Cultura

El día en que Carlos Alvarado y Jiménez Deredia compartieron un mismo sueño con las esferas precolombinas

El presidente de la República, el escultor y el Museo Nacional llaman la atención sobre la enorme riqueza de cuatro sitios arqueológicos en Osa. Se realizan obras de construcción y mejoras, que concluirán en abril, por ₡373 millones en tres de estos lugares

Palmar Sur de Osa. Uno es escultor, tiene 64 años y muchas décadas de pregonar esta verdad: la esfera precolombina es un símbolo muy potente de una historia profunda y ancestral que hemos ignorado durante mucho tiempo. El otro es presidente de la República, comunicador de 39 años y está convencido de que en los sitios arqueológicos de Osa (Puntarenas) hay un gran tesoro que los costarricenses apenas conocemos. Este jueves por la mañana, ambos se encontraron recorriendo el Museo del sitio Finca 6, en Palmar Sur, y acariciando un mismo sueño: que la enorme riqueza declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 2014 sea más y mejor conocida en Costa Rica.

“Tenemos algo maravilloso, de una cultura ancestral costarricense, que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, y eso es una gran oportunidad desde lo cultural y desde lo económico, que lo necesita esta zona. Sin embargo, la mayoría de los costarricenses desconocemos absolutamente de esto. (...) Es como si la Torre Eiffel fuera famosa en todo el mundo, excepto en París; eso es lo que nos está pasando", comentó Alvarado.

En su gira a la zona sur, el mandatario aprovechó una visita a la construcción y mejoras que se realizan en Finca 6, en que se invierten más de ₡373 millones –provenientes de la Junta de Desarrollo del Sur– para convocar a sus aliados (el escultor, varios ministros, el alcalde del cantón y múltiples instituciones), hacer un llamado sobre la importancia de estos sitios y comprometerse a buscar más recursos y trabajar para cristalizar aquel sueño compartido.

Desde octubre, al museo de Finca 6 se le construye un edificio adicional que tendrá una sala para exhibiciones temporales, un aula para actividades didácticas, un laboratorio de arqueología, oficinas y servicios sanitarios. Además habrá escampaderos, parqueo y cafetería.

En los sitios arqueológicos Grijalba 2 y El Silencio se trabaja en colocar rotulación, escampaderos y servicios sanitarios. Se prevé que estas labores concluyan a finales de abril.

Curiosidad genuina e información

El presidente de la República nunca se queda con la curiosidad. En la visita guiada que le dio el personal del Museo Nacional –institución encargada de los sitios arqueológicos–, Alvarado aprovechó para preguntar y profundizar en las explicaciones acerca de la historia que cuenta el museo: la de las sociedades precolombinas que poblaron el Delta del Diquís, que le heredaron al país las misteriosas y atractivas esferas precolombinas y los diversos vestigios que se observan –o están enterrados– en Finca 6, Grijalba, Batambal y El Silencio.

El misterio de las esferas precolombinas (desde para qué se crearon hasta la perfección de su esfericidad) y el supuesto parecido de una escultura a uno de los moáis de la Isla de Pascua (Chile) fueron algunos de los temas que intrigaron al presidente durante la visita a la edificación de 450 metros cuadrados con la que cuenta el Museo Nacional, desde diciembre del 2013, en Finca 6.

Le respondieron no solo los especialistas del museo sino también otros conocedores, como el propio Jiménez Deredia, quien aportó información sobre las primeras investigaciones científicas en las zona, así como lo sorprendente de la técnica escultórica de los indígenas precolombinos. Durante mucho tiempo, el escultor costarricense puso al servicio de las autoridades su conocimiento, interés y contactos con el fin de lograr que los cuatro sitios arqueológicos de Osa fueran declarados como Patrimonio de la Humanidad.

Puntual y clara, como es su costumbre, Rocío Fernández, directora del Museo Nacional, aportó el detalle de los avances que se han hecho en la región, pero también de lo que falta y las necesidades de investigación arqueológica en la zona, por ejemplo, el interés de hacer estudios en Finca 4 cuando sea factible. Alvarado no dudó en ir repartiendo ideas y asignaciones a ministros e instituciones: desde María Amalia Revelo, del Instituto Costarricense de Turismo, hasta los representantes del Instituto de Desarrollo Rural.

En el camino, aquella enorme comitiva se topó con trabajadores de las bananeras. Isaías Corea Matarrita, de 44 años y vecino de Finca 5, saludó al mandatario y le dijo que lo que necesitaban personas como él era “ayuda en los cultivos”. Y es que estos sitios, además del importante legado precolombino, demuestran lo que fue la historia de las bananeras en la zona sur.

Otro aliado que ofreció su punto de vista fue Saúl Morales Mora, escultor boruca, quien valora positivamente el resurgimiento que han tenido los temas indígenas en esta zona.

“Durante muchos años ignoramos nuestra historia profunda. Nuestra historia comienza hace siglos, con los primeros pobladores de estas tierras”, aprovechó Jiménez Deredia para subrayar.

“Aquí hay muchos elementos (que hacen muy atractiva la zona), pero tenemos que trabajar más en equipo y asignar más recursos. La bola está picando, necesitamos como pueblo meter esos goles. Esto es excepcional”, dijo el mandatario antes de continuar con su gira.

El Museo de Finca 6 abre de martes a domingo, de 8 a. m. a 4 p. m. Abril será un buen mes para visitar el lugar, ya que se realiza en la zona el Festival de Esferas del 26 al 28 de ese mes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.