Seguridad

Policía de San José: Discoteca clandestina migra a zona montañosa para continuar fiestas masivas

Director de la Policía Municipal confirmó que dueños del local donde se hacían las actividades ilegales, rompieron contrato de arrendamiento con organizadores de tumultos

Una discoteca clandestina que operaba ilegalmente en las cercanías del Paseo Colón, en San José, se trasladó a una zona montañosa de la Gran Área Metropolitana (GAM) para, al parecer, continuar realizando fiestas sin protocolos sanitarios.

Así lo confirmó el director de la Policía Municipal de San José, Marcelo Solano, en declaraciones a La Nación.

“Los dueños del local donde venía operando esta discoteca clandestina nos comunicaron que rompieron el contrato de arrendamiento con la gente que venía realizando estas actividades sin protocolo sanitario.

“También nos informaron que las personas que realizaban las fiestas se trasladaron a un sitio fuera del centro de San José, a una zona montañosa no identificada de la GAM, donde estarían realizando las mismas actividades.

“Esta información la hemos compartido con otras delegaciones policiales porque ahora habrá que esperar a que podamos ubicar el sitio donde eventualmente estarían realizando estos eventos”, indicó el oficial.

Según confirmó la Policía Municipal ante consultas de este medio, el negocio que supuestamente se dedica a promocionar estas actividades se llama “The Living Room”.

Cuando se intentó contactar a los propietarios de este club nocturno para consultarles por las denuncias de las autoridades, un presunto empleado que evitó identificarse dijo que no podía referirse al tema.

“Amigo yo no tengo ningún permiso para darte ninguna información de esto, legalmente”, respondió.

Al parecer, desde el 15 de enero habían inaugurado el local en los alrededores del Paseo Colón, pero no tramitaron los permisos necesarios para hacer eventos allí y por eso cerraron, indicó Solano.

El director policial explicó que lo que hacía este negocio era “explotar” su licencia comercial para realizar las fiestas clandestinas en este sitio, el cual la Policía Municipal intentó clausurar en varias ocasiones.

Sin embargo, según Solano, los administradores evadieron a las autoridades en todas las ocasiones y se escondieron de los efectivos policiales en cada una de las intervenciones de los últimos dos meses.

“Los representantes del club, a final de cuentas, no lograron ser notificados. Fue por la presión policial que se ejerció en la zona externa donde se realizaba la actividad, que ellos desisten y cierran para trasladarse.

“En al menos tres ocasiones, durante intervenciones de la Policía Municipal y el Ministerio de Salud, los representantes se escondían o salían en vehículos por alguna cochera externa para evadir”, explicó Solano.

Documentos en poder de La Nación respaldan que las autoridades sanitarias y policiales se apersonaron el pasado 4 de marzo con un “Acta de inspección” al sitio, pero se les negó el ingreso.

“Desde afuera se observa rotulación de Bar y Restaurante. Se observa acumulación de residuos en gran cantidad. (La persona que atiende) indica que se efectúan fiestas masivas”, dice el acta de Salud.

Luego, en el documento del “Acta de clausura”, emitido el 5 de marzo por el Ministerio de Salud, se detalla que va dirigido a Serguei Swirgsde González, quien figura como “propietario registral del inmueble”.

Cuando se le consultó a esta persona por la supuesta evasión a este proceso, afirmó que desconocía sobre la denuncia de las autoridades y las presuntas fiestas que se hacían en el sitio.

“Mire no sabría decirle, ni sé de qué se trata. Probablemente es un fideicomiso en el cual yo aparezco como propietario, pero no soy el propietario”, alegó.

Videos de actividades realizadas en este lugar evidenciaron a bastantes personas aglomeradas, la mayoría sin mascarilla, cantando, bailando y gritando, sin guardar ningún tipo de distancia, como si no hubiera pandemia.

De hecho, este medio informó sobre este tema el pasado 6 de marzo y, un día después, se realizó otro evento similar en la misma discoteca y, de nuevo, sin acatar la orden de capacidad reducida dictada por el Gobierno.

Con el fin de cuestionar el irrespeto a las medidas sanitarias, se ha intentado contactar a la productora FM Productions, liderada por un hombre de apellido Marín que estaría ligada a las fiestas clandestinas, pero no han atendido las llamadas telefónicas.

El Ministerio de Salud confirmó que ha intervenido estas situaciones para ponerles un alto, pero que todavía sigue a la espera de “la notificación al representante legal” para proceder con las diligencias.

El director de la Policía Municipal de San José manifestó que el área rectora del Ministerio de Salud del distrito Merced emitió una orden sanitaria para el representante legal de la discoteca que realizaba fiestas ilegales.

No obstante, recalcó la imposibilidad de hallar al responsable y destacó que ahora existe una nueva traba para concluir el proceso, ya que, a pesar de seguir con los eventos, el negocio desistió de la actividad comercial registrada por las autoridades.

“Ya serían hechos pasados, porque ya el local no está en alquiler, eso podría ser un problema porque ya no tendríamos hechos nuevos que acusar, sino únicamente la imposibilidad material de las autoridades de poder ubicar al responsable de la actividad.

“Sin embargo, como antecedente, el Ministerio de Salud sí tiene un expediente abierto porque, al tener una jurisdicción nacional, en el momento en que algún área rectora ubique a estas personas, arrastrará por gestión la solicitud pendiente de notificación que no fue posible realizar en San José”, precisó Solano.

A propósito de esto, el presidente de la Asociación de Bares, Restaurantes y Afines (Asobarest), José Francisco Quesada, reclamó que las autoridades deberían ser más eficientes para atender este problema.

“Por estas fiestas sin protocolos puede haber un aumento de casos de covid-19 y que luego se castigue al comercio que tanto le ha costado levantarse. Además, estos lugares donde las hacen no pagan impuestos, patentes ni permisos de salud y nos parece una competencia desleal totalmente injusta e irresponsable.

“Nos han llegado imágenes de esas fiestas que se publican en Facebook. Nosotros no somos una autoridad, pero si hay esas publicaciones en redes sociales, hay una manera de investigar y llegar a ese punto, que la policía investigue los números que ponen o haga un policía encubierto que llegue a la actividad”, aseveró.

Sobre este tema, Marcelo Solano respondió: “Esos videos están documentados y también material de redes sociales que se compartía anunciando las actividades”.

La Policía josefina también ha identificado cuatro restaurantes ubicados en Barrio Escalante que desvirtúan su permiso de funcionamiento y realizan fiestas multitudinarias.

Además, le han dado seguimiento a un local comercial de la capital que cierra sus puertas frontales al anochecer, pero que se comunica en la parte interna con otro comercio de la misma cuadra donde funciona una discoteca.

“A determinada hora de la noche, los clientes que ya conocen el modus operandi de ese local, son invitados a pasar por puertas internas a otro local del que no hay ingreso desde la parte externa, sino solamente desde esta que cierra, y continúan la fiesta de manera irregular”, expresó Solano.

En julio de 2020, el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Salud unieron esfuerzos para intervenir las fiestas que desacatan los lineamientos básicos de conducta para reducir el riesgo de transmisión de la covid-19.

Los ministerios conformaron un equipo ‘antifiestas’, el cual está facultado para solicitar una orden de allanamiento, en caso de que la persona que realiza la fiesta no cese la actividad luego de recibir un llamado de atención de las autoridades.

Este tipo de eventos sin medidas sanitarias preocupan porque, como anteriormente lo explicó el ministro Daniel Salas, una sola fiesta donde se concentren 10 personas de diferentes burbujas sociales puede convertirse en un hecho multiplicador y afectar a centenares.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.