Viva

Netflix resucita al ‘animé’ ‘Neon Genesis Evangelion’ ¿Por qué usted no se debe perder la obra de Hideaki Anno?

Este cuento de ‘mechas’, ángeles y depresiones continúa siendo uno de los emblemas de la cultura del ‘animé’ y su éxito en Occidente. 24 años después de su estreno, los episodios y las películas estarán al alcance de los usuarios de Netflix

Grandes noticias para los fiebres del animé, Netflix transmitirá Neon Genesis Evangelion a partir de este viernes. No solo será el regreso de la emblemática serie de 26 capítulos, que se estrenó en 1995, sino que también el catálogo del servicio de streaming ampliará su oferta con las películas The End of Evangelion y Neon Genesis Evangelion: Death(true²).

La adhesión de la historia protagonizada por Shinji Ikari no es para menos, pues desde que Netflix anunció la adquisición de la obra creada por Hideaki Anno, la comunidad de entusiastas del animé mostró su fervor en redes sociales. Pero esté tranquilo si usted es ajeno a todo este burumbúm que se ha generado por este depresivo cuento de mechas (robots) y ángeles. A continuación vamos a desmenuzar la trama y el impacto cultural de Neon Genesis Evangelion.

Por aquello, este artículo tiene la menor cantidad de spoilers posible. Dicho esto vamos al lío.

¿De qué trata?

A grandes rasgos, Neon Genesis Evangelion es una serie– de 26 capítulos– que nos presenta a una humanidad que está a un paso de su extinción. Un cataclismo bautizado como el Segundo Impacto arrasó con gran parte de la civilización y lo poco que quedó de la raza humana le debe hacer frente a unas misteriosas criaturas llamadas ángeles, cuyo único objetivo es destruir los cuarteles de la organización paramilitar NERV y así generar un Tercer Impacto que borraría a la humanidad de una vez por todas.

La única manera de detenerlos es utilizando los EVAS, una especie de seres biológicos que funcionan como robots. Eso sí, estas máquinas solo pueden ser piloteadas por adolescentes y es ahí donde Shinji Ikari entra a la ecuación.

La serie arranca cuando Shinji viaja a Tokio 3–uno de los últimos bastiones de la humanidad– para encontrarse con su padre; sin embargo, este lo ha manipulado porque necesita a su único primogénito en la cabina del EVA.

Es aquí cuando las peleas de los mechas en contra de los ángeles muestran todo su potencial. De hecho estos enfrentamientos han envejecido bien, esto queda evidenciado desde el primer capítulo en el que Shinji se enfrenta al ángel Sachiel, en un combate que tiene tensión, explosiones, puntos de giro y edificios destruidos. ¡Es bombástico!

Shinji también es secundado por otras dos pilotos Asuka Langley y Rei Ayanami, quienes pilotan el EVA 02 y el EVA 00, respectivamente. Estas dos personajes también son feroces en el combate y están dispuestas a sacrificarlo todo por el bien de la humanidad.

Un cuento de ángeles, depresión y mechas

Neon Genesis Evangelion es uno de los animés más reconocidos de todos los tiempos, la obra dirigida por Hideaki Anno se desarrolla en un mundo futurista en el que una organización paramilitar llamada NERV protege a la humanidad de los ataques de unos seres misteriosos llamados ángeles. La única esperanza del mundo civilizado son unos jóvenes pilotos que manejan unos robots llamados EVAS.

FUENTE: Evangelion Wiki.    || WILLIAM SÁNCHEZ Y ANDRÉS DIAZ. / LA NACIÓN.

Sin embargo, lo que hace realmente grande a Neon Genesis Evangelion es la manera en la que deconstruye el género de los mechas (Mazinger Z, Gundam Wing, son algunos ejemplos). En lugar de tratar lo épico de la guerra, la obra de Anno muestra los horrores y la instrumentalización del ser humano a función del combate.

A lo largo de la serie, el protagonista se enfrenta a los ángeles, pero en el fondo comprende que él es solo una herramienta de la resistencia y, peor aún, un instrumento para su padre.

El héroe de esta historia, como buen adolescente, busca la aprobación de los demás para sentirse contento, quiere que lo reconozcan y al final estos delirios lo hunden en un pozo de depresión.

El autor de este animé deshumaniza a Shinji cada que vez que este se monta en el robot. Deja de ser alguien y se convierte en una herramienta de NERV.

Los últimos capítulos muestran a un héroe abatido e impotente de levantarse de su propia cama, un déspota adolescente, egoísta y asesino. Lo mismo ocurre con Asuka quien a pesar de ser un personaje voraz, narcisista e impaciente cae en una tremenda depresión al no poder concretar su deseo de ser la mejor. Rei no se queda atrás, la chica que de caballos blancos y ojos rojos sufre de esquizofrenia.

A lo largo de la serie hay muchos monólogos internos, los cuales cumplen la función de presentar la interioridad de los protagonistas. La complejidad humana es un tema que está presente durante toda la serie.

La producción está cargada de simbolismos religiosos que Anno combina magistralmente con teoría científica y psicológica.

Neon Genesis Evangelion no va de acción ni de explosiones, sino de simpatizar con los imperfectos personajes que la integran. Shinji no es Gokú ni Naruto... es un adolescente que no se puede salvar ni a él mismo, pero está condenado a desenvolverse en una historia en la que los tiene que salvar a todos.

Hideaki Anno quiere poner al ser humano como algo complejo e imperfecto. Como alguien real que crece, madura, choca contra algo monstruoso, se deprime, lastima a la gente a su alrededor y algún día se vuelve a levantar para ser mejor.

Puede ser que al final de la serie usted quede con más preguntas que certezas, pero esta incertidumbre es lo que mantiene vigente a esta producción que con el paso del tiempo no deja de sumar adeptos.

“Me atrapó porque me recordó la emoción que sentía de niño al ver Mazinger Z combinado con la profundidad de un buen libro. A quienes no la hayan visto se las recomendaría cómo una serie profunda con buen desarrollo de personajes y que contiene muy pocos de los clichés asociados con el animé”, destacó Francisco Olaso, del Podcast LAG: (Living and Gaming).

Neon Genesis Evangelion fue a la cultura del animé en Japón lo que fueron Los Expedientes Secretos X a la ciencia ficción en Estados Unidos. Un fenómeno cultural que se tradujo en varias adaptaciones, mangas –sí, curiosamente en el caso Evangelion fue primero el animé y luego el manga–. La lucha entre los EVAS y los ángeles también fue llevada al mundo de los videojuegos.

Tampoco se debe dejar de lado la música del opening, El Ángel Cruel. Esta pieza cantada por Yoko Takahashi es una de las más emblemáticas en la cultura del animé y en los últimos años se ha convertido en un recurso cultural en la Internet, en otras palabras se ha vuelto un meme.

Costa Rica no ha sido la excepción, basta con darse una vuelta a cualquiera de las muchas convenciones de fanáticos del animé para encontrarse frente a cientos de cosplays de Shinji, Asuka o Rei. También hay cientos de figuras de colección que giran alrededor al mundo creado por Anno en 1995.

En noviembre del año pasado la Sala Garbo transmitió las tres películas de Evangelion, no quedaron asientos disponibles en el cine josefino. En esa tanda asistieron jóvenes de 13 años y adultos que se reunieron para rendirle tributo a un animé que se mantiene vigente 24 años después de su estreno.

Andrés Díaz P.

Andrés Díaz P.

Periodista egresado de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas relacionados con entretenimiento y tecnología.