hidrotárcoles obtuvo un financiamiento de $117,5 millones del Banco Nacional, en abril del 2014.

El Banco ya giró $103,5 millones del monto, pero tuvo que reclasificar la operación a categoría E y realizar la millonaria provisión, luego de que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) decidió dar por terminado el contrato, pese a que la obra solo lleva un 50% del avance.

La estimación creada por el BNCR generó que la institución eliminara el bono económico a los trabajadores y a la alta gerencia por no conseguir las metas de utilidad y rentabilidad en el 2017.

Dicha decisión generó el inicio del trámite legal para irse a huelga por parte de los empleados del BNCR.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.