Óscar Rodríguez. 7 abril

La Asociación Solidarista de Empleados del Banco Nacional (Asebanacio) prestó ¢18.294 millones a las compañías de Juan Carlos Bolaños, entre 2015 y 2017.

Así se desprende de un informe de 34 páginas elaborado por la consultora KPMG Costa Rica sobre los financiamientos otorgados a las empresas JCB Constructora y Alquiler, y Sinocem Costa Rica, del cual tiene copia La Nación.

De los recursos entregados, el empresario dejó un saldo sin pagar por ¢2.095 millones.

La solidarista del Banco Nacional prestó, en un periodo de dos años ¢18.000 millones a dos compañías de Juan Carlos Bolaños quien hoy está en prisión preventiva por los supuestos delitos peculado, tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito por los créditos otorgados por el BCR. Foto: José Cordero.
La solidarista del Banco Nacional prestó, en un periodo de dos años ¢18.000 millones a dos compañías de Juan Carlos Bolaños quien hoy está en prisión preventiva por los supuestos delitos peculado, tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito por los créditos otorgados por el BCR. Foto: José Cordero.

El informe determinó que hubo desembolsos de recursos sin efectuar un análisis de capacidad de pago del cliente y sin pedir, en el caso de los préstamos, justificaciones a Bolaños de cuál era el objetivo de los recursos.

El financiamiento dado a las compañías de Bolaños coinciden con el periodo en el que el Banco de Costa Rica (BCR) otorgó $30 millones para la importación de cemento chino.

La Directiva de Asebanacio, nombrada en octubre anterior, contrató a KPMG para revisar los procedimientos de financiamiento al empresario.

La firma consultora resaltó que el informe no tenía como objetivo: “confirmar o descartar sospechas de actos ilícitos“, por parte de empleados de la Asociación o anteriores directores.

El empresario cementero actualmente está en prisión preventiva por los supuestos delitos de peculado, tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito por los créditos otorgados por el BCR.

Desglose del financiamiento

La Asociación otorgó el financiamiento a Bolaños por medio de diversos productos como los créditos empresariales, el descuento de facturas y el descuento de contratos.

El monto más relevante ascendió a ¢6.200 millones y correspondieron a descuentos de facturas con instituciones públicas como la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas (Senara).

En el caso de los descuentos de contratos se otorgaron ¢6.194 millones con entidades públicas como CNE, Senara y el Consejo Nacional de Viabilidad (Conavi).

En créditos empresariales, revolutivos y de corto plazo, Asebanacio otorgó recursos por ¢5.900 millones, se detalla en el informe de KPMG.

En el documento se indica que Bolaños no justificó a la solidarista cuál sería el uso que se daría a los recursos de las líneas revolutivas.

Asebanacio dio, entre 2015 y 2017, recursos por ¢18.294 millones a empresas de Juan Carlos Bolaños.
Asebanacio dio, entre 2015 y 2017, recursos por ¢18.294 millones a empresas de Juan Carlos Bolaños.

Erick Ramos, abogado de la anterior Junta Directiva de la Asociación, recalcó que sus defendidos no tuvieron ninguna participación en el otorgamiento de los financiamientos a Bolaños y sus empresas.

Asebanacio denunció ante el Ministerio Público, en diciembre pasado, una supuesta administración fraudulenta por las anomalías en los créditos girados a Bolaños. Entre los denunciados están quienes integraban la anterior Directiva de la Asociación.

“La aprobación de los créditos lo hace un comité en específico en donde no interviene ninguno de los miembros denunciados. Ya aportamos una constancia de quienes conformaban cada comité“, recalcó Ramos.

La revisión efectuada por KPMG confirma que los descuentos de facturas y contratos fueron avalados por la Gerencia General y el Comité Administrativo de la Asociación.

Sin embargo, la investigación sí confirma que, en abril del 2015, la Directiva presidida por Óscar Prado avaló un primer préstamo empresarial por $2 millones (¢1.132 millones) con JCB Constructora y Alquiler, y otro por el mismo monto con Sinocem.

En ambos casos se usaron pólizas de caución como garantía emitidas por Océanica de Seguros, así como letras de cambio garantizadas por las empresas y el propio Bolaños.

Posteriormente, se otorgaron subpréstamos sin que hubiera contratos o una adenda a la línea inicial y desembolsos sin que mediara documentación de respaldo.

Incluso, el informe encontró que hubo transferencias hechas a Bolaños cuya aprobación en Asebanacio se daba en días posteriores.

“El análisis de la capacidad de pago se limita al cálculo de razones financieras y la presentación de los estados financieros del 2012 al 2016. No obstante, no se incluye el análisis realizado y las conclusiones alcanzadas“, enfatiza el informe de KPMG.

Rodrigo Araya, abogado de la actual Directiva de Asebanacio, explicó que entre los hallazgos más graves están que el financiamiento se dio excediendo el límite del monto autorizado.

“Hubo desembolsos de dinero que se hicieron antes de que el crédito fueran aprobado por la Junta Directiva“, recalcó Araya.

El jurista recalcó que será la Fiscalía General de la República la encargada de determinar la relevancia de la información, los imputados en este caso y determinar cómo llegó Juan Carlos Bolaños a obtener financiamientos con la solidarista del Banco Nacional.

El abogado de los exdirectores de Asebanacio no quiso detallar si sus defendidos tenían algún tipo de relación con el empresario cementero.

Otras observaciones

La pesquisa de la firma consultora también encontró que en los descuentos de facturas y contratos no se halló evidencia de análisis de capacidad de pago de las empresas de Bolaños.

“No se evidencia documentación soporte para determinar si la operación es con recursos o sin recursos“, enfatizó KPMG.

Los contratos obtenidos por Bolaños con instituciones públicas fueron para efectuar trabajos como refuerzo de canales, obras de contención de cauces de ríos y rehabilitaciones posteriores a emergencias.

Por otra parte, en la carta de crédito garantizada por Asebanacio a Sinocem, para importar cemento chino por $2,1 millones, KPMG no encontró que hubiera una aprobación de la anterior Junta Directiva.

Tampoco que la operación se hiciera por un pedido directo de Bolaños o su empresa.