Televisión

¿Quién quiere ser millonario? tiene ganadora definitiva: Inés Trejos, de 89 años, se llevó los ₡30 millones

La periodista Inés Trejos ha sido una amante de la lectura toda su vida. Asegura que fue ese conocimiento el que le permitió llevarse el codiciado premio. ¿En qué lo invertirá?

Pasaron 11 años para que el confeti dorado adornara el estudio de ¿Quién quiere ser millonario?, de Teletica Formatos, como celebración de que un participante estaba volviendo a ganar el premio mayor del programa: ¢30 millones. El esperado momento llegó la noche de este martes 28 de setiembre, cuando doña Inés Trejos -una mujer de 89 años- contestó con acierto las 15 preguntas planteadas por Ignacio Santos y tocó la gloria del show.

En palabras sencillas, doña Inés hizo historia sentada en la silla caliente, en un programa de preguntas variadas, sin una temática específica. En ese sentido, su triunfo tuvo un distinto grado de dificultad que el pasado ganador del programa, Willy Pérez, que en el 2010 se embolsó ¢25 millones en un programa especial sobre deportes.

En entrevista con Viva, la periodista de 89 años y amante de la lectura, reconoció que no pensaba poder ganarse los ¢30 millones en ¿Quién quiere ser millonario?, aunque sí sabía que podía llegar bastante lejos.

“Yo no pensé que pudiera contestar todas las preguntas bien, pero sí la mayoría. Y de un pronto a otro, ya cuando me doy cuenta, estamos terminando. Dichosamente, a excepción de esa pregunta de ese animal rarísimo, todo lo pude contestar fácilmente, lo sabía... es que uno con todos estos años que tiene encima, sabe mucho.

“Además, nunca me sentí nerviosa. Siempre ha sido así desde que era niña, porque siempre saqué excelentes notas en el colegio y nunca tuve miedo a los exámenes, porque cuando uno sabe o cree que está preparado no tiene por qué temer”, afirma.

El camino al premio

Doña Inés no ve mucho la televisión, sin embargo, considera que ¿Quién quiere ser millonario? tiene una chispa especial, pues considera que por medio de este espacio los televidentes aprenden. Por ese simple motivo, rara vez se pierde el programa.

Al notar desde casa que usualmente se sabía las respuestas de las preguntas planteadas en los programas, decidió enviar un correo a Ignacio Santos, para preguntarle cómo podía hacer para participar.

A los días de haber enviado el correo, la producción la contactó para que fuera a un casting. En la prueba, para sorpresa de todos, contestó de forma correcta las preguntas que le plantearon.

Fue de este modo que llegó a sentarse en la silla caliente. El resto es historia y de la buena.

Para doña Inés no hay duda que el conocimiento adquirido, gracias a sus hábitos de lectura, fueron la fórmula detrás del triunfo.

“Yo nunca leí pensando en que iba a ganar plata por eso. Siempre he leído por gusto, por el gusto de aprender. Lo demás viene por añadidura”, comentó la periodista, quien actualmente está atrapada en las páginas de Muerto en la lana, un libro de misterio de la autora Ngaio Marsh.

En su casa, en Rohrmoser, hay estantes y estantes de libros, tantos que ya perdió la cuenta de cuántas colecciones tiene. Lo que sí tiene claro es que ese batallón de páginas con letras, que la acompañan siempre, son sus mejores amigos. No importa si es una novela, un libro de cuentos, uno de historia o uno de realidad internacional, todos le han aportado por igual.

“Imagínese que con los años que yo tengo, que no son pocos, he sido una lectora incansable. No le voy a decir que tengo 1.000, 2.000 o 3.000 libros, porque la verdad es que tengo todos los libros del mundo. Me gusta leer de todo: desde novelas hasta poesía. La verdad es que si un libro está bien escrito siempre es agradable y atractivo. Uno siempre aprende”, afirma.

Así es Inés Tejos, la ganadora de ‘¿Quién quiere ser millonario?’

Desde que salió del Colegio Sión, doña Inés se fue una temporada a Venezuela. En ese entonces todavía no estaba ligada a ningún medio, ni había estudiado periodismo, pero se dio cuenta que podía enviar artículos a los periódicos y que era posible que se los publicaran.

Su emoción, hasta la fecha, es poder ver su nombre impreso en una de las tantas páginas del periódico.

