José Andrés Céspedes. 17 abril

(Video) Ticos se exponen al virus en megafiestas pese a aumento de casos de covid-19

Mientras el país registra un aumento de casos y hospitalizaciones por covid-19, cientos de ticos se exponen al virus en fiestas clandestinas en las que se ignoran todos los protocolos sanitarios para prevenir la enfermedad.

Aunque las autoridades han reiterado que este tipo de actividades pueden generar un incremento de contagios y un eventual colapso de los servicios médicos, muchos hacen caso omiso y prefieren celebrar.

De hecho, el director de la Policía Municipal de San José, Marcelo Solano, confirmó a La Nación que en los últimos días se ha registrado un aumento en el número de denuncias por estos eventos ilegales en la capital.

Como ejemplo, mencionó una megafiesta que se realizó la noche de este viernes en paseo Colón, organizada por un colectivo que se autodenomina “Hip Hop Nation Costa Rica”.

Videos de la actividad muestran a bastantes personas aglomeradas, sin mascarilla, cantando, bailando y gritando, sin guardar ningún tipo de distancia e irrespetando la medida de aforo dictada por las autoridades nacionales.

De acuerdo con el director policial, los organizadores de la fiesta utilizaron un recinto que ya había sido intervenido por las autoridades en semanas anteriores, pero que aún no ha sido clausurado.

Además, usaron redes sociales como Instagram y Telegram para promocionar el evento y cobraron las entradas por medio de Sinpe móvil, a un costo de ¢5.000 cada una.

Solano explica que estas personas logran sacar gran provecho económico de estas actividades, ya que, al valerse de la clandestinidad, esquivan el pago de los respectivos rubros de funcionamiento.

“Evitan el pago de licencias y patentes municipales, la inversión para someterse al permiso sanitario de funcionamiento y lo que deberían tributar por la actividad formal ante las autoridades hacendarias”, manifestó.

A la misma hora a la que se realizó este evento en paseo Colón, otro grupo se aglomeró en una fiesta clandestina en San Pedro de Montes de Oca, al parecer organizada por el negocio “The Living Room”.

Esta firma ya es conocida por la Policía Municipal de San José y el Ministerio de Salud, ya que anteriormente ha realizado eventos de este tipo, en los que se incumplen todos los protocolos para prevenir la covid-19.

Ante una consulta de La Nación, la oficina de prensa de la Municipalidad de Montes de Oca indicó que “ya hay una denuncia interpuesta al Ministerio de Salud y un proceso administrativo municipal abierto”.

Afiches digitales de las fiestas clandestinas realizadas la noche del 16 de abril en San José. Foto: Reproducción
Afiches digitales de las fiestas clandestinas realizadas la noche del 16 de abril en San José. Foto: Reproducción

Cabe recordar que los organizadores de estas fiestas irregulares se atienen a una multa de ¢450.200 (un salario base), según lo dispuesto en la última actualización de la Ley General de Salud.

Asimismo, el artículo 277 del Código Penal establece que “será reprimido con prisión de uno a tres años, o de 50 a 200 días multa, el que violare las medidas impuestas por la ley o por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Focos de contagio

El epidemiólogo Juan José Romero explicó a La Nación que las fiestas clandestinas pueden convertirse en peligrosos focos de contagio, en donde una sola persona puede enfermar a decenas en tan solo una noche.

“Lo que se reporta a nivel mundial es que son este tipo de reuniones donde se dan los ‘súper contagios’. De cada 100 contagios, 20 ocurren por contacto de uno a uno, los otros 80 ocurren por contacto de uno a varios.

“Y es que en este momento cualquier fiesta, reunión o hasta un almuerzo en el que se rompan burbujas, distancias y no se cumplan los protocolos, es un evento probable de súper contagio”, afirmó el especialista.

Romero señala que el peligro de contagio existe aunque los eventos se hagan en lugares sin techo o al aire libre, ya que las personas se agolpan y olvidan las medidas para evitar la enfermedad.

De hecho, subraya que funcionarios sanitarios le han dicho que esta es una de las formas más comunes de contraer el virus.

“Si usted conversa con la gente de base del Ministerio de Salud, que trabaja en las áreas rectoras, la historia más común es que los contagios se dan por reuniones”, aseguró el epidemiólogo.

El profesional también manifestó que las personas jóvenes no deben creerse invencibles ante el virus, ya que pueden enfermar y tener secuelas graves a pesar de sobrellevar el contagio de manera leve o asintomática.

Precisamente, el pasado lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que este sector de la población comienza a descuidar los protocolos de protección contra la covid-19.

Dijo que sus descuidos no solo ponen en riesgo a las personas mayores o con factores de riesgo que los rodean, sino también a ellos mismos.

“Covid-19 no es una gripe. Personas jóvenes y saludables han muerto. Y todavía no entendemos por completo las consecuencias a largo plazo de la infección para quienes sobreviven”, destacó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

El jerarca recordó que muchas personas que han tenido la enfermedad, incluso con síntomas leves, han reportado manifestaciones a largo plazo.

Dentro de las secuelas destacan fatiga, debilidad, problemas de memoria, mareos, temblores, insomnio, depresión, ansiedad, dolores de articulaciones y dificultad para respirar, entre otras.