21 abril
Quema de marihuana en montañas de zona sur. Este tipo de operativos son indispensables para frenar la producción local, que se revuelve con producto exportado ilegalmente de Colombia y Jamaica. Foto archivo: PCD
Quema de marihuana en montañas de zona sur. Este tipo de operativos son indispensables para frenar la producción local, que se revuelve con producto exportado ilegalmente de Colombia y Jamaica. Foto archivo: PCD

Pese a que la marihuana que se cultiva en el país tiene bajo nivel del ingrediente psicoactivo, conocido como THC, su cultivo no cesa pues muchos carteles criollos la usan para mezclarla con marihuana traída de Jamaica, de Colombia o la cultivada en laboratorios hidropónicos.

Por lo anterior, las montañas del país siguen produciendo esa droga y este martes el Ministerio de Seguridad informó sobre la destrucción de 1.680 matas de marihuana en Osa, zona sur.

Una llamada anónima permitió que los oficiales de la Fuerza Pública detectaran y destruyeran la plantación en San Josecito, distrito de Uvita, Osa.

Oficiales de la Fuerza Pública coordinaron con autoridades judiciales para erradicar la plantación y destruir las matas. Foto: Cortesía MSP.
Oficiales de la Fuerza Pública coordinaron con autoridades judiciales para erradicar la plantación y destruir las matas. Foto: Cortesía MSP.

Con la dirección brindada por los informantes, la Policía llegó a la finca en un sector montañoso y encontró 880 plantas sembradas y otras 800 que estaban en bandejas, como almácigo, listas para ser trasladadas a lo alto de esa finca.

Las 1.680 matas de marihuana van desde los 20 centímetros hasta un metro de altura aproximadamente.

Con este trabajo se evita que esa droga llegue a los minicarteles criollos, que las distribuyen en diferentes comunidades.

De cada gramo de marihuana se obtienen unos cuatro cigarrillos, que se venden en ¢1.000 cada uno, razón por la cual las incursiones policiales siguen en regiones de difícil acceso, donde los encargados de cuidar la plantación escapan casi siempre por trillos montañosos cuando detectan la presencia de las autoridades.

En Uvita de Osa tenían plantas listas para ser cosechadas y otras que serían sembradas en estos días. Foto: Cortesía MSP.
En Uvita de Osa tenían plantas listas para ser cosechadas y otras que serían sembradas en estos días. Foto: Cortesía MSP.

En marzo pasado, un operativo de 10 días realizado en Telire de Talamanca, Limón, permitió destruir 361.735 matas de marihuana pertenecientes a 44 plantaciones.

Para las autoridades, este tipo de operativos periódicos son de vital importancia, ya que permiten evitar que las matas lleguen a manos de organizaciones criminales que luego comercializan la droga en el mercado local.