Selección Nacional

Mamá de Aarón Suárez sentía el corazón explotar de orgullo en el Estadio Nacional

Doña Cindy Zúñiga estuvo acompañada por sus hijos Byron y Keylor. Con ellos acudió una comitiva familiar que quería presenciar el primer partido como titular de Aarón Suárez con la Selección de Costa Rica

Doña Cindy Zúñiga no se cambiaba por nadie la noche del martes en el Estadio Nacional. Ella sabía que su hijo Aarón Suárez jugaría por primera vez como titular con la Selección Mayor de Costa Rica.

Pero una cosa era pensarlo y otra verlo desfilar con el equipo, cumpliendo uno de los sueños que el mediocampista de 1,65 metros de estatura siempre había tenido. Estaba entre impactada y emocionada, rodeada de muchos familiares.

Ella cuenta que cuando empezó a percatarse de que jugada a jugada los aficionados que estaban un poco cerca aprobaban y respaldaban lo que su hijo hacía en la cancha, sentía que el corazón le explotaba de orgullo.

“Fue una experiencia lindísima, todos estábamos como locos. Yo sentía que se me iba a salir el corazón. Con esto de la pandemia era la primera vez que lo veíamos jugar en el estadio y con la Selección, imagínese usted, qué alegría”, mencionó doña Cindy.

Contó que cuando al futbolista lo llamaron al microciclo, él no quería hacerse muchas ilusiones, porque quizás pensaba que era solo para entrenar durante esa semana, nada más.

“Yo le decía: ‘Primero Dios, ponga todo en mano de Dios’ y él me respondió que no creía. Yo le contesté que tuviera fe de que así iba a ser, que Dios guía nuestros pasos y que si era lo mejor se le iba a dar, que creyera. Él me insistía que no, pero le hablé, le dije que pusiera todo su esfuerzo en los entrenamientos”, recordó.

Los días fueron pasando y cuando Luis Fernando Suárez entregó la lista definitiva para los partidos eliminatorios de la Selección de Costa Rica contra Canadá y Honduras, el volante de 19 años fue uno de los jugadores de ese microciclo que se quedó.

Aarón Suárez debutó con la Mayor en Canadá y aunque fueron pocos minutos, el seleccionador salió tan satisfecho con lo que hizo el habilidoso futbolista que de inmediato pensó en que debía ser titular contra Honduras.

“Cuando nos