Laura Ávila. 26 junio

Las utilidades netas del Banco de Costa Rica (BCR) llegaron a ¢19.900 millones en mayo y representaron un crecimiento del 31% respecto a los primeros cinco meses del 2018 (¢15.141 millones), un dinamismo que la institución financiera atribuyó a la absorción de Bancrédito y al control en los gastos.

De acuerdo con un informe entregado por el banco estatal, la mañana de este miércoles 26 de junio, la fusión con el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito), aportó ¢2.900 millones de esa ganancia, es decir, casi 15% del total.

El crecimiento de las utilidades netas también se vio impulsado por la estrategia de contención del gasto, de acuerdo al Gerente General de la institución. Foto: Rafael Pacheco
El crecimiento de las utilidades netas también se vio impulsado por la estrategia de contención del gasto, de acuerdo al Gerente General de la institución. Foto: Rafael Pacheco

“Con Bancrédito nos ha ido muy bien con todo lo que es administración de impuesto de salida, el negocio de depósito y el almacén fiscal, una nueva cartera de clientes y una nueva oportunidad de hacer negocios en Cartago”, comentó Douglas Soto, gerente general del BCR.

El pasado 30 de noviembre,el Banco de Costa Rica absorbió la totalidad de los activos y deudas del banco con sede en Cartago, luego de que los diputados aprobaran, en setiembre del mismo año, un proyecto de ley que autorizó dicha operación.

En este momento el BCR está enfocado en vender 478 bienes que adquirió de Bancrédito, ya que estos provocan gastos de alrededor de ¢5.000 millones. Solo el edificio central genera una depreciación de ¢47 millones por mes, según Soto.

Dentro de los activos que adquirió el BCR hay edificios, casas, fincas; algunos son bienes que fueron adjudicados por estar como garantía en créditos.

Durante los últimos meses la institución vendió 31 de estos bienes, transacciones que ayudaron a generar ingresos y a contener el gasto. No obstante, las autoridades de la entidad financiera reconocen que la lentitud en las venta se debe a la coyuntura económica actual.

Freno al gasto

El crecimiento de las utilidades netas también se vio impulsado por la estrategia de contención del gasto, de acuerdo con el Gerente General de la institución.

El gasto más fuerte fue el de intermediación financiera, a mayo de este año fue de ¢70.877 millones, el cual presentó un crecimiento moderado de 1,45% si se compara con el mismo periodo del año anterior, cuando sumó ¢69.866 millones, de acuerdo con datos publicados por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Hubo un incremento más fuerte en los gastos por administración, que consumieron ¢67.066 millones, y crecieron 10,11% respecto a mayo del 2018, cuando el gasto era de ¢60.906 millones.

En este caso el incremento se dio más por los gastos generales, que representaron ¢27.526 millones (crecieron 21,05%), y menos los costos de planilla que fueron de ¢39.539 millones y subieron 3,60%.

Mientras tanto, las colocaciones de crédito de enero a mayo fueron de ¢447.807 millones, lo que representa un incremento del 4% respecto al mismo periodo del año anterior. La proyección del BCR para este 2019 es colocar 6% más que en el 2018, sobre todo créditos para vivienda y pymes.

En el mismo periodo (mayo 2019), la cartera de crédito fue de ¢2.921.404 millones, las captaciones se contabilizaron por ¢3.598.122 millones y el ROE (retorno sobre el capital) se ubicó en 8,74%.

Además, los ingresos por servicio fueron de ¢46.971 millones, lo que representó 13% de incremento respecto al 2018.

En los primeros cinco meses del año el patrimonio de la entidad bancaria fue de ¢567.000 millones.

Resultados de Bancrédito

La fusión de Bancrédito aportó el 15% de las utilidades netas a pesar de las pérdidas que genera, por ejemplo, la depreciación de activos adquiridos.

“En términos netos, Bancrédito ha aumentado nuestros ingresos", afirmó Rossy Durán, gerenta corporativa de Finanzas del BCR.

A mayo, el nivel de mora del BCR fue de 3,30% contemplando la cartera de Bancrédito. Este porcentaje habría sido menor (2,97%) sin dicha fusión.

El indicador de morosidad que establece la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) como normal, debe ser igual o menor al 3% de créditos con atraso a más de 90 días, respecto a la cartera directa.

No obstante, la ley que permitió la fusión entre estos dos bancos autorizó a la Sugef para que exceptúe, dentro de las valoraciones, los efectos de la fusión por un plazo de tres años.

Adicionalmente, el BCR, tiene acercamientos con tres grandes clientes corporativos de Bancrédito para hacer arreglos de pago.

“¿Qué se puede hacer? Dar un periodo de gracia para que el cliente recupere sus flujos, luego se le amplía el plazo y después se le baja la tasa de interés por un tiempo determinado mientras vuelve a la normalidad”, agregó Soto.

La fusión de Bancrédito también implicó el traslado de 43 personas hacia el BCR, por eso la entidad bancaria adquirió personal en tecnología, derecho, cobro y fideicomiso.

Nuevos créditos

El pasado 20 de junio la institución anunció un recorte en las tasas de interés para créditos de pequeñas y medianas empresas (pymes) en cerca de 0,6 puntos porcentuales, y para vivienda desde 0,5 y hasta 0,8 puntos.

Esta medida respondió a la reducción que hizo el Banco Cental de Costa Rica (BCCR) en el encaje mínimo legal.

Por eso, el BCR liberó ¢72.000 millones para créditos para pymes y vivienda. Mañana jueves 27 de junio el BCR anunciará las condiciones de los préstamos que tendrá disponibles para vivienda, los cuales estarán enfocados para la clase media.

El anuncio se realizará en Casa Presidencial, comentó Soto.