Judiciales

Ratón, conocido líder narco de Limón, entre los siete muertos de masacre en Matama

Policía Judicial reporta cuatro personas detenidas por presunto ajuste de cuentas entre grupos delincuenciales del Caribe.

Danny Hernández Fernández, conocido como Ratón, y con un amplio expediente policial en el que se le asoció con narcotráfico, homicidios y agresiones agravadas, figura entre los siete hombres asesinados este miércoles a balazos en en una finca, en una zona montañosa en las cercanías de la Bomba, en el distrito de Matama, en el cantón central de Limón. Una disputa entre bandas de tráfico de drogas sería, de momento, la principal causa de esta matanza que trascendió poco antes del mediodía y que implicó un enorme despliegue de autoridades en el Caribe.

El reporte preliminar de la Policía Judicial indica que sus agentes, respaldados por oficiales de la Fuerza Pública, llegaron al sitio donde se perpetraron los asesinatos cuando la balacera estaba en curso. Al parecer, las víctimas iban en un vehículo todo terreno cuando fueron interceptados por otro carro y ahí empezó el intercambio de disparos. Todos los asesinados fueron impactados en la cabeza.

A algunos kilómetros del sitio donde se encontraron seis de los asesinados, en la misma finca, fue hallada la sétima víctima, quien era un empleado de la propiedad, conocida como Los Pinto, quien estaba construyendo cabañas en la zona. Además de Ratón, de 46 años, el resto de los fallecidos no han sido identificados.

Por su parte, otros cuatro sujetos, cuyas identidades no trascendieron, fueron detenidos por la Fuerza Pública luego de huir en un Range Rover rojo en el que se encontraron armas. Este automotor, modelo 2006, valorado en ¢9,5 millones, aparece registrado a nombre de una empresa de mariscos de isla Chira, Puntarenas.

Al parecer, a unos cuatro kilómetros de la masacre, el auto se estrelló contra la góndola de una vagoneta, en la localidad de New Castle, donde dos sujetos quedaron detenidos. Al parecer, otros dos fueron capturados mientras aparentemente iban en fuga por el sector de Westfalia. Se presume que esos tipos se habían cambiado de ropa y que habrían desaparecido a lo largo del trayecto un fusil, que también pudo haber sido usado en el asesinato múltiple.

Michael Soto, ministro de Seguridad, manifestó al mediodía, de manera preliminar, que se trataría de un ajuste de cuentas entre grupos delincuenciales y que, para atender la escena, se desplegó recurso terrestre y aéreo para tratar de dilucidar lo ocurrido.

La Cruz Roja, por su parte, recibió la alerta a las 11:40 a. m. sobre varios pacientes heridos de bala en una finca conocida como Los Pinto, en Matama. De acuerdo con Daniel Venegas, despachador de institución de socorro, cuando las ambulancias llegaron constataron que había siete fallecidos por heridas de bala de grueso calibre y dejaron la escena en manos de la Fuerza Pública. En el lugar otras tres personas fueron valoradas por los socorristas y una de ellas fue trasladada con custodia policial al centro médico más cercano, informó Tatiana Díaz, coordinadora operativa regional.

La propiedad donde ocurrió el crimen está rodeada de montañas y cuenta con algunas cabezas de ganado. Anteriormente, este terreno era usado para tours de extranjeros que llegaban en los cruceros a puerto Limón.

Uno de los fallecidos en la matanza, Danny Hernández Fernández, oriundo de Cartago y conocido como Ratón, se le asociaba con una fuerte organización de narcotráfico en el Caribe, aunque últimamente había residido en Alajuelita. A Ratón se le relacionó, desde el 2009, en causas por homicidios calificados, tentativas de homicidio y agresiones agravadas.

La última vez que estuvo en estrados judiciales fue en abril del 2019, cuando resultó absuelto de dos delitos de homicidio calificado en el Tribunal Penal de Limón. La absolutoria favoreció a Hernández y también se libraron de un castigo Louige Scott Simpson y Divan Michaell Bustos.

Esa era la segunda vez que juzgaban a Ratón y a los otros dos por la misma causa. En el primer debate, desarrollado en el 2018, se les había impuesto una pena de 50 años de cárcel; sin embargo, la misma fue anulada por el Tribunal de Apelación de Sentencia de Cartago, el cual ordenó un nuevo debate y fue en este último donde la Fiscalía Adjunta de Limón solicitó la “absolutoria de los acusados, bajo el principio de in dubio pro reo, es decir, porque existían dudas de la participación de ellos en los hechos”.

Los crímenes juzgados ocurrieron el 16 de junio del 2015 en barrio Pacuare de Limón, donde producto de una balacera fallecieron Álvaro Ramírez Ugalde, de 25 años y Shadid Jalell Hudson Linton, de 18.

Alias Ratón tenía pendientes otras causas, entre ellas, como líder de una agrupación dedicada al narcotráfico y el sicariato en el Caribe. A la banda se le vincula con la muerte del estadounidense Thomas Jeffry Cook, de 62 años, quien apareció en una fosa en Palmira de Siquirres en octubre del 2018.

Pese a estos asuntos, Hernández andaba libre e incluso fue visto en un video que había circulado primero en YouTube en el 2021, donde se hablaba de sicariato y narcotráfico y aparecía con un grupo de sujetos tatuados que ostentaba joyas, autos, licor y armas de fuego pesadas.

Cuando Celso Gamboa fue viceministro de Seguridad, hace una década, también había elaborado un audio donde le decía a Ratón que ya le seguía la pista por varios delitos.

Desde el año pasado varios sectores de Limón obligaron a un refuerzo policial en esa provincia, debido principalmente a las luchas por territorios entre las bandas de Alejandro Arias Monge, conocido como Diablo, y otro sujeto, de apellidos Moreno Borbón, alias Pechuga.

En los 61 días transcurridos de este 2022, Limón es la provincia que registra más homicidios. De los 114 asesinatos, unos 36 han ocurrido en Limón, es decir el 32%. Asimismo, de los siete asesinatos múltiples registrados hasta el momento en todo el país, cinco han sucedido en esa provincia.

El de este miércoles es el caso más grave de las últimas décadas, pues supera los seis fallecidos que fueron encontrados en octubre del año pasado en Buenos Aires de Puntarenas. El único de los casos con siete víctimas en una sola escena ocurrió el 6 de abril de 1986 en el cerro San Miguel, cerca de Alajuelita, cuando siete mujeres fallecieron baleadas con un arma de grueso calibre.

En lo que va de este año la cifra de homicidios llega a 114, cantidad que supera en 13 los 101 asesinatos que había en igual periodo del año anterior.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.