Carlos Arguedas C.. 2 octubre
El incendio había ocurrido el 30 de mayo de la escuela nueva de Fraijanes de Alajuela, unos 50 metros hacia el norte, siguiendo la carretera hacia el volcán Poás. Foto cortesía de Bomberos
El incendio había ocurrido el 30 de mayo de la escuela nueva de Fraijanes de Alajuela, unos 50 metros hacia el norte, siguiendo la carretera hacia el volcán Poás. Foto cortesía de Bomberos

Un soldador de 44 años, que el pasado 30 de mayo había sufrido graves quemaduras debido a un incendio que ocurrió en Fraijanes de Alajuela, falleció el pasado 26 de junio.

El trágico desenlace lo confirmó este viernes la oficina de prensa del Cuerpo de Bomberos en un comunicado de prensa.

La víctima, identificada como Mario José Vásquez, se encontraba realizando trabajos de soldadura en su vivienda cuando se generó una chispa que causó un siniestro que consumió dos viviendas y generó daños parciales en una tercera.

Tanto el fallecido como su esposa resultaron con quemaduras y fueron trasladados al Hospital San Rafael de Alajuela. Luego, a Vasquez lo remitieron a la Unidad de Quemados del Hospital San Juan de Dios, pues se encontraba en estado crítico, ya que presentaba quemaduras en casi un 90% de su cuerpo.

Sin embargo, el pasado 26 de junio las autoridades médicas informaron sobre su fallecimiento.

De acuerdo con los datos proporcionados por los Bomberos hasta esta fecha, la cifra de decesos por fuego asciende a 11 personas.

Durante el 2019, fueron 15 las personas perdieron su vida por causa de los incendios en Costa Rica.

El Cuerpo de Bomberos hizo un llamado insistente a la población, con el objetivo de no bajar la guardia en materia de prevención de incendios.

De nuevo sugirieron la instalación de detectores de humo, contar con extintores, lámparas de emergencia y la construcción de un Plan Familiar de Emergencias, que se estima son elementos esenciales para salvar la vida, en caso de incendio.

Durante el 2020 se han atendido 705 incendios estructurales en todo el país.

Este año el incendio que ha dejado más víctimas mortales se presentó el 4 de marzo, cuando murieron los cuatro miembros de una familia, al quemarse su casa ubicada 200 metros al este del Colegio de Ingenieros Agrónomos, en Los Colegios de Moravia.

En esa ocasión, se atribuyó al blindaje de la casa el que los afectados no pudieran salir del inmueble, pues mientras el fuego se propagaba, las víctimas no encontraron las llaves de la casa, que estaba resguardada por robustos portones y candados para protegerse de los ladrones.

El 30 de enero se había producido otro siniestro en el cual murió una madre y sus dos bebés. Este hecho ocurrió en la urbanización Marisol, en barrio San José de Alajuela, cuando tres niños jugando con unos fósforos en la sala habrían provocado el incendio.