Fernanda Matarrita Chaves. 12 julio
Durante el concierto que se realizó para despedir la exposición de Jorge Jiménez Deredia, los transeúntes se acercaron a saludar al escultor. Fotografía: José Cordero
Durante el concierto que se realizó para despedir la exposición de Jorge Jiménez Deredia, los transeúntes se acercaron a saludar al escultor. Fotografía: José Cordero

A inicios de agosto, Jorge Jiménez Deredia partirá hacia Italia, luego de permanecer por varios meses, junto a sus magnas obras, en Costa Rica. El escultor dice que se va con el corazón lleno de alegría.

Esa felicidad se debe a la gran acogida que recibió su exposición Jiménez Deredia en San José: La fuerza y la universalidad de la esfera, muestra que por cinco meses engalanó diversos puntos del centro de la capital.

La mañana de este 12 de julio se realizó un concierto público, en la plaza de la Cultura, para despedir la exposición. El guitarrista Carlos Alberto Castro tocó algunas de las canciones que componen su disco Canto a la vida, material inspirado en las obras de Jiménez Deredia.

Además, el grupo Editus ofreció un pequeño concierto, en el que figuró la pieza Recuerdo profundo, también basada en las creaciones del escultor costarricense. Cerca de 200 personas disfrutaron de la presentación. El desmontaje de las 27 esculturas se realizará a partir del lunes 15, por ello, aun este fin de semana puede recorrer la obra y fotografiarse junto a las esculturas.

El guitarrista Carlos Alberto Castro tocó los temas 'Génesis', 'El vuelo', y 'Crepúsculo', temas inspiradoss en la obra de Jiménez Deredia. Fotografía: José Cordero
El guitarrista Carlos Alberto Castro tocó los temas 'Génesis', 'El vuelo', y 'Crepúsculo', temas inspiradoss en la obra de Jiménez Deredia. Fotografía: José Cordero
Muy agradecido

Jiménez Deredia agradeció el respeto y cariño que los costarricenses tuvieron por su obra, pues las 27 esculturas de granito, mármol y bronce serán devueltas a su creador casi intactas.

“Me voy satisfecho porque verdaderamente siento que hubo mucho cariño de parte de la gente y además de eso las obras fueron acariciadas; las personas tuvieron la posibilidad de sacarse fotos, nunca las maltrataron, eso demuestra un gran respeto que le agradezco a toda la población”, dijo el artista.

Pero el cariño no solamente fue para las monumentales esculturas, el propio Jiménez Deredia sintió el afecto de las personas que se acercaban a saludarle, felicitarle o pedirle una fotografía para el recuerdo, cada vez que él fue a ver la exposición a San José.

“La gente me reconocía, sacaba sus fotos; una vez duré dos horas y media recorriendo la exposición por las fotos que la gente sacaba, por el cariño. No es común para un artista plástico tener tanto cariño”, agregó.

Para Jiménez Deredia recorrer su obra fue emocionante, pues el caminar por San José lo remitió a su infancia, cuando visitaba la capital para conseguir las piezas que su padre requería para su trabajo de radiotécnico. También recordó cuando pasaba por la capital para ir a estudiar a la Universidad de Costa Rica.

13.000 personas descargaron una aplicación que les permitía conocer más de cerca las esculturas. En la foto, tres mujeres observan la obra 'Caricia'. Foto: Mayela López
13.000 personas descargaron una aplicación que les permitía conocer más de cerca las esculturas. En la foto, tres mujeres observan la obra 'Caricia'. Foto: Mayela López
Obra vista por miles

Es imposible cuantificar el número de personas que vieron las esculturas. Sin embargo, hay un dato que da una noción de la concurrencia que tuvo esta exposición.

Kolbi lanzó una aplicación gratuita para celular que contenía una guía con informaciones generales, ubicación de cada pieza, descripciones escritas y fotográficas de las esculturas, además de un formato auditivo pensado para personas no videntes. Según datos de la empresa, 13.000 personas descargaron esa herramienta.

“Estoy seguro de que fueron miles y miles de costarricenses quienes vieron esta obra y creo que miles de turistas pudieron disfrutarla; es la más grande exposición que se ha hecho en el país.

“Creo que se cumplieron expectativas más allá de las que teníamos. (la exposición) logró revitalizar la vida urbana. De alguna manera fue una forma en la que muchos costarricenses pudieron encontrarse con la ciudad de San José, con su centro histórico. El gran mérito de la obra es conectarnos con las raíces de dónde venimos los costarricenses”, dijo Johnny Araya, alcalde de San José.

Foto del montaje de las obras de Jiménez Deredia. Según el artista el desmonataje requiere de más cuidado. Fotografía: Jorge Castillo
Foto del montaje de las obras de Jiménez Deredia. Según el artista el desmonataje requiere de más cuidado. Fotografía: Jorge Castillo
Desmontaje y futuro de las obras

La exposición se empezará a desmontar el lunes 15 y concluirá ocho días después. El propio Jiménez Deredia supervisará el trabajo de las cuadrillas municipales que tienen la labor de retirar las esculturas.

“Yo voy a estar supervisando amarras y cómo se colocan las lingas porque la operación es más compleja que la del montaje”, contó el escultor.

Luego de ser retiradas de San José, las obras se guardarán en bodegas y después se moverán a distintas exposiciones en Europa, comentó Jiménez Deredia, quien resaltó el apoyo de la Municipalidad de San José.

Al finalizar con sus declaraciones, y con la música del grupo Editus de fondo, Jiménez Deredia compartió con los costarricenses que se le acercaban a pedirle una foto o para que les firmara un libro. En medio de una llovizna josefina, el escultor continuó sintiendo el cariño y respeto que sus compatriotas le han manifestado durante los últimos meses.