Yeryis Salas. 5 diciembre
Carlos Caicedo (hijo), el abogado David Hernandez, Carlos Caicedo (padre) y el abogado Joseph Rivera, durante la conferencia en el Hotel San José Palacio. Foto de Diana Méndez.
Carlos Caicedo (hijo), el abogado David Hernandez, Carlos Caicedo (padre) y el abogado Joseph Rivera, durante la conferencia en el Hotel San José Palacio. Foto de Diana Méndez.

Carla Stefaniak, la turista venezolana-estadounidense cuyo cuerpo fue encontrado el lunes en Escazú, le aseguró a su padre durante el viaje en Costa Rica que se sentía segura en el país.

“El último contacto que tuve con ella fue dos días antes (de la desaparición), ella andaba, creo, por San Carlos. Ella me dice, ‘la estamos pasando muy bien’, ya en otros chats (dijo) ‘me siento tranquila, me siento segura’”, declaró este miércoles el padre, Carlos Caicedo.

“Qué paradoja tan grande (...), qué lejos de la verdad estaba”, manifestó Caicedo en conferencia de prensa.

(Video) Padre de venezolana asesinada no descarta demandar al Estado

“Carlita de mis amores, te fuiste tristemente célebre, el mundo entero sabrá de ti de una manera trágica”, lamentó el padre de Stefaniak, quien describió a su hija como “una muchacha aventurera, alegre, disfrutaba la vida viajando”.

“Nada más este año estuvo en Islandia y parte del norte de Europa, estuvo en Cancún, y este era su tercer viaje”, agregó.

Caicedo advirtió sobre las consecuencias que tendrá este crimen para el turismo nacional, al recordar los asesinatos de la mexicana María Trinidad Mathus y la española Arancha Gutiérrez.

"No sé si ustedes saben el impacto que va a tener la muerte de Carlita, yo creo que va a llegar, este país depende del turismo. Señores del Gobierno, se les está yendo de las manos el control migratorio, el control de delincuencia", indicó.

Según Caicedo, el asesinato lo cometió más de una persona.

“No soy abogado ni soy policía, no creo que (el sospechoso) haya estado solo en esto, porque el cuerpo fue hallado aproximadamente a unos 300 metros de distancia (del hotel), en un relieve bastante fuerte, y la hija mía no era precisamente livianita”.

Hasta ahora, el único sospechoso es un hombre de apellidos Espinoza Martínez, quien es guarda del hotel Le Mas de Provence, en San Antonio de Escazú.

Para Caicedo, sus abogados se deben asegurar “de que quien cometió este abominable hecho se pudra en la cárcel”.

Incluso, considerarían demandar al hotel y al Estado costarricense si se demuestra que fueron negligentes.

David Hernández, uno de sus abogados, explicó que además de la responsabilidad penal, también buscarán sentar responsabilidades civiles.

“Hay una falta de regulación por parte de los diferentes órganos del Estado para hacer valer la ley y eso hoy estamos sufriendo (...). Vemos que ya es reiterativo lo que pasa en este país y nadie, absolutamente nadie, hace nada”, dijo Hernández.

Caicedo calificó de “muy grave” que el sospechoso, de nacionalidad nicaragüense, se encontrara trabajando en el país de forma irregular.

Además, indicó que el cuerpo de Stefaniak será cremado y enviado a su familia en Miami, Florida.