Banca

Bancos redujeron su planilla 5% a raíz de la pandemia sanitaria

Entidades finalizaron el 2020 con 22.145 trabajadores, es decir, 1.151 empleados menos respecto al 2019, según datos de Sugef. Reducción en ganancias, “ley de usura” y movilidad laboral también influyeron en ajustes.

La crisis de la covid-19 y sus efectos en la economía de Costa Rica, durante el 2020, provocaron una reducción en la cantidad de empleados de la banca.

Al cierre del 2020, los 14 bancos con operación en el país reportaron, en conjunto, una planilla de 22.145 personas, lo cual significó una baja del 5% comparado con los 23.296 empleados del 2019, según los datos reportados a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

La información muestra que, de las 1.151 personas que dejaron de laborar en el sector, el 72% lo hacían en los bancos privados y entre las razones de la desvinculación estuvieron la situación económica adversa por la pandemia y la aplicación de topes a tasas de interés, confirmaron banqueros consultados por La Nación.

El Banco Davivienda fue la excepción, pues fue la única empresa que elevó la cantidad de colaboradores en el 2020, respecto al año previo.

El ajuste en los bancos públicos se efectuó por procesos de movilidad laboral voluntaria y jubilaciones de funcionarios.

Año complejo

BAC Credomatic fue la entidad con el mayor ajuste en su planilla, el año pasado.

La entidad cerró el 2020 con 4.248 empleados, es decir, 479 personas menos, comparado a los 4.727 colaboradores del 2019.

Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de este banco privado, señaló que la pandemia de la covid-19 y las nuevas normativas, como el tope a los intereses y la de comisiones de adquirencia, hicieron del 2020 un año complejo.

“Las desvinculaciones de colaboradores de BAC Credomatic, en el 2020, correspondieron, principalmente, a la gestión de rendimiento, al rediseño del modelo de servicio y a la rotación normal de la organización”, afirmó Moreno.

En julio del año pasado, cuando comenzó a regir la “ley de usura”, la entidad anunció la salida de 373 colaboradores y el cierre de 11 sucursales.

El BAC reportó, el año pasado, una utilidad neta de ¢46.530 millones, lo cual significó una baja del 17%, frente a los ¢56.037 millones del 2019. Pese a la reducción, fue la entidad financiera que tuvo la ganancia más alta, el año anterior.

Scotiabank fue la otra entidad privada con la mayor baja de trabajadores.

El banco de capital canadiense cerró, el año anterior, con 1.602 trabajadores, lo cual significó una baja de 170 personas, comparado con los 1.772 colaboradores del 2019.

La entidad detalló, por escrito, que la decisión se fundamentó después de un análisis del contexto económico costarricense y para mantenerse productivos y competitivos.

“La reducción de personal se desprende de situaciones específicas, la rotación natural de personal, como en toda empresa, la mejora en procesos producto del avance digital y la ‘ley de usura’ que impactó negativamente a un sector de tarjetas de crédito ya castigado por la pandemia”, destacó el banco.

Entre tanto, Banco Davivienda fue la única entidad que elevó la cantidad de colaboradores, el año anterior.

La institución reportó 966 empleados, en el 2020, es decir, reportó la incorporación de 32 personas, comparado con los 934 del 2019, según la información publicada por la Superintendencia.

Arturo Giacomin, presidente ejecutivo de Davivienda, explicó que la contratación de nuevo personal ocurrió para proyectos estratégicos del banco.

La entidad añadió, el año anterior, una serie de nuevas herramientas para efectuar trámites bancarios en línea.

Bancos públicos

En el caso de las entidades públicas, el Banco de Costa Rica (BCR) reportó el mayor ajuste.

El año pasado finalizó con 3.920 funcionarios, lo cual significó 131 menos, respecto de los 4.051 empleados, en el 2019.

La Nación consultó al BCR las razones de la disminución, pero al cierre de este artículo no hubo respuesta.

En el Banco Popular, la reducción en la planilla fue de 97 colaboradores. En el 2020, terminó con 3.774 trabajadores, versus 3.871 personas, el año previo, según Sugef.

Juan Francisco Rodríguez, subgerente de Negocios, confirmó que implementaron un plan de movilidad laboral que explica la baja en la planilla.

“Este paso es adicional a un completo plan de contención del gasto que está llevando adelante la Institución, para lo cual uno de los factores fue no reponer el personal que se acogió al plan de movilidad o a la jubilación”, dijo Rodríguez.

Por la salida de empleados, el Popular pagó ¢3.301 millones en obligaciones patronales debido al proceso de movilidad laboral, se detalla en los estados financieros del 2020.

En el caso del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), la reducción se atribuyó a renuncias y jubilaciones de personal.

El BNCR contaba con 5.070 empleados el año pasado, lo cual significó una baja de 92 personas, comparado con los 5.162 colaboradores del 2019.

El Banco Nacional es la institución supervisada con más trabajadores en todo el sistema financiero.

“En algunos casos no se ha realizado la sustitución (de personal) como parte de un proceso de optimización de los procesos y recursos”, detalló la entidad por escrito.

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.