Jorge Arturo Mora. 20 febrero
Este miércoles 20 se inaugura esta exposición con 27 esculturas monumentales expuestas al aire libre. Foto: Jorge Castillo
Este miércoles 20 se inaugura esta exposición con 27 esculturas monumentales expuestas al aire libre. Foto: Jorge Castillo

Discusiones siempre habrán, pero sin duda el nombre de Jorge Jiménez Deredia está tallado en mármol desde hace muchos años en la historia de Costa Rica como el artista de referencia de todo un país. Hace poco más de 40 años, el escultor salió de esta nación sin olvidarse por un momento de su tierra, esa en la que jugaba fútbol en cafetales, donde conoció la arcilla en un liceo herediano y en donde encontró en la esfera su forma de ver al mundo.

“Regresa ese chiquillo a Costa Rica con una exposición de la idea de mundo que me dio Costa Rica. Esta muestra es una oportunidad de no ser homologados al mundo. La globalización no es mala, pero no nos puede llevar a ser una copia cuando tenemos nuestra propia historia profunda”, dijo el artista con miras a la inauguración de esta muestra que se inaugura este miércoles 20 y que se mantendrá hasta el 15 de julio.

Jiménez Deredia en San José: La fuerza y la universalidad de la esfera es el título que lleva esta exposición monumental de 27 esculturas que recorre, literalmente, las venas de San José. La exposición, empujada por el municipio de la capital, brota desde la plaza de los Correos de Costa Rica en avenida 3, atraviesa el bulevar de la avenida central, recorre las inmediaciones de la Plaza de la Cultura y acaba en la Plaza de la Democracia, sitio donde se encuentra la mayor cantidad de obras monumentales (para el detalle de cada una de las obras puede consultar la infografía que complementa esta publicación).

Recorra la exposición de Jiménez Deredia en San José. Elaboración: Gabriela Ledezma / Infografía LN
Recorra la exposición de Jiménez Deredia en San José. Elaboración: Gabriela Ledezma / Infografía LN

Esta muestra es una reunión de 20 años de trabajo del artista, con obras expuestos al aire libre a lo largo de la ciudad. Estas esculturas, de granito, mármol y bronce, han sido traídas desde Europa, donde fueron expuestas en distintas oportunidades en varias ciudades del Viejo Continente, en especial en Italia, donde el artista reside.

Todas estas obras, que en promedio pesan unas 60 toneladas, vienen precedidas por el tema que ha definido su carrera: la esfera.

“La esfera es una reconexión con nuestras raíces. Es un elemento poderoso que tenemos desde hace 2.000 años y que lo habíamos olvidado, que estaba en medio de los bosques y había que descodificar. A mí me dijeron, cuando estaba en la escuela, que en Costa Rica no hubo una cultura precolombina. Eso es una mentira porque nosotros siempre hemos tenido una cultura. Había que desenterrarla, descodificarla y ese es un trabajo enorme, es el trabajo de toda mi vida”, manifestó el artista de 64 años.

Hurtiñano Orozco toca su violín en la avenida central al lado de la obra 'Plenitud'.
Hurtiñano Orozco toca su violín en la avenida central al lado de la obra 'Plenitud'. "Mi propósito es que se sienta que las obras son de todos", dice Deredia. Foto:Jorge Castillo

Con el propósito de conectarse plenamente a los visitantes de la muestra, Deredia ha mostrado completa libertad con respecto al contacto que puede tener el público con su obra. Las esculturas expuestas pueden ser tocadas por los visitantes josefinos (con la evidente norma de contar con las manos limpias) e incluso el artista permite que las personas se sienten en las bases de las piezas para tomarse fotografías.

Desde los días previos a la inauguración, ha comenzado el montaje de algunas de las obras a lo largo de San José y el contacto del público con la muestra ha ocurrido de forma orgánica. “Esa es justa la intención porque la exposición es profundamente inclusiva. Puede tener contacto con indigentes, con la señora que compra sus telas en San José, con el señor que compra cuadernos en la librería... La idea es que todos seamos parte de este museo al aire libre”, refiere el escultor.

Para nutrir la experiencia museológica, se encuentra disponible una aplicación gratuita llamada Deredia SJO. La plataforma es una guía para disfrutar el recorrido de obras, pues incluye un croquis con la ubicación de cada pieza, informaciones generales de la muestra, descripciones escritas y fotográficas de las esculturas, además de un formato auditivo pensado para personas no videntes.

La aplicación, disponible para dispositivos Android y iOS, lee los códigos QR que se encuentran en cada obra y despliega la información. Esta aplicación es lanzada por el servicio kolbi, pero puede ser utilizado por clientes de cualquier servicio. Además, no consume datos del teléfono.

“Soy un artista que cuando vende una obra no se deja más de un 10 o 20%, todo lo demás va a la realización de nuevas obras. Solamente hago lo que quiero. El dinero me sirve para hacer lo que quiero. Es un instrumento”.
Desde los días previos a la inauguración, los transeúntes han aprovechado el contacto con la exposición. Foto: Jorge Castillo
Desde los días previos a la inauguración, los transeúntes han aprovechado el contacto con la exposición. Foto: Jorge Castillo
Más de la exposición
El Museo del Jade es un punto neurálgico de la muestra. En sus afueras, reposa la obra 'Sueño'. Foto: Jorge Castillo
El Museo del Jade es un punto neurálgico de la muestra. En sus afueras, reposa la obra 'Sueño'. Foto: Jorge Castillo

La muestra al aire libre se complementa con dos exposiciones de menor formato que se encuentran en dos conocidos museos de San José.

