Crímenes

Casa donde mataron a 4 jóvenes tenía 'taller' para preparar crack y cocaína

OIJ no descarta posibilidad de un 'tumbonazo'

El apartamento donde la Policía encontró cuatro hombres fallecidos la noche del martes, en San Jerónimo de Desamparados servía, como una especie de taller para elaborar crack y empacar cocaína.

Así lo confirmó el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza, al describir que, además de los cuatro cuerpos, licor, bocadillos y un dispositivo con música a muy alto volumen, había utensilios para el manejo de la droga, bicarbonato de sodio para preparar crack y 20 dosis de cocaína, listas para el reparto.

Esos utensilios incluyen navajillas para raspar y picar la cocaína, pajillas para dosificar el alcaloide, bolsas de empaque y romanas.

El jefe policial dijo que se analiza la posibilidad de un “tumbonazo” o robo de estupefacientes entre bandas como motivo de los asesinatos; pero confirmó que el caso se investiga, por ahora, como un ajuste de cuentas por líos de drogas.

Entre las víctimas está un "viejo conocido" de la Policía, identificado como Juan Luis Méndez Baldizón.

Se trata de un nicaragüense de 27 años, quien tenía antecedentes por tráfico de drogas, amenazas y portación ilegal de armas, quien cumplía una condena de 8 años de prisión, pero tenía un beneficio carcelario que le permitía estar fuera varios días a la semana.

También murió Edgardo Rodríguez Campos, de 25 años, vecino de Cartago y con antecedentes por tráfico de drogas y portación de armas de fuego.

El tercero de los cuerpos corresponde a Elías Daniel Flores Umaña, de 26 años, con antecedentes por tráfico de drogas y homicidio.

Al cierre de edición el OIJ no había identificado a la cuarta víctima de este caso, que constituye el primer homicidio múltiple del 2018.

Espinoza dijo que la línea investigativa de un tumbonazo se basa en que encontraron bicarbonato de sodio, sustancia que se mezcla con otras para producir crack. “No localizamos la sustancia con la que se iba a mezclar, eso significa que alguien se la llevó del lugar, por lo que probablemente en el sitio hubo droga”, explicó.

El caso es complejo para la Policía porque no hay testigos. En las puertas no hay forzaduras. El acceso de los asesinos al apartamento fue con una llave o con el consentimiento de alguna de las personas que estaban dentro.

Dos de los cuerpos fueron localizados en un colchón que está en la sala y los otros dos en el piso, en el sector norte del inmueble.

La propietaria del apartamento fue quien alertó al sistema 9-1-1 , luego de que vecinos le avisaron de que oyeron disparos.

Cuando el OIJ la localizó, la mujer no se encontraba en condiciones de dar datos muy asertivos sobre los inquilinos, por lo que se le abordaría después, explicó Espinoza.

Zona de enfrentamientos

Aunque todavía el OIJ no ha establecido que los fallecidos sean de un grupo narco reconocido, les llama la atención que haya droga de por medio y que ocurra en un sector donde tradicionalmente hay enfrentamientos por narcotráfico.

Los agentes realizaron todas las pericias de trayectoria de balas, levantamiento de huellas y busqueda de rastros de sangre y fluidos biológicos con perros adiestrados.

Las víctimas identificadas habían traficado drogas en zonas como Tirrases de Curridabat, Cartago y La Tabla de Desamparados, por lo que se investigan esos antecedentes para ver si bandas de esos sectores estarían interesadas en darles muerte.

Beneficio carcelario lo llevó a la muerte

El nicaragüense Méndez Baldizón se encontraba en un programa semiinstitucional desde enero del año pasado, es decir, tenía el beneficio de permanecer fuera de prisión y asistir a pernoctar solo algunos días en la cárcel.

Era oriundo de Managua y descontaba una pena de ocho años por transporte de drogas, la cual terminaría de purgar en junio del 2022, informó el Ministerio de Justicia.

Él había sido condenado por tráfico de drogas cuando cayó en un taxi informal en Curridabat y aunque apeló el fallo, la sentencia en su contra fue ratificada.

Fue detenido el 2 de enero del 2016, a las 12:40 a. m. en Tirrases, cuando iba con un taxista informal a bordo de un Chevrolet Spark, dorado.

Detrás y debajo del asiento del conductor llevaba una bolsa de plástico transparente con nueve envoltorios de marihuana, 120 con crack y 19 con polvo de cocaína.

Méndez Baldizón cayó en un retén de carretera que hacían oficiales de Fuerza Pública debido a la alta incidencia delictiva en la zona. Aunque el hombre se agachó al percatarse de la presencia policial, los oficiales abordaron el carro, encontraron la droga, ¢186.000 en efectivo y de inmediato lo detuvieron.

Este hombre tenía apenas un año de estar preso, cuando el Instituto Nacional de Criminología le concedió el beneficio carcelario que le permtió estar en el apartamento donde encontró la muerte, este martes.

En el caso de Elías Daniel Flores Umaña, el Ministerio de Justicia confirmó que estuvo en prisión preventiva desde que se le capturó en el 2015 al relacionarlo con dos homicidios en La Tabla de Desamparados.

A Flores, vecino de Alajuelita, se le vinculó con la muerte de Cristhofer Torres Salazar, alias Chino, de 22 años, el 10 de setiembre del 2015; así como el de Cristian Alberto Rodríguez Flores, de 33 años, quien recibió cuatro balazos mientras conducía un automóvil el 23 de octubre del 2015.

Luego de su captura, la medida preventiva se le prorrogó varias veces a la espera de un juicio que se desarrolló en marzo del año pasado; sin embargo, al final quedó libre.

Sobre Edgardo Rodríguez, se informó que era soltero, sin hijos, oriundo de Cartago y vecino de Cot, en esa provincia.

Enero cierra así con 56 homicidios, cuatro más que en igual periodo del 2017, informó el OIJ.

La mayoría de asesinatos han sido, al igual que los de este martes, por ajustes de cuentas.

Casos que elevan cifras de homicidios

La creciente cifra de homicidios, que el año pasado cerró con 603 casos, encuentra un disparador en los asesinatos múltiples.

Entre los más recientes están los siguientes:

16 de noviembre del 2017

Dos adultos y una mujer fueron asesinados a balazos dentro de una vivienda en calle Monte del Mago, en Carrillos Bajos de Poás, Alajuela. Quince días después fue detenido el sospechoso. Según información de las autoridades, en el sitio se acostumbraba a consumir droga.

20 de agosto 2017

Tres hombres fueron asesinados dentro de una casa que era usada como búnker en El Guarco de Cartago. Al menos uno tenía antecedentes policiales.

15 de octubre de 2016

Tres hombres fallecieron y una mujer resultó herida producto de un ataque a balazos ocurrido dentro de un búnker en el caserío 1.° de mayo en Aserrí. Tres de los cuatro afectados tenían antecedentes criminales.

21 de agosto de 2015

Un triple crimen se registró dentro de un departamento en urbanización La Giralda, en Desamparados de Alajuela. Una de las víctimas había salido de prisión tras descontar una pena por tráfico de drogas.

2 de agosto de 2015

Muy cerca del lugar donde este 30 de enero mataron a cuatro hombres, fueron asesinados tres individuos hace dos años y cinco meses, dentro de un búnker en Loma Linda de Desamparados. Por el hecho, dos hombres fueron detenidos dos meses más tarde.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.