Crímenes

Marco Calzada, el universitario lleno de luz, de sueños y amor para otros

‘Cuando pienso en él solo recuerdos lindos vienen a mi cabeza, es imposible pensar en algo malo de Marco, él estaba presente y era amor, era felicidad’, recordó su mejor amigo.

Hay palabras que se repiten cuando sus amigos y familiares lo recuerdan. Marco Calzada Valverde era un joven entusiasta, colaborador, lleno de sueños, de luz y de un profundo amor por sus semejantes. Su vida la truncaron cuatro desconocidos el sábado pasado, cuando lo atacaron con arma blanca en las cercanías del barrio chino en San José, para presuntamente robarle el celular.

Calzada cumplió 19 años la semana pasada, recién se había graduado en 2021 del Colegio Técnico Cedes Don Bosco y era vecino de Pavas. Estaba empezando a estudiar Ingeniería de Datos de la Universidad Lead, y a lo largo de su vida lo acompañó una profunda fe religiosa, participaba como misionero en el movimiento apostólico Schoenstatt y parte de sus misiones las hacía en Los Guido, Desamparados, donde en Semana Santa interpretó a Simón de Cirene, durante una dramatización de la crucifixión de Jesús.

“Marco era un muchacho lleno de sueños, ilusiones, con una gran alegría por vivir, disfrutaba todo lo que hacía, era colaborador, alegre, le encantaba tocar guitarra y le cantaba a sus amigos, a Jesús y a la Virgen. Un joven super empunchado, inteligente, muy amoroso y sonriente, era una luz en nuestra familia”, expresó su prima Griselda Lara.

Según Lara, Marco fue educado con tanto amor que no podía dar otra cosa que amor, era buen hermano, hijo, nieto y no sólo se preocupaba por la situación de otros jóvenes, sino que era activo en ayudar a otros adolescentes a salir adelante guiados por la fe en Dios y el Espíritu Santo.

Precisamente, la mañana de este lunes sus parientes lo despidieron en la iglesia Nuestra Señora de Loreto, en Pavas. Entre lágrimas y cantos, amigos suyos dieron sentidos mensajes al final de la ceremonia, uno de ellos afirmó que Marco era un líder en la agrupación religiosa y que lo recuerdan como una persona entregada que tenía una pasión por el servicio hacia los demás.

“Marco daba tanto amor, tanta comprensión, tanto cariño, tantos consejos, teníamos pocos meses de diferencia, pero Marquito era como un hermano para mí, yo siempre me estresaba pero en esos momentos él entraba y me ayudaba, era como mi superhéroe, siempre sabía qué hacer y cómo hacerlo, de hecho él y yo acabamos de entrar a estudiar, incluso sabía programar en varios idiomas, sé que él va a seguirme ayudando en esos momentos de estrés e incertidumbre solo que desde el cielo, Marquito siempre seguirás siendo nuestro mejor jefe”, precisó el muchacho.

Jeaustin Rodríguez, su mejor amigo desde el colegio, también describió a Calzada como una persona importante en la vida de muchos y que dejaba una marca indeleble en el corazón de todos los que lo conocían, siempre sacaba una sonrisa.

“Cuando pienso en él solo recuerdos lindos vienen a mi cabeza, es imposible pensar en algo malo de Marco, él estaba presente y era amor, era felicidad, para mí es una gran lástima esto que pasó y es muy duro, es un ejemplo del odio que hay en la sociedad y de la falta de amor, de empatía.

“Duele, es muy difícil, pero en lo personal no hay espacio para el rencor ni para el odio, más que venir y arrepentirse yo hoy me siento muy agradecido con Dios por haberlo puesto en mi vida, y haber coincidido con él entre millones de personas”, narró.

Sus amigos del movimiento misionero Ignis Mundi le dedicaron un video donde reconocen su entrega a los más necesitados y su espíritu de ayuda sembrando luz en todo el que lo conociera.

Durante su funeral, su papá Mario Calzada pronunció un fuerte mensaje en el que aseguró que su familia no alberga rencor ni odio, que ellos ya perdonaron a quienes asesinaron a su hijo y que oran por ellos (los homicidas) y sus familias. También lamentó que en Costa Rica exista tanta violencia y urgió a los presentes a que oraran por su familia, integrada por su mamá Gabriela Valverde y dos hermanas menores de edad, la más pequeña cumplió 10 años este lunes.

“No caben en nuestro corazón rencor, ni remordimiento por lo que pasó, tenemos fe que Marco nos ayudó a prepararnos, todo lo que hemos crecido es porque Marco traía una luz increíble, que no era normal, eran muchas cosas que siempre decíamos que no era normal, nos trajo una luz tan grande que nos enseñó un montón de cosas, nos enseñó a perdonar, y no cabe en nuestro corazón rencor ni odio y les pido que recen mucho por nosotros, pero que también, cuando recen por nosotros, recen por las familias y por las personas que hicieron esto, de verdad, las abrazamos, las perdonamos como Jesús nos enseñó y como Marco me enseñó. Esto lo hacemos con amor y con mucha fe, se ocupa fe”.

