Entretenimiento

Cierre del Parque Diversiones obliga a suspender 328 contratos laborales de forma indefinida

Actualmente en el centro de entretenimiento se mantienen solamente 23 personas en sus puestos, que están a cargo del mantenimiento y labores indispensables

Este año en el Parque Diversiones no habrá desfile navideño, Santa no llegará en helicóptero, ni habrá un gran concierto para celebrar la llegada del 2021.

Las fiestas, las risas y los gritos de emoción que han caracterizado por 39 años a este lugar se han apagado de forma indefinida. La llegada de la pandemia y la facilidad con que se propaga la covid-19, obligó a la Junta Directiva de este popular centro de entretenimiento a cerrar sus puertas de forma indefinida.

“La crisis sanitaria por coronavirus nos ha obligado a cerrar las puertas del Parque Diversiones. Sabemos que atravesamos un momento difícil, pero vemos con esperanza y con gran anhelo volver a abrir las puertas de nuestro oasis de entretenimiento familiar para volver a crear momentos de magia y fantasía y así continuar con nuestra misión”, dijo Luis Gamboa, gerente general interino de Parque Diversiones y director de la Asociación Pro-Hospital Nacional de Niños.

Si bien Parque Diversiones ha estado cerrado desde marzo de este año, cuando se registraron los primeros casos de coronavirus en el país, Gamboa explica que todavía tenían la esperanza de que la pandemia pasara rápido y nunca pensaron que se extendería por tanto tiempo.

De hecho, desde el inicio de la pandemia habían buscado soluciones para continuar operando; no obstante, afirman que la incertidumbre, sobre qué va a pasar, se mantiene y han decidido esperar el momento oportuno para reiniciar las actividades del parque.

“Cuando inició la pandemia todos pensábamos que esto iba a ser un asunto a corto plazo y las medidas que se tomaron se hicieron pensando efectivamente en que la pandemia se iba a resolver con más rapidez; sin embargo, sabemos que no ha sido así y para la asociación esta situación es insostenible”, afirma Gamboa.

Debido a esta medida, el centro de entretenimiento debió suspender, recientemente, 62 contratos laborales de forma indefinida de los 85 que mantenía activos. Estos se suman a los 266 colaboradores a los que ya se les había suspendido en marzo, cuando la situación sanitaria se comenzó a complicar en el país.

De acuerdo con el gerente general, desde que las autoridades dieron la orden de cierre en el mes de marzo, Parque Diversiones no ha tenido ingresos, por tanto, ante la imposibilidad de sostener el gasto se vieron obligados a suspender el contrato de colaboradores hasta nuevo aviso.

“No se han realizado despidos. Nuestro deseo es que en cuanto termine la pandemia, cada uno de nuestros colaboradores pueda regresar a Parque Diversiones y juntos seguir llenando de magia y diversión a quienes nos visiten”, añade.

De esta forma solo se mantiene solamente 23 personas en sus puestos, que estarán a cargo de labores indispensables del parque como lo es el mantenimiento de los juegos mecánicos, así como de las instalaciones, jardines y animales de la finca.

El anuncio del cierre del parque se realiza justo a las puertas de lo que en años anteriores era su temporada alta: cuando contrataba más personal, cuando empresas alquilaban el sitio para eventos navideños y cuando los niños estaban cerca de salir a vacaciones.

“Es un golpe muy duro financiera y laboralmente hablando. La asociación ha sufrido un gran impacto financiero desde que inició la pandemia y también pensamos en el trabajo de nuestros colaboradores. Nosotros desearíamos que esto acabe pronto y poco a poco regresar a la normalidad”, comenta Gamboa.

El cierre también aplica para Pueblo Antiguo, que generalmente era alquilado para realizar diferentes actividades como fiestas, baby shower y matrimonios. Por ello, de acuerdo con Gamboa, los eventos que estaban programados para los próximos meses han sido cancelados.

Limitante

Parque Diversiones pertenece a la Asociación Pro-Hospital Nacional de Niños que por medio de la generación de excedentes, permite ayudar económicamente a la labor que realiza el Hospital Nacional de Niños.

Los recursos provenientes de la actividad de Parque Diversiones le han permitido a la asociación apoyar al centro médico con un promedio de ¢120 millones anuales en los últimos 10 años.

Sin embargo, debido a esa limitante económica, la asociación dio a conocer que no podrá seguir ayudando, de la misma manera, al Hospital Nacional de Niños.

“Esta situación de incertidumbre tanto sanitaria como económica nos imposibilita donar al Hospital Nacional de Niños de la forma acostumbrada”, detalló Gamboa.

Eso sí, la asociación continúa liderando el proyecto de construcción y equipamiento de la Torre de Cuidados Críticos del Hospital Nacional de Niños, cuyo presupuesto es de ¢60 mil millones.

Adicionalmente, la asociación mantendrá operando el albergue Santiago Crespo, para las familias cuyos niños están en el hospital y no tienen recursos para hospedarse por su cuenta.

Parque Diversiones se inauguró en diciembre de 1981, fue el primer parque de atracciones mecánicas y acuáticas de Costa Rica y hasta la fecha se ha mantenido como una alternativa de entretenimiento en el país, que ha evolucionado con los años para complacer las exigencias de sus visitantes.

Ahora, a prácticamente de un año de llegar a su 40 aniversario, no pierden la esperanza de reencontrarse con las cientos de familias y grupos que visitaban sus instalaciones.

Eso sí, por ahora, no hay una fecha para que eso pase.

“Estamos preparados para la reapertura una vez que termine la pandemia, aunque desearíamos que fuera pronto, no podemos definir eso sí, cuándo va ser esto”, finaliza Gamboa.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.