Jiménez Deredia seleccionó el Museo del Jade, ubicado sobre Cuesta de Moras, como un punto donde se encuentra una muestra de pequeña escala que se desarrolla en cada piso del recinto.

También, en el Museo de Oro Precolombino, se encuentra instalada otra pequeña exposición de igual formato con obras que en su mayoría pesan una tonelada. Cada escultura se puede encontrar en medio de las salas de exhibición de este espacio que se ubica debajo de la Plaza de la Cultura.

El escultor seleccionó estos espacios artísticos deliberadamente, pues “el Museo del Jade contiene la memoria del país y el Museo de Oro conserva la historia profunda de Costa Rica. Son dos sitios especiales para completar la exposición”.

En las afueras del Museo del Jade se encuentra otra exposición, pero no de esculturas. Se trata de El poder de la esfera, una colección del fotógrafo nacional Nacho Guevara. Esta muestra surge tras la colaboración que Jiménez Deredia y Guevara comenzaron hace cinco años, con trabajos intercalados en Italia y Costa Rica (aunque Guevara reside en la ciudad de Nueva York).

Esta colección está compuesta de 12 piezas impresas en láminas de aluminio que procuran interpretar el paso del tiempo de la esfera de izquierda a derecha, desde la esfera boruca hasta algunas de las esculturas más conocidas de Jiménez Deredia, como la serie Génesis.

“Nacho estudió profundamente mi pensamiento y trató de entrar en la parte conceptual de mi trabajo. No es una foto que documenta el objeto, si no que trata de elaborar los pensamientos más fundamentales de mi trabajo como la transmutación y el concepto de inspiración de la esfera”, dijo Deredia al momento en que se instaló la exposición..

Este conjunto de fotografías obtuvo el año pasado una mención honorífica por la organización International Photography Awards.

La producción
"“Soy un artista que cuando vende una obra no se deja más de un 10 o 20%, todo lo demás va a la realización de nuevas obras. Solamente hago lo que quiero. El dinero me sirve para hacer lo que quiero. Es un instrumento”. Foto:Jorge Castillo

La fuerza y la universalidad de la esfera llega a San José tras poco más de dos años de dar vueltas en la cabeza del escultor y de Johnny Araya, el alcalde de San José, figuras que desde hace más de una lustro comenzaron una relación amistosa.

El primer boceto de esta exposición se sugirió cuando el alcalde josefino visitó una de las exposiciones de Deredia que se encontraba al aire libre en Florencia, Italia, hace tres años. La idea creció con los meses hasta que la municipalidad invirtió fuerzas para concretar el proyecto. Además, el presidente de la República Carlos Alvarado ha acreditado a la exposición de interés cultural y turístico.

“A mi juicio esta es la exposición más grande en la historia del arte del país”, afirma Araya. Por su parte, Deredia asegura que “esto es algo con lo que había soñado desde hace mucho tiempo”.

Jorge Villalobos, productor de la Municipalidad de San José, dijo a Viva anteriormente que la municipalidad invirtió ¢40.000.000 solamente en traslado de obras y contratación de grúas y embalaje. A ese monto habría que sumarle más de ¢60.000.000 aportados por patrocinadores.

Para el resguardo de la integridad de las obras, la municipalidad ha dispuesto 36 efectivos de su fuerza de policías para velar por la integridad de las esculturas. Además, el alcalde aclara que existirá un monitoreo permanente de las obras por medio de cámaras de vigilancia.

“Tendremos cerca de 20 parejas de policía en función de la exposición durante el día. Habrá un número de efectivos menor pero importante en horas de la noche y madrugada. Obviamente estamos coordinando con Fuerza Pública y colaborarán, pero entendemos que la responsabilidad recae sobre la municipalidad”, refiere Araya.

Para el alcalde, esta exposición es un escalón más para aspirar por el nombramiento de San José como Capital Iberoamericana de la Cultura, mención que gozó la capital en el 2016. Araya pretende realizar una propuesta en búsqueda de este galardón para el 2021, con el propósito de que coincida con el bicentenario de vida independiente de la República.

“Llevamos muchos años viendo hacia la cultura, pero esta es la obra cumbre; es la producción de arte más importante del país en la historia. Nos sentimos orgullosos de que la ciudad convoque a miles a una exposición de este nivel. Además de la exposición habrá Transitarte, una buena cantidad de actividades en el Barrio Chino... En paralelo, la ciudad va a estar con otros eventos que la transforman en un destino artístico importante”, asegura el alcalde.

Araya también confirma que esta instalación ha demostrado la capacidad de producción de la municipalidad y que futuros proyectos de gran formato podrían asomarse. Por el momento, ya todo está listo para caminar como nunca para la capital, la raíz de un país que volvió a mirar sus esferas para encontrar las respuestas del pasado.

"Esta es la exposición que tantos años he esperado", dice el escultor. Fotografía: Jorge Castillo