“Costa Rica y el Mundo la ocupa, no ocupa menos criminales, ocupa más familias que se involucren con tanto joven que está en problemas fuertísimos. Hay muchas familias que carecen de amor, carecen de Cristo y no ocupamos menos de ellos, ocupamos más de nosotros, que vayamos a ayudar. Que no nos de miedo ir a Los Guido, que no nos de miedo ir a Pavas, a todos los lugares, lo que ocupamos es ayudar a tanta gente que tiene vacíos en el corazón, que caen en drogadicción, que caen en vicios.

“Entonces, de verdad, que esto que ha pasado nos sirva, como familia, como hermanos, como comunidad, que esto no quede como un simple homicidio, en algo, en rencor, en odio, que ¿cómo le hicieron esto? Dios tiene un plan en todo, todavía no sé cuál es el plan, pero estoy viendo la luz por todo lado. Esto es un regalo, es fuerza para salir adelante”, manifestó Mario Calzada al final de la misa.

“Toda muerte violenta es un fracaso de la convivencia social; en un mundo donde el valor del dinero -bienes materiales- está por encima del valor de las personas. Lamentamos el asesinato de Marco Antonio Calzada Valverde, un crimen de un inocente, quien no provocó a su agresor, lo cual hace este hecho más doloroso. Es la muerte violenta de un joven con muchos años de vida por delante, lo cual termina de aumentar el dolor y la consternación de su familia, amigos, conocidos y de todos quienes respetamos el valor de la vida” expresó Manuel Eugenio Salazar, obispo de Tilarán.

“Este crimen es un síntoma de un mal social que no se arregla con más represión, sino con más oportunidades reales de estudio, trabajo, bienestar económico y acceso a la cultura. ¡Falta formar en valores! Exhortamos a los actores del crimen a cambiar de rumbo; por las consecuencias que sus actos causan en la sociedad y, también, en sus vidas. Valoramos en Marco Antonio su participación en la Iglesia”, agregó.

Familiares del joven afirmaron que el día que ocurrieron los hechos, el muchacho andaba celebrando con unos amigos su cumpleaños en barrio La California, San José, en apariencia le dijo a sus allegados que iba a ir al baño y no se supo más de él.

Posteriormente, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), confirmó que a eso de las 11:10 p. m. el muchacho habría sido interceptado por dos sujetos, quienes lo agredieron con arma blanca en el cuello y el abdomen, provocándole la muerte en el sitio. La identidad del joven fue verificada por la Policía Judicial hasta el pasado domingo a las 2:45 p. m. horas después de que familiares y amigos de Calzada inundaran las redes sociales con sus fotos y pidiendo ayuda para localizarlo.

El jefe de la Policía Municipal de San José, Marcelo Solano, aseguró en su perfil de Twitter que al menos cuatro cámaras municipales lograron captar que cuatro hombres habrían participado del asalto y homicidio del joven, imágenes que le permitirían al OIJ reconstruir los hechos, identificar a los agresores y ponerlos a las órdenes del Ministerio Público. “Asesinos, mejor entréguense a la justicia”, concluyó el oficial.

En entrevista a La Nación, Solano comentó que las primeras imágenes que tienen son de Calzada caminando solo en la plaza de la Democracia hacia el barrio chino y posteriormente se observa como un grupo de personas que estaban en el sitio comienzan a seguirlo.

“Al menos cuatro hombres empiezan a caminar detrás del muchacho, en algún momento dos se quedan atrás y los otros dos continúan marcándolo, hasta que llegan al arco chino y lo atacan, no hay imágenes del hecho pero sí está registrado que a las 11:10 se ve donde lo abordan y luego a las 11:11 hasta las 11:13 corren huyendo de la escena”.

La Sección Penal Juvenil de la Policía Judicial, confirmó que la tarde del pasado domingo, un menor de 14 años se entregó en los Tribunales de Justicia de Cartago. Fuentes policiales indicaron que, presuntamente, el adolescente fue llevado por su mamá.

Durante la madrugada de este lunes se realizó un allanamiento en una vivienda en Cartago, donde se decomisó vestimenta que permitiría ayudar a esclarecer el asesinato del joven Marco Calzada.

Paula Córdoba

Paula Córdoba

Estudiante de Comunicación en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre Sucesos y Judiciales. Ganadora del premio 2021 Alberto Martén Chavarría de la Cámara Norteamericana de Comercio (AmCham).

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.