Katherine Chaves R.. 30 enero
Los cuerpos de dos personas quedaron carcinados producto de la caída y explosión de la aeronave. Foto: Cortesía MSP.
Los cuerpos de dos personas quedaron carcinados producto de la caída y explosión de la aeronave. Foto: Cortesía MSP.

La Policía atrapó a uno de los dos sobrevivientes del vuelco de un auto durante una persecución policial, ocurrida el 2 de setiembre anterior en Nandayure de Guanacaste. En el sitio fallecieron cuatro hombres.

Se trata de un sujeto de apellido Álvarez Valverde, quien fue capturado el martes anterior y a quien le impusieron seis meses de prisión preventiva.

Junto a él, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvo también a otro hombre, apellidado Rodríguez González, vinculado al mismo caso. También pasará los próximos seis meses en la cárcel.

A Rodríguez se le achaca “arreglar” una pista para que aterrizara una avioneta narco en setiembre pasado. La aeronave; no obstante, se precipitó a pocos segundos del despegue y prendió fuego, accidente que provocó la muerte de sus dos ocupantes.

Minutos después de ese suceso es que ocurre la persecución policial de seis sujetos que viajaban en un Toyota Fortuner, debido a que se presume que tenían relación con la aeronave siniestrada.

“Ante la presencia policial, los sospechosos que estaban en el vehículo trataron de escapar, sin embargo, el auto volcó y ocasionó la muerte de cuatro personas. En ese momento, se cree Álvarez logró escapar con otro sujeto, aún no identificado”, apuntó la Fiscalía en un comunicado de prensa.

El caso se mantiene en investigación dentro de la causa 19-001043-0069-PE.

Persecución y muerte

Se presume que esta avioneta vino a Costa Rica a cargar droga para llevarla fuera del país.

Empero, al parecer, por sobrepeso, no pudo ganar la altura necesaria, lo cual provocó que se estrellara contra las copas de unos árboles, cayera y se incendiara.

Cuando unidades de la Cruz Roja, Bomberos y Fuerza Pública llegaron al sitio, en una finca de la empresa Panamerican Woods, encontraron la nave envuelta en llamas.

Tras apagar el fuego, los socorristas descubrieron los cuerpos de dos personas, a las que no se ha podido identificar, confirmó el OIJ.

Paralelamente a la caída de la avioneta, una patrulla de los Guardacostas que se dirigía al sitio del accidente aéreo se topó en su recorrido con un vehículo que circulaba a muy alta velocidad, cerca del punto donde se desplomó la aeronave.

Pese a que se les dio la orden de alto, los ocupantes del auto siguieron. Incluso hubo un intercambio de disparos, según detallaron altos jerarcas policiales.

Luego de unos cuatro kilómetros de persecución, el carro en fuga se volcó cerca de Juan de León, en Lepanto de Puntarenas. En el sitio perdieron la vida cuatro de los seis ocupantes.