Carlos Arguedas C.. 6 julio
Los dos extranjeros habían ingresado a Costa Rica en mayo del 2019 y los detuvieron en un hotel en Brasilito en Guanacaste. Foto cortesía
Los dos extranjeros habían ingresado a Costa Rica en mayo del 2019 y los detuvieron en un hotel en Brasilito en Guanacaste. Foto cortesía

Dos ciudadanos brasileños detenidos en julio del 2019 como sospechosos de clonar tarjetas bancarias, para presuntamente cometer estafas, recibieron una condena de dos años de prisión y el beneficio de la ejecución condicional de la pena por un lapso de tres años.

El fallo lo dictó el viernes anterior el Tribunal Penal de Juicio de Santa Cruz, en un debate en que figuraron como imputados Sandro Teotonio Da Silva y Leandro Valerio Da Silva.

Para los jueces Rolando Valverde Calvo, Luis Guillermo Araya Vallejos y Maurice Ghesquiere Briceño, los extranjeros fueron encontrados responsables de un delito de estafa menor en concurso ideal con un delito de uso de documento falso. Los absolvieron de un delito de circulación de moneda falsa.

El Ministerio Público, luego de conocer el fallo, informó de que esperará la sentencia integral para analizarla y determinar si apela o no, lo resuelto por el tribunal.

Durante la etapa de conclusiones, la Fiscalía Adjunta de Santa Cruz había solicitado siete años de prisión en contra de Valerio Da Silva, mientras que contra Teotonio Da Silva pidió una pena de seis años.

Alerta internacional

La investigación de este caso la realizaron agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en conjunto con investigadores de bancos privados, quienes habían sido alertaron por entidades financieras internacionales de que a varios clientes, sobre todo europeos y estadounidenses, les habían clonado las tarjetas de crédito cuando vacacionaban en playas de Guanacaste y Puntarenas.

Los hechos delictivos ocurrieron entre el 17 de mayo y el 11 de julio del 2019. En ese período, según las investigaciones, se habían instalando skimmers (dispositivo utilizado para duplicar bandas magnéticas de tarjetas de crédito) y microcámaras en varios cajeros automáticos de la costa del Pacífico, en especial en Tamarindo, Jacó y Parrita.

Mediante seguimiento, los policías lograron identificar a tres sospechosos. Dos de ellos fueron ubicados el 11 de julio en un hotel en Brasilito, en el distrito de Cabo Velas, en Santa Cruz. El otro se escapó.

Agentes del OIJ detuvieron a esas dos personas y cuando allanaron la habitación del hotel donde pernoctaban encontraron más de 700 plásticos falsificados, microcámaras, skimmers, impresoras laser, entre otras evidencias.

Los detenidos habían ingresado a Costa Rica en mayo del 2019, determinaron las investigaciones.

Este caso se tramitó bajo la causa 19-1053-800-PE.