Farándula

Denuncian a Ricky Martin por violencia doméstica y le emiten orden de alejamiento

A través de su equipo legal, el puertorriqueño manifestó que las denuncias son ‘completamente falsas’. Si bien no ha trascendido la identidad del denunciante, la persona alegó que tuvo una relación de siete meses con el artista que él insiste en no terminar

Ricky Martin, de 50 años, fue denunciado por violencia doméstica, según lo informaron varios medios internacionales a partir de la noticia publicada por la agencia EFE. La policía puertorriqueña declaró el sábado 2 de julio que “estaban en proceso de gestionar una orden de alejamiento contra el cantante”, según verificó el diario español El País.

La orden de restricción está amparada en la Ley 54 que protege a los puertorriqueños de acoso y violencia. Hasta ahora, el equipo legal del artista ha dicho categóricamente que lo denunciado contra Martin es completamente falso. Se desconoce la identidad del denunciante, sin embargo, es alguien que alega haber tenido una relación de siete meses con el puertorriqueño, quien supuestamente se niega a “terminar con el vínculo”.

“Las alegaciones contra Ricky Martin, que conducen a una orden de protección, son completamente falsas”, dice EFE citando el comunicado que difundió Perfect Partners, equipo legal del artista.

En una información anterior, la agencia comunicó que la orden de alejamiento fue llevada a un exclusivo residencial en Dorado, al norte de la isla, sin embargo, no pudieron dar con el cantante.

Como se mencionó antes, la identidad de la persona demandante está siendo protegida debido a que el caso está bajo la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica, sin embargo, la Policía de Puerto Rico ha brindado alguna información.

El periódico boricua El Vocero tuvo acceso al documento de la demanda y allí se detalló el supuesto vínculo del cantante de Tú recuerdo con quien presentó la acusación.

En apariencia la relación entre ambos se mantuvo por siete meses y se acabó hace dos, decisión que en apariencia el artista no acepta. La denuncia indica que además, Martin llama constantemente a esa persona y que incluso se ha paseado cerca de su casa tres veces.

Ante esto, el demandante expresó que “teme por su seguridad y que se ha demostrado que existen riesgos inmediatos de maltrato”, citó El País.

Es por ello que la orden de alejamiento contra el cantante le prohíbe acercarse, intimidar, amenazar o molestar al denunciante. Tampoco puede llamarlo ni enviarle mensajes “de texto o de voz, ni tampoco escribirle correos o comunicarse por redes sociales a sus números personales, ni a ninguno de su entorno (trabajo, amigos o familiares)”.

Generalmente, estas órdenes restrictivas se extienden por un mes. El vocero policial Alex Valencia detalló que será durante una audiencia cuando un juez determine si la orden debe permanecer o retirarse.

La orden de alejamiento tras la denuncia por supuesta violencia doméstica llega a Enrique Martín Morales solo pocos días después de que su exmanager, Rebecca Drucker, lo denunciara por el incumplimiento del pago de $3 millones correspondiente a comisiones incumplidas. El artista no se ha referido a este incidente.

Ricky Martin está casado desde 2017 con el Jwan Yosef y tiene cuatro hijos nacidos mediante vientre de alquiler.

Fernanda Matarrita Chaves

Fernanda Matarrita Chaves

Periodista y Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Latina de Costa Rica. “Redactora del año” de La Nación en el 2021. Ganó el premio nacional al mejor contenido divulgado sobre Niñez y Adolescencia 2021, otorgado por el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia y organizado por UNICEF, el PANI y Punto y Aparte

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.