Manuel Herrera. 10 septiembre
Andrea Morales en su debut en 'Dancing with the Stars' hace tres semanas. Fotografía: Alonso Tenorio.
Andrea Morales en su debut en 'Dancing with the Stars' hace tres semanas. Fotografía: Alonso Tenorio.

La exdiputada Andrea Morales y el locutor Jair Cruz se mantienen en el sótano de la tabla de posiciones de Dancing with the Stars (DWTS), a tres semanas del inicio de la sexta temporada del programa que produce en el país Teletica Formatos.

Morales acumula 37 unidades en la competencia de ballroom, solo dos puntos por encima de Cruz, lo que convierte a ambos en potenciales rivales en El reto de las estrellas, la instancia donde se definen los expulsados del show de baile.

Este domingo 15 de setiembre, DWTS comenzará a desgranar a su elenco estelar con la primera expulsión de la temporada. Aunque aún falta sumar las calificaciones de esa gala –la cuatro de la temporada– y el voto popular acumulado por cada participante, Morales y Cruz se perfilan como los primeros en batallar por mantenerse en la competencia.

Ninguno de los dos ignora ese panorama: sin embargo, confían en que sus presentaciones de este fin de semana y el apoyo de la gente cosechen los votos suficientes para ascender en la tabla y evitar la pena de disputar frente a frente la continuidad en el programa de canal 7.

“Yo no quiero que mi paso por DWTS acabe este domingo. Creo que todavía tengo mucho qué aprender. Estoy segura que puedo mejorar mucho más y estoy dispuesta y comprometida a seguir dando mi mejor esfuerzo, pero al final que sea lo que Dios quiera porque confío mucho en que las cosas suceden con un propósito. Estoy en manos de Dios y eso me hace sentir tranquila”, comentó Morales sobre la posibilidad de que sea ella la primera en abandonar DWTS.

La exdiputada mencionó que cada semana en el programa ha significado un avance y un aprendizaje distinto que, aunque no se ve materializado en puntos, sí la impacta positivamente porque detrás del proceso hay mucho trabajo, cansancio y compromiso.

“Este proceso ha sido de gran aprendizaje para mí. Cuando lo inicié fue en un campo ajeno al que me desempeño, porque siempre he pertenecido a un campo más formal, no dedicado al espectáculo, entonces de alguna manera tuve que aprender a encajar en un nuevo formato y eso, al principio, fue difícil. Conforme he avanzado aquí he sentido más confianza y me he relajado mucho más, pero sí me costó adaptarme”, señaló Morales.

A ello, la exlegisladora sumó el pasado político que carga sobre sí y la hostilidad que causa ese tema frente al público, lo que ha implicado un trabajo mayor para empatizar con la audiencia.

“Desgraciadamente, el haber estado en política no ayuda en general y entiendo a la gente porque no es fácil querer a los políticos cuando tenemos al país como lo tenemos, pero generalizar también es ingrato y agradezco a quienes me han dado la oportunidad de conocerme más y que han permitido ver las otras partes de mi vida más cercanas a la gente”, refirió.

Morales, de 38 años, continuó: “Una de las grandes cosas que me deja este proceso es la posibilidad de que la gente me conozca en otras áreas de mi vida más personales y menos laborales. La gente me ha ido conociendo y descubriendo facetas de mí que no conocían, y eso lo agradezco y me hace muy feliz. Me siento mucho más cerca de la gente, he formado empatía y cariño con el público y lo noto porque me dejan mensajes de apoyo. Cuando estuve en política la gente no tenía esa posibilidad de conocerme más como persona y este recibimiento ha sido mucho más cálido”.

Morales manifestó que sus ganas de continuar en el programa es para seguirse mostrándose a la gente tal cual, una posibilidad que en el ámbito político no es usual debido al perfil profesional que se debe procurar en ese campo.

“En política te enseñan a hacer herméticos con la vida privada y hay que serlo así, y esto ha sido un cambio radical e interesante. Ha sido importante para mí abrir el corazón en situaciones en las que, ordinariamente, me cierre”, apuntó Morales, quien saldrá este fin de semana a la pista con uno de sus ritmos predilectos en el baile: la salsa.

Jair Cruz no ha convencido a los jueces de 'Dancing with the Stars' durante sus tres apariciones en el programa de canal 7. Fotografía: Mayela López.
Jair Cruz no ha convencido a los jueces de 'Dancing with the Stars' durante sus tres apariciones en el programa de canal 7. Fotografía: Mayela López.
El posible rival

Así como Morales se afianza a seguir en DWTS, Jair Cruz hace lo propio. El locutor de Los 40 Principales (104.3 FM), espera que sea el público quien lo salve de una posible eliminación.

“La verdad es que estoy muy tranquilo. Me lo he disfrutado mucho hasta el momento. Hasta el día de hoy mis objetivos se han cumplido. Y no voy a mentir, sí estoy con muchas ganas de continuar en la competencia y he tratado de dar lo mejor de mi parte como agradecimiento al público que le gusta mi trabajo”, comentó Cruz.

La también voz de El chinamo, de canal 7, dijo que, además del baile, al programa suman a favor el entretenimiento que llevan al público y la empatía con la gente. “Mis esperanzas están puestas en el público y el trabajo con la audiencia ha sido muy fuerte para tratar de compensar con ellos esos puntos que no tengo en el baile”, aseveró Jair Cruz.

El tema de la expulsión no intimida al locutor. Dice que él se siente contento y tranquilo con el trabajo presentado hasta ahora porque es el resultado de lo que trabaja con su bailarina cada semana; ya los puntajes, afirmó, es un tema de apreciación del jurado.

“Estoy en manos del público que le puede gustar el trabajo que yo hago. Mi objetivo aquí es claro: mantenerme en la competencia el mayor tiempo que pueda pero disfrutando de este proceso. En el momento en que esto se convierta para mí en una competencia perderé el norte porque tengo una actitud competitiva muy fuerte y con esos resultados yo mismo me tomaría del brazo y me salgo de la competencia”, terminó Cruz.