Televisión

¡'Attack on Titan’ llega a su final! ¿La humanidad será salvada?

Este 9 de enero comienza la emisión de los capítulos que darán el anhelado cierre al fenómeno cultural japonés que marcó la televisión en la última década. ¿Podrá Eren vencer a los titanes?

Si hubiera que apostar por cuál ha sido el animé más influyente en los últimos años, la respuesta sería sencilla. Attack on Titan se ha convertido en el referente de cosplays, mercadería, libros y, sobre todo, en tema central de conversación cuando alguien quiera hacer una retrospectiva sobre la animación japonesa del presente siglo.

No es para menos: el estudio MAPPA ha sabido conservar a una fanaticada mundial con esta historia sobre supervivencia y redención personal. La travesía de Eren Jaeger por vengarse de los titanes contempla lo que toda épica debe tener: un héroe atormentado, villanos colosales, estrategias militares, traiciones y deseos de purgar penas.

Después de nueve años, Attack on Titan emitirá los capítulos finales de su cuarta y última temporada.

Este domingo 9 de enero, en la plataforma Crunchyroll se estrenarán los doce episodios que darán cierre a esta aventura. En la entrega de la primera parte de la cuarta temporada la locura fue tal que en Estados Unidos no hubo contenido más visto que la serie, incluso por encima de grandes títulos como The Mandalorian, Cobra Kai y WandaVision. Ante tal expectativa, millones de personas fijan sus ojos en el término de esta travesía.

Un retador cierre

Fue en el 2013 cuando empezó a decirse, de boca en boca: “¿has visto Attack on Titan?”.

Un manga del 2006 había sido adaptado a la televisión, y quienes conocían el material base aseguraban peleas épicas para su versión audiovisual. No se equivocaban.

El primer capítulo del animé nos ubicó en el distrito Shiganshina, en la isla Paradis, en el año 845, en un mundo en que la humanidad vive protegida detrás de tres muros circulares llamados María, Rose y Sina.

En esta sociedad de estética medieval, se habla sobre los “titanes”, espantosas y gigantescas criaturas con forma humana que pretenden devorar a las personas. Las comunidades se organizan en una ciudad amurallada según la clase social, por lo que los ricos están más protegidos de estos seres.

En la muralla más vulnerable, conocemos a los protagonistas de la serie: Eren, Mikasa y Armin, así como a la Legión de Reconocimiento, el cuerpo del ejército que se dedica a explorar el exterior de la ciudad. Pasan los minutos y la paz es irrumpida por el Titán Colosal. La ciudad cae en el caos y el drama comienza cuando conocemos que Eren, nuestro protagonista, es también un titán.

Temáticas como la segregación, el trauma militar, el rechazo y la identidad se convirtieron en ejes centrales de la historia, la cual poco a poco trazó una hoja de ruta muy clara: ¿cómo podría la legión de héroes obtener finalmente la paz?

Sobre el cierre de la serie, en el que se atestiguará la batalla final para salvar a la humanidad, hay infinidad de teorías. Por el momento, la producción del programa solo se ha atrevido a adelantar la sinopsis del primer capítulo a emitir.

“Un soldado está acostado bajo la lluvia. A continuación, ese hombre sale arrastrándose del vapor de un Titán misterioso...En ese momento, lanza un ataque sorpresa en el distrito de Shiganshina, el lugar donde todo comenzó, y los Titanes también comenzaron a moverse. Entonces, el Titán Fundador y el Titán Acorazado se vuelven a enfrentar una vez más”.

El reto para satisfacer al público es grande, pero la mesa ya está servida. En América Latina, la última temporada de esta gran aventura se emitirá por la plataforma Crunchyroll, la cual liberará un capítulo cada fin de semana.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.