Judiciales

Caso de Allison Bonilla: Defensa alega que OIJ ocultó supuesta revisión de carro del imputado

Representante de Nelson Sánchez ofreció dos videos en los que, aparentemente, se ve una persona inspeccionando auto del sospechoso. Pese a oposición de Fiscalía y abogado de la familia de la joven, estos fueron admitidos

El juicio por el asesinato de Allison Pamela Bonilla Vásquez se reanudó este lunes con la revisión de las últimas pruebas documentales, entre estas videos y fotografías.

Posteriormente, cuando todos los elementos fueron evacuados, Adrián Rojas Rodríguez, defensor del único sospechoso del crimen, Nelson Enrique Sánchez Ureña, alias Sukia, ofreció como prueba para mejor resolver dos videos en los que se observa una presunta revisión hecha al carro de su representado a inicios de marzo del 2020.

Los videos serían previos al 26 de marzo del año pasado, cuando se le allanó la casa al acusado y se le decomisó el vehículo.

Rojas detalló que desconoce quién es la persona que se observa en el video.

No obstante, rememora que durante el debate el investigador del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Luis Felipe Aguilar Castillo, dijo desconocer la situación, a pesar de que Sánchez se lo había hecho saber el propio día del allanamiento.

El defensor, quien se refirió a las grabaciones poco después de que su representado brindara una breve declaración sobre estas, detalló que una contaba con fecha y otra no.

Minutos antes, alias Sukia rechazó los cargos que se le acusan y habló sobre esa situación.

“Al señor Felipe (Aguilar) le manifesté el día que me allanaron la casa lo ocurrido en ese momento (a inicios de marzo, cuando se dio la supuesta revisión) y el vino a manifestar que no sabía nada de eso, lo cual es falso.

“Gracias a mi hermana, que pudo dar con los videos la semana antepasada o pasada, mi abogado los tiene en este momento”, afirmó Sánchez, quien no dijo nada más.

Los videos fueron aceptados por el Tribunal de Juicio de Cartago como prueba para mejor resolver, a pesar de que la fiscala Paula Aragón y el abogado de la familia de Bonilla, Rodrigo Araya Solano, se opusieron a su incorporación, al considerar que se ofrecieron de manera extemporánea.

Araya calificó que el ofrecimiento de la defensa fue “desleal”, al ser de último minuto; empero, destacó que no se observa ninguna ilegalidad en la grabación.

“Es simplemente una persona que está observando el vehículo, que se lo está enseñando por cierto el imputado, días antes de que sea allanado, sin que podamos ver ningún vicio ni ninguna alteración de este carro, sobretodo por lo que resultó después que fue que la sangre de Allison (Bonilla) estaba en la cajuela y los asientos.

“La defensa intentará demostrar con este video que hubo un manoseo de la escena, del vehículo, pero ya observándolo con detenimiento realmente este sujeto que no sabemos quién es y que, probablemente, sea hasta un amigo del señor Nelson (Sánchez), lo que hace es observar lo que Nelson le está enseñando. Es Nelson quien le abre las puertas, la cajuela y más bien podríamos decir que es Nelson contándole lo que había sucedido días antes”, explicó Araya.

Agregó que aunque esta prueba fue sorpresiva, ellos siguen confiando en la justicia y este martes, en la etapa de conclusiones, esperan solicitar 35 años de cárcel contra Sukia.

La primera en emitir sus conclusiones será la fiscala Aragón, luego Araya y cerrará Rojas.

Allison Bonilla fue vista con vida por última vez el 4 de marzo del 2020, cuando iba para su casa. Según la prueba testimonial evacuada hasta ahora, ella fue abordada por el único sospechoso del crimen, Nelson Enrique Sánchez Ureña, quien le ofreció llevarla.

No obstante, en determinado momento el sujeto cambió de ruta, metió a la joven en una finca de café cerca del parque recreativo Charrarra y ahí la golpeó.

Expertas en comportamiento criminal narraron el martes pasado que el hombre, al parecer, tenía una especie de fantasía sexual con la muchacha y que, además, estaba consciente de lo que estaba haciendo, por lo cual se deshizo del cuerpo lanzándolo al botadero clandestino.

La acusación de la Fiscalía indica que Bonilla fue lanzada al precipicio de este lugar de desechos mientras estaba inconsciente.

“Sánchez Ureña condujo con rumbo a un botadero clandestino ubicado en San Jerónimo de Cachí y ese mismo día, el 4 de marzo del 2020, el imputado al llegar, con total desprecio por la vida humana, sacó de la cajuela el cuerpo inconsciente de la ofendida y lo lanzó a un precipicio de aproximadamente 450 metros de profundidad, con la finalidad de asegurar la muerte de la ofendida, tomando en cuenta las condiciones del lugar donde cayó, para procurar así la impunidad”, detalló Aragón el pasado 19 de julio, cuando comenzó el juicio.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Periodista de la Sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.