A su regreso a Costa Rica consiguió trabajo en La Prensa Libre, medio para el que laboró 10 años. Además, como en ese entonces el periodismo era empírico en el país y la Universidad de Costa Rica (UCR) apenas daba sus primeros pasos en periodismo, decidió ingresar a la universidad. Fue de esa manera que junto a Flora Antillón y Claro González, constituyó la primera generación de periodistas bachilleres.

Desde entonces, doña Inés se mantuvo ligada al mundo del periodismo, profesión que la llevó a ganar, allá por la década de 1970, el Premio Nacional de Comunicación Cultural Joaquín García Monge.

Por otro lado, a largo de su trayectoria fue subdirectora y directora del departamento de Artes y Letras del Ministerio de Cultura y Juventud; directora del Museo de Arte Costarricense y también tuvo algunos cargos en el exterior, como ministra consejera en Nueva York y Londres.

Debido a su paso por diversos países aprendió a hablar inglés, francés y un poquito de alemán. De hecho, estudió inglés para ser profesora, pero nunca lo ejerció.

A sus 89 años, es enfática en que el periodismo sigue siendo su pasión.

“Siempre he estado metida en el periodismo. Yo sigo escribiendo, esto sigue siendo una pasión y claro, no es lo mismo trabajar en un periódico, que uno puede decir: ‘esto lo hago y sale publicado’, a por ejemplo hacer artículos y esperar que me los publiquen. Sin embargo, siempre los mando a La Nación y me los publican”, detalla.

Además, es autora de los libros La tía pecaminosa y Luna de miel con libro y otros relatos, que contienen entre 20 o 25 cuentos para adultos y que fueron publicados por la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Dado a que el premio en ¿Quién quiere ser millonario? lo ganó por su conocimiento adquirido a través de la lectura, doña Inés tiene un mensaje para todos los jóvenes con grandes sueños y aspiraciones.

“Yo le diría a todas las personas jóvenes que escojan esa carrera que pueden desarrollar con entusiasmo e interés. Que no se limiten a los libros que el profesor le manda leer o estudiar, sino que traten de ampliar sus horizontes, porque con todos los años que tengo yo encuentro que la lectura es la base del conocimiento, del entretenimiento y casi que incluso de la sabiduría.

“Nada nunca es una limitante, en absoluto. Yo veo gente joven que está achantada, sentada en una silla o pasan todo el día viendo televisión o volando pico. La vida ofrece tantas maravillas que hay que aprovecharlas, hay que leer, hay que disfrutar, hay que viajar, hay que ir a museos, a conciertos, exposiciones de arte... es decir, la vida te da de todo y hay que aprovecharlo”, asevera.

El premio de ‘¿Quién quiere ser millonario?’

Doña Inés asegura en que si hay algo que adora, además de los libros, es a sus nietos Andrea, Luana, Elena, Leah y Sebastián Steffen. Por ese motivo, espera disfrutar con ellos el premio obtenido en ¿Quién quiere ser millonario?, aunque todavía no tiene claro cómo lo va a hacer.

Todos sus nietos viven en el extranjero, en países como Estados Unidos, Tailandia e Inglaterra. Su deseo es organizar visitas con cada uno de ellos, pues quiere verlos e ir a pasear con ellos dentro de Costa Rica.

"Una mujer de 89 años con una lucidez, un humor, un conocimiento y una personalidad tan hermosa"✨👉 Así describe nuestro presentador a la primera ganadora de los ₡30.000.000 en esta 5ta Temporada.💰

Posted by ¿Quién quiere ser millonario? on Tuesday, September 28, 2021

“Trataré de reunirme con todos y pasar una temporadita bonita en algún lugar. Muy posiblemente trataré de que vengan aquí para que también ellos conozcan las bellezas que tenemos en Costa Rica porque, francamente, nosotros tenemos cosas que están incluso por encima de otros países”, asegura.

El premio obtenido es entonces la excusa perfecta para pasar más tiempo con sus queridos familiares, pues aunque siempre se hablan y se escriben, no tienen la posibilidad de verse tan frecuentemente como a ella le gustaría.

“Creo que gastar el premio con mis nietos es justo y necesario. Me parece que invertirlo en ellos es como darme un gusto antes de que me llamen del otro lado”, finalizó la entusiasta mujer.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.