Judiciales

Juicio por crimen de Allison Bonilla: Contacto de sospechoso con caso covid–19 posterga conclusiones

Tribunal llamó al imputado a la sala pese a situación y luego pidió criterio a médica para proceder. Ante recomendación de especialista, el debate se reprogramó para lunes 16 de agosto

Nelson Enrique Sánchez Ureña, único sospechoso del asesinato de Allison Pamela Bonilla Vásquez, tuvo contacto con una persona con covid–19, por lo que el debate en el que se le juzga fue suspendido.

La determinación la tomó el Tribunal de Juicio de Cartago este martes, después de que la doctora Maureen Arboine detallara el riesgo que existe ante situaciones de este tipo.

Desde el inicio, la fiscala Paula Aragón Gómez, el abogado Rodrigo Araya Solano, quien representa a la familia de la joven, y el defensor público Adrián Rojas Rodríguez se opusieron a que se realizara la audiencia.

Ellos sugirieron que se le hiciera una prueba a Sánchez, para confirmar o descartar si tenía el nuevo coronavirus, tomando en cuenta que los resultados podían estar en 24 horas y el debate podía reanundarse este miércoles.

Sin embargo, al final las juezas Magaly Orue y Jenny Almendaris, así como el juez Franklin Ramírez, agendaron para el lunes 16 de agosto la continuación del contradictorio, que entrará a fase de conclusiones.

Araya ya adelantó este lunes, que luego de exponer sus argumentos finales, pedirá 35 años de prisión contra Sánchez, alias Sukia, al considerar que incurrió en un delito de homicidio calificado.

Al inicio del debate, la fiscala Aragón también acusó al sospechoso de ese ilícito, mientras que Rojas presentó este lunes dos videos como prueba para mejor resolver, con el objetivo de hacer constar que el carro de su representado fue revisado por una persona no identificada 17 días antes de que este fuese decomisado por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Sin regreso

Allison Bonilla fue vista con vida por última vez el 4 de marzo del 2020, cuando iba para su casa. Según la prueba testimonial evacuada en el juicio, ella fue abordada por el único sospechoso del crimen, Nelson Enrique Sánchez Ureña, quien le ofreció llevarla.

No obstante, en determinado momento el sujeto cambió de ruta, metió a la joven en una finca de café cerca del parque recreativo Charrarra y ahí la golpeó.

Expertas en comportamiento criminal narraron el martes pasado que el hombre, al parecer, tenía una especie de fantasía sexual con la muchacha y que, además, estaba consciente de lo que estaba haciendo, por lo cual se deshizo del cuerpo lanzándolo al botadero clandestino.

La acusación de la Fiscalía indica que Bonilla fue lanzada al precipicio de este lugar de desechos mientras estaba inconsciente.

“Sánchez Ureña condujo con rumbo a un botadero clandestino ubicado en San Jerónimo de Cachí y ese mismo día, el 4 de marzo del 2020, el imputado al llegar, con total desprecio por la vida humana, sacó de la cajuela el cuerpo inconsciente de la ofendida y lo lanzó a un precipicio de aproximadamente 450 metros de profundidad, con la finalidad de asegurar la muerte de la ofendida, tomando en cuenta las condiciones del lugar donde cayó, para procurar así la impunidad”, detalló Aragón el pasado 19 de julio, cuando comenzó el juicio.

Otras notas del juicio:

Novio de Allison Bonilla: Me dijo que unos pintas la seguían, perdimos comunicación y me dormí

Primo de sospechoso de matar a Allison Bonilla lo vio abordarla el día que ella desapareció

Caso de Allison Bonilla: Testigo y video fueron clave para decomisar carro del sospechoso

Caso de Allison Bonilla: Investigación fue clave para determinar muerte homicida

Caso de Allison Bonilla: Oficial del OIJ revela que intentaron borrar huellas del crimen

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Periodista de la Sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.