.  9 noviembre, 2013

Washington EFE La probabilidad de que un asteroide golpee la Tierra es mayor de lo que antes se creía y un fenómeno como este podría producirse cada tres o cuatro décadas, según reveló un estudio publicado en la revista Science.

Esta investigación se produjo como consecuencia del impacto de un asteroide de 20 metros de diámetro ocurrido el pasado 15 de febrero en la localidad de Chelyabinsk, Rusia, cerca de los montes Urales, el cual sorprendió por su inusual potencia.

El choque del asteroide destrozó cristales a más de 30 kilómetros a la redonda y provocó miles de heridos. En ese momento los expertos concluyeron que se trataba de un raro evento astronómico que se producía cada 100 o 200 años y citaron que el último caso semejante había tenido lugar en 1908.

“La imprevista llegada del meteorito y la violencia del impacto fue una llamada de atención”, afirmó Qing-Zhu Yin, uno de los autores del informe y astrónomo de la Universidad de California en Davis. De hecho, los resultados del incidente de febrero llevaron a calibrar de nuevo los cálculos y la probabilidad del impacto se sitúa ahora en cada tres o cuatro décadas.

Asimismo, la comunidad científica ha rectificado acerca del tamaño del asteroide necesario para provocar un daño significativo.

Hasta hace poco, el gran peligro de un impacto se situaba en meteoritos de un kilómetro de diámetro.

“Ahora sabemos que debemos preocuparnos incluso si se trata de solo unos metros de tamaño ” , explicó Qing-Zhu Yin.

La tecnología ha rastreado las trayectorias de los meteoritos de un kilómetro de diámetro. No se prevé que ninguno de ellos se cruce con la órbita de la Tierra en el futuro. Estos nuevos hallazgos han subrayado la importancia de prestar atención a meteoritos de menor tamaño. Un comité de la ONU propuso establecer una Red de Alerta Internacional de Asteroides y crear un grupo asesor.