Vanessa Loaiza N.. 6 abril

Seguridad Pública buscará a los “charlatanes” que han divulgado videos amenazantes contra aquellas personas que irrespeten la recomendación sanitaria de quedarse en casa y salgan a vacacionar a playas o sitios de descanso.

Michael Soto, ministro de Seguridad Pública, confirmó este lunes que están investigando al menos dos videos en los que se observan hombres, con los rostros cubiertos, quienes usan armas de fuego o cuchillos para intimidar a cualquier vacacionista que intente llegar a sus comunidades durante la cuarentena para frenar la propagación del covid-19.

(Video) Hombres amenazan con armas a quien acuda a sus comunidades a vacacionar en cuarentena

“Este es un ultimátum para todo el país, de una vez les digo, no se acerquen al Caribe, o sino serán fumados (sic), aquí no queremos nada de esa mierda del coronavirus, sino es con el machete, es con la escopeta y sino imagínese, puñal o cadenazo”, dice un hombre disfrazado con una máscara y una peluca, frente a una mesa con varias armas de grueso calibre.

En otro de los videos, de 45 segundos, otro hombre con la cara cubierta con una prenda negra advierte: “Para que tengan claro toda la gente que vive en San José, tengo la people activada, todos tenemos cuete, todos estamos armados, el que veamos acampando en la playa, hijuep..., se muere”.

El hombre da a entender que si alguien llega a vacacionar, lo asaltarán, le robarán todo lo que porte. “No venga, pierde la plata del ferri”, agrega dando a entender que se ubica en alguna comunidad de Paquera o playa Naranjo, en el Pacífico costarricense.

Sin brindar mayores detalles del posible delito cometido, el ministro Soto sostuvo que “bajo ninguna circunstancia vamos a permitir amenazas a nuestros ciudadanos”, y aseguró que ya trabajan para ubicar y detener a estos individuos.

"He visto dos videos de charlatanes, no les puedo decir de otra forma, haciendo videos amenazando a la población con armas de fuego o armas blancas.

“Ya en uno de los casos tenemos a la persona identificada y vamos a proceder a detenerla, lo hemos estado buscando y en el otro caso estamos trabajando”, agregó el jerarca este lunes al mediodía.

Al respecto, el abogado penalista, Federico Campos, explicó, al revisar los videos, que estos hombres podrían estar incurriendo en el delito de intimidación pública.

Según el artículo 282 del Código Penal, será reprimido con prisión de seis meses a cuatro años el que para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, haga señales, de gritos de alarma, provoque estruendos o amenace con un desastre de peligro común.

La sanción se eleva a seis años de prisión si a causa del tumulto resulta alguien con graves daños o muerto.

Campos precisó que, en estos casos, no aplica el delito de amenazas, porque los sujetos no cumplen con una condición necesaria y es que amenacen a alguien en particular.

De todas formas, agregó, “ningún acto de violencia o de amenaza está justificado por el tema del coronavirus”.

Hasta este lunes 6 de abril, se contabilizan en el país 467 casos de personas contagiadas con en nuevo coronavirus. Se trata de 422 adultos, 29 adultos mayores y 16 menores de edad.
Cierre de comunidades para frenar turismo

Soto también se refirió a la decisión de algunos vecinos, de bloquear el acceso a sus comunidades, para frenar la llegada de vacacionistas.

El fin de semana, los vecinos de Paquera cerraron el paso de la terminal del ferry. Foto: Andrés Garita
El fin de semana, los vecinos de Paquera cerraron el paso de la terminal del ferry. Foto: Andrés Garita

“En estos casos en concreto que hemos tenido, la Fuerza Pública se ha hecho presente para hacer un balance, es decir, evitar conflictos y confrontación entre las partes, siempre con la consigna de que hay que respetar los derechos, el derecho al libre tránsito que tiene todo ciudadano y bajo las condiciones excepcionales en que estamos, de que las personas deben quedarse en la casa”.

Al respecto, le recordó que la autoridad busca un balance en tiempos extraordinarios como los actuales, pues debe garantizar el tránsito de mercancías y alimentos y, al mismo tiempo, reiterar el llamado para que quienes no deben estar en la calle, se mantengan aislados en sus casas.