Patricia Leitón. 16 marzo
Muelle de Moín de Japdeva en Limón. La institución recortó 1.100 plazas en el presupuesto del 2020 respecto al inicial del 2019. Foto Alonso Tenorio
Muelle de Moín de Japdeva en Limón. La institución recortó 1.100 plazas en el presupuesto del 2020 respecto al inicial del 2019. Foto Alonso Tenorio

Grandes entidades del Estado como el ICE, los dos bancos estatales y Japdeva tienen en el 2020 un presupuesto menor para el pago de remuneraciones comparado con el presupuesto inicial del 2019, según detalla la Contraloría General de la República en su informe de presupuestos públicos de este año.

El ICE disminuye en ¢13.252 millones, un 3,5%, su presupuesto en la partida de remuneraciones en el presupuesto del 2020 en comparación con el presupuesto inicial 2019.

En una respuesta escrita, el ICE explicó que dicho presupuesto de remuneranciones es para todo el grupo y la baja se explica por: una disminución en sueldos para cargos fijos debido a la ejecución del Programa de Movilidad Voluntaria Dirigida y Segmentada que se promovió a finales de 2019, en jornales debido a a la finalización de contratos de personal que laboraba en obras en construcción, en retribución por años servicios debido a la aplicación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y en pensiones por funcionarios que se acogieron a la pensión.

El Banco Nacional y el de Costa Rica rebajaron su presupuesto en remuneraciones en comparación con el monto presupuestado inicialmente para 2019, en la suma de ¢4.543 millones y ¢1.105 millones, respectivamente.

“En el caso del Banco Nacional no sólo el número de colaboradores se ha mantenido estable a lo largo de los últimos años, sino que esto es el resultado de casi nueve años de aplicar el esquema de salario único. Este programa el banco lo inició en 2011 y al día de hoy aproximadamente el 49,6% de todos nuestros colaboradores son remunerados bajo ese esquema”, comentó Reinaldo Herrera, director general de Finanzas de la entidad.

El Banco de Costa Rica también acordó con el sindicato de la entidad un esquema de salario único desde el 2016. No fue posible tener opinión de esa entidad.

Por su parte, Japdeva (Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica) disminuye en ¢21.363 millones (un 62,1%) su presupuesto de remuneraciones, al pasar de ¢34.396 millones en 2019 a ¢13.033 millones en 2020.

Esta reducción está asociada a la aprobación de la Ley número 9.764, del 15 de octubre de 2019 (Transformación de Japdeva y protección de sus personas trabajadoras), que ordenó a la entidad implementar su reorganización administrativa, financiera y operativa para asegurar su equilibrio financiero.

De esta forma, la cantidad de plazas presupuestadas en 2020 (305) es 1.100 menos que lo incorporado en 2019.

Los aumentos

En el informe también destacan algunas entidades que incrementaron su presupuesto para remuneraciones en el 2020.

Entre ellas la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), la cual presupuestó ¢1.521.019 millones para pagar remuneraciones en el 2020, un 10,2% superior respecto al presupuesto inicial del 2019, frente a un crecimiento promedio del 4,6% para el período 2016-2018, y de un 1,1% en 2019.

En el informe se consigna que la institución indicó que esto obedece al financiamiento de las plazas nuevas para cubrir la institucionalización de servicios integrales de salud que brindaba la Unibe, así como las plazas que se proyectan crear en el transcurso del período por concepto de médicos especialistas, personal adicional requerido para la nueva infraestructura por desarrollar, para suplir brechas en la prestación de los servicios de salud, y para el fortalecimiento de la Unidad de Listas de Espera para el desarrollo de las jornadas de producción (fortaleciendo los horarios de atención vespertina).

Otra entidad que destaca es la Municipalidad de San José, la cual aumentó su presupuesto para remuneraciones en ¢2.443 millones (un 6,2%) y lo ubica en ¢42.154 millones en 2020.

El alcalde de esta municipalidad, Johnny Araya, explicó que esto obedece a tres razones: al aumento salarial para el 2020, previsto en 1,5% para cada semestre, la creación de 25 plazas nuevas de policías municipales y a que el 2020 es el primer año en el cual el monto presupuestado para el incremento salarial se consigna como tal porque en años anteriores se incluía en un fondo de asignación presupuestaria, que es una especie de reserva que se hace en el plan de gasto.