Víctimas eran 10 estadounidenses y dos pilotos costarricenses

Por: Patricia Recio, Gustavo Arias R., Diego Bosque 31 diciembre, 2017

Juan Manuel Retana, el piloto de la avioneta que cayó este domingo en un sector montañoso cerca de Nandayure, Guanacaste, tuvo que realizar maniobras, previamente, por el fuerte viento que afectaba la zona.

La aeronave del accidente, que dejó 12 muertos (diez extranjeros y dos pilotos costarricenses), salió del aeropuerto Juan Santamaría rumbo a Punta Islita para recoger a los turistas en un vuelo chárter. No obstante, debido a los vientos decidió aterrizar en Tambor, a la espera de que disminuyeron las ráfagas.

“Las ráfagas de viento hacen que el piloto haga maniobras de aproximación para esperar a que disminuyan y se va a Tambor”, dijo Ennio Cubillo, director de Aviación Civil en conferencia de prensa.

Una vez que le informan de una mejora en las condiciones, Retana retomó el plan de vuelo rumbo a Islita. Ahí recogió a los pasajeros y despegó a las 12:10 p. m.

Diez minutos más tarde se reportó la caída de la aeronave.

Cubillo aseguró que la aeronave contaba con las certificaciones para navegar y rechazó que exista alguna relación entre el accidente y prevenciones realizadas a la empresa meses atrás. La nave pasó por la debida inspección hace un mes.

Elaboración Esteban Esquivel
Elaboración Esteban Esquivel
Las víctimas

Según un comunicado de la empresa Nature Air, las víctimas del percance son 10 turistas estadounidenses y los pilotos costarricenses Juan Manuel Retana y Emma Ramos.

El OIJ aún trabaja en identificar a los 10 turistas extranjeros.

Fotografía del lugar del accidente.
Fotografía del lugar del accidente.

"En total 20 pasajeros que se desplazaban desde Punta Islita hacia San José, el grupo se dividió en dos vuelos. El primer vuelo lo realizó la aeronave TI-BBC con 10 pasajeros despegando aproximadamente a las 11a. m., este vuelo aterrizó sin contratiempos en San José a las 11:40am y aproximadamente 20 minutos después despegó el segundó avión TI-BEI también con 10 pasajeros y dos tripulantes. Lamentablemente este avión se estrella a pocos minutos del despegue", explica el comunicado de Nature Air.

Los pasajeros habrían pagado $2.300 (poco más de ¢1,3 millones) entre todos por el vuelo.

La aeronave, de matrícula TI-BEI, era un turbohélice Cessna 208B Grand Caravan, de fabricación estadounidense.

Aviación Civil está investigando las causas del accidente.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, lamentó la tragedia en sus redes sociales.

El Gobierno de Costa Rica lamenta profundamente el fallecimiento de 10 pasajeros estadounidenses y dos pilotos...

Posted by Luis Guillermo Solís Rivera on Sunday, December 31, 2017

Información actualizada a las 5:59 p. m.

Etiquetado como: