Marco Marín. 22 agosto
Durante el operativo se allanaron ocho inmuebles utilizados por el grupo criminal. Se trata decinco viviendas, un apartamento, una fábrica y una bodega, en Alajuela, San José y Heredia. Foto: cortesía MSP
Durante el operativo se allanaron ocho inmuebles utilizados por el grupo criminal. Se trata decinco viviendas, un apartamento, una fábrica y una bodega, en Alajuela, San José y Heredia. Foto: cortesía MSP

Una serie de allanamientos realizados por la Policía Control de Drogas (PCD) y la Fiscalía este miércoles dieron como resultado la desarticulación de una red criminal que se dedicaba al tráfico internacional de drogas.

Un comunicado de la Fiscalía precisó que las acciones se realizaron en una casa y una “tarimera” ubicadas en Naranjo, dos viviendas y una bodega en Ciudad Quesada, y tres casas más en Aguas Zarcas, de San Carlos; Sarapiquí de Heredia y San Sebastián, en San José. Durante los procedimientos se logró capturar a seis personas, a quienes se les atribuye coordinar las acciones delictivas desde la provincia de Alajuela.

“La droga se almacenaba en San Carlos y se introducía en contenedores que eran fabricados en esa ciudad y en Naranjo. Luego, se transportaba oculta entre los productos de exportación, vía terrestre, hasta el puerto de Moín, en Limón. Vía marítima, la cocaína se enviaba al viejo continente”, añadió el informe.

Los sospechosos responden a los apellidos Pino Cortés (colombiano), Jara González, Valerio Hidalgo, Gamboa Cordero, Boza Abarca (mujer) y Huertas Cedeño. Contra ellos, la Fiscalía prepara una solicitud de medidas cautelares que deben ser resueltas por Juzgado Penal de Grecia.

Coordinación con policías extranjeras

De acuerdo con el Ministerio de Seguridad Pública, el caso también se trabajó en conjunto con diversas agencias internacionales entre las que se encuentran: el Federal Bureau of Investigation (FBI, por sus siglas en inglés) y la Drug Enforcement Administration (DEA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, además de la Bundeskriminalamt (BKA, por sus siglas en alemán).

La organización delictiva se dedicaba a trasegar cargamentos de cocaína en tarimas con piña que iban a Europa.

Además, se presume que meses atrás este grupo estuvo liderado por un israelí, afincado en Costa Rica, que está desaparecido desde hace varios meses.

En marzo del 2017, la PCD fue alertada por el FBI de la existencia de una red criminal internacional que realizaba envíos de cocaína desde Costa Rica hacia Estados Unidos y Europa.

Basados en la información, la Fiscalía contra el Narcotráfico y Delitos Conexos inició una investigación que, para octubre del 2017, pudo identificar y ubicar a los miembros de este grupo criminal.

Las pesquisas policiales ayudaron a realizar dos decomisos. El primero de ellos en Holanda, cuando, en febrero de este año, se decomisaron 19,3 kilos de cocaína oculta en la madera de las tarimas de soporte de las cajas con la carga de un contenedor que transportaba piñas.

Luego, en abril, las autoridades nacionales incautaron 8,3 kilos de cocaína en otro contenedor similar que iba con destino a la ciudad de Hamburgo, en Alemania.

Recientemente, aquí en el país, las autoridades también dieron con droga camuflada en envíos de piña.

El 14 de agosto se hallaron 133 kilos de cocaína, los cuales viajaban ocultos entre una carga de la fruta, decomisados en el muelle de Limón por oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD).

En abril de 2017 también fue detenido un exportador de piña junto a su esposa con 910 kilos de cocaína, en La Cruz de Peñas Blancas, en San Ramón de Alajuela. En relación con este caso, en abril pasado también fue apresado el portero de la Asociación Deportiva San Carlos, Román Arrieta, cuyo celular fue hallado en la instalaciones de la planta procesadora.

Para inicios de agosto, en el país se habían decomisado 18 toneladas de cocaína, principalmente en embarcaciones por aguas del Pacífico.

A esa cifra, se suman 718 kilos de droga en el doble forro de una lancha en Puerto Jiménez de Golfito hallados el viernes pasado.