Salud

Escuela de Salud Pública pide al Gobierno promover mascarillas, vacunación y crear plan pospandemia

Pronunciamiento de funcionarios de UCR se da como reacción a los decretos sobre vacunación y mascarillas

Promover el uso de la mascarilla en sitios cerrados o aglomeraciones, llamar a una mayor vacunación y la creación de un plan pospandemia son algunas de las peticiones que la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Costa Rica (UCR) le hizo al Gobierno.

Sus solicitudes están incluidas en un pronunciamiento divulgado este jueves en relación con los decretos presidenciales, publicados el 11 de mayo, que levantaron la obligatoriedad de las mascarillas en sitios cerrados y que instaron a los patronos a no tomar medidas contra los trabajadores que no se han vacunado.

“Actualmente, enfrentamos un aumento en el número de casos de covid-19, lo que evidencia una ‘quinta ola’ (...) Esta situación vuelve a poner en alerta a las autoridades sanitarias, tanto en el ejercicio de rectoría y vigilancia de salud desde el Ministerio, como de personal que brinda atención en salud a nuestra población”, cita el documento.

Entre sus argumentos, los académicos recuerdan que el uso de la mascarilla ha demostrado ser una medida muy efectiva para la prevención del contagio, especialmente en lugares cerrados y con poca ventilación. También que es útil como barrera para la transmisión en quienes tienen dentro sus labores la atención al público.

“Continuar con el uso de la mascarilla, según estas fases de apertura de las actividades cotidianas, valorando su uso prolongado y con vigilancia de la respuesta, principalmente en las poblaciones vulnerables”, solicitan.

En este mismo sentido de aumentar las barreras para la transmisión del virus, se pide tener lavamanos en las entradas de los edificios públicos y privados, práctica que fue muy común en el inicio de la pandemia y se ha ido desechando.

Los autores del pronunciamiento tampoco están de acuerdo con que se inste a no tomar medidas contra los trabajadores que rehúsen vacunarse sin tener motivos médicos .

“Según la posición del Gobierno, la práctica de los derechos humanos pasa porque la persona decida sobre el uso de la vacuna; un país democrático respeta el ejercicio de las libertades, no obstante, el ejercicio de la colectividad y el respeto a la decisión pública es algo que debe ser preeminente”, subraya el comunicado.

Los especialistas argumentan que si bien el efecto de la vacuna es principalmente individual, se requiere un número alto de personas vacunadas para generar también algún nivel de protección colectiva que permita cubrir a quienes no han sido vacunados (como los niños menores de cinco años, o las personas con problemas inmunitarios).

Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que, al 16 de mayo, la cantidad de personas con un esquema completo de tres dosis abarca el 43,8% de la población. Si tomamos en cuenta solo a los niños de 5 a 11 años (que en estas edades es de dos dosis), el esquema completo llega al 55,1%.

Los autores también enfatizaron en la importancia de los refuerzos, pues la protección tiende a degradarse de cuatro a cinco meses posterior a la segunda dosis, por lo que es necesario hacer hincapié en que las personas la reciban, y en que los mayores de 50 años o personas con problemas inmunitarios acudan por una cuarta dosis.

También piden disponibilidad de vacunas para, en caso de ser necesario, los más vulnerables tengan refuerzos regulares.

Igualmente, los funcionarios de la Escuela de Salud Pública reclaman al Poder Ejecutivo crear un plan integral pospandemia.

“Diseñar un Plan de Atención Pospandemia Multinivel en este país, que incluya todos los sectores (económico, educativo, salud, agro, comercio, entre otros) para establecer de manera paulatina las medidas que permita en fases, la recuperación de una vida cotidiana minimizando el riesgo de morbimortalidad por esta causa y generando un retorno paulatino, pero seguro a las actividades en diferentes ámbitos y sectores del país”, subraya el pronunciamiento.

Este plan, según los especialistas, debe estar reforzado por una estrategia de comunicación que mantenga informada a la población de las fases por implementar, sus resultados y además favorezca la participación social y ciudadana.

También llaman a promover la investigación en el país, no solo en el ámbito de vacunas y otros productos de tamizaje, sino del impacto de las medidas tomadas por el gobierno anterior en el sistema de salud y así ajustar los planes de atención de emergencias, según lecciones aprendidas en diversos escenarios y contextos.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.