Salud

¿Cuándo puedo hacerme una prueba para saber si tengo covid-19? ¿Cuál debo hacerme?

El aumento de casos, fruto de la variante ómicron, hace que muchas personas se pregunten si deben buscar un examen diagnóstico; aquí aclaramos las dudas

Ante el incremento de casos de covid-19 motivados por la variante ómicron, muchas personas se preguntan en qué momento deberían acudir a hacerse una prueba diagnóstica y cuál solicitar.

Christian Pérez, director del laboratorio clínico del Hospital Nacional de Niños (HNN), indicó que es vital estar atento a los posibles síntomas que vayamos desarrollando, por más leves que sean, ya que ómicron podría confundirse con un resfriado, pues sus primeras manifestaciones por lo general son dolor de garganta y debilidad. Por ello, ante cualquiera de estos síntomas es necesario que usted solicite una prueba.

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Congestión nasal
  • Dolor de garganta
  • Malestar de cuerpo
  • Si tenemos sospecha de que alguien cercano está contagiado o positivo.
  • Con la variante ómicron la falta de gusto y olfato es menos común, pero estos también son síntomas que deben tenerse en cuenta, pues la variante delta aún circula en Costa Rica.
  • Si tuvimos contacto cercano con alguien positivo y no registramos síntomas y quisiéramos salir de dudas, lo ideal es buscar el examen entre el día 5 y el día 7 después de que tuvimos esa exposición al virus.
  • Otros síntomas menos comunes como diarrea, vómitos.

Pérez afirmó que en las últimas dos semanas la cantidad de pruebas que se han procesado ha sido sin precedentes. Solo en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se han tenido días en los que se analizan 9.600 muestras.

El especialista también recuerda a los pobladores que si sienten síntomas no se arriesguen a pensar que es solo un resfrío, y que acudan a hacerse la prueba y se aislen en casa hasta que finalice la orden sanitaria.

¿Cuál prueba hacerse?

Si usted llega a un laboratorio público probablemente, dependiendo del lugar, le harán una prueba llamada de antígenos. Esta tiene la facilidad de que puede ser llevada a cualquier zona del país y sus resultados son más rápidos. Si esta diera negativa, pero usted tuvo contacto con un positivo y además está con síntomas, le harían una prueba de PCR, que es más fiel para confirmar los resultados.

En un laboratorio privado usted sí podrá escoger entre prueba de antígenos o PCR. La primera es más barata que la segunda. La de antígenos tiene un valor de entre ¢20.000 y ¢40.000, mientras que la PCR puede variar entre los ¢45.000 y los ¢80.000, según el laboratorio donde se solicite. No obstante, las diferencias entre ambos tipos de exámenes van más allá del precio.

PCR

Las pruebas en reacción en cadena de polimerasa (PCR) son conocidas como el “estándar de oro”.

Para entender por qué, primero debemos explorar dos conceptos clave a la hora de determinar los resultados de un examen diagnóstico.

Sensibilidad: probabilidad de una prueba para detectar una infección cuando sí se tiene. Si esta es alta, un resultado negativo sería muy cercano a la realidad y se podría descartar la presencia del virus. En otras palabras, a mayor sensibilidad, se encontrará mejor la enfermedad y será menor el riesgo de falsos negativos.

Especificidad: la posibilidad de una prueba de descartar una infección cuando no se tiene. Si la especificidad es alta, la posibilidad de que un positivo realmente lo sea es muy alta. En otras palabras, a mayor especificidad, menor riego de falsos positivos.

Las pruebas PCR son las que dan resultados más confiables, tanto su sensibilidad como especificidad rondan el 95% y sus posibilidades de error son inferiores al 5%.

Este tipo de exámenes analiza si la persona tiene material genético del virus SARS-CoV-2. Este test sí puede determinar si una persona tiene una infección activa en ese instante.

La prueba se realiza a través de un hisopado nasofaringeo, en el cual se introduce un hisopo por la nariz y se le extrae mucosidad a la persona; posteriormente se requiere de un laboratorio de biología molecular que analice la presencia de material genético del virus. Esto toma más tiempo y si la demanda es mucha, provoca atrasos para dar resultados. En los sitios privados demora unas 24 horas, a nivel público, tarda cerca de cinco días.

El precio de estas pruebas también es mayor dado que deben usarse más reactivos y se requiere de laboratorios.

Antígeno

Estas no buscan material genético del virus. A diferencia de la PCR, estas otras pruebas tienen como objetivo localizar proteínas del SARS-CoV-2. También se toma con hisopoado nasofaríngeo.

Son más rápidas y pueden dar el resultado en cuestión de un par de horas o menos, porque no requieren de un laboratorio de biología molecular.

Al buscar las proteínas del virus, estos son más eficientes entre el primer y el quinto día en que las personas registran síntomas.

Su confianza, sin embargo, no es tan alta como las PCR. Su especificidad sí es cercana al 95%, pero su sensibilidad ronda el 80%, por lo que hay un 20% de riesgo de estar positivo si se marca negativo.

“Usted tiene que tener una infección bien declarada y tiene que tener una buena cantidad de virus en su tracto respiratorio superior para dar positivo a la prueba. Los negativos no necesariamente están sanos; pueden estarlo sí, o pueden tener una cantidad de virus tan baja que no se detecta”, explicó Pérez.

El especialista indicó que estos tests no son malos en sí mismos, pero sí debe tomarse en cuenta que su sensibilidad es menor y por eso es que para salir de dudas en algunos laboratorios privados le recomendarán hacerse directamente la PCR, especialmente si la persona es contacto cercano de una persona con covid-19 y no tiene síntomas o si tiene solo un síntoma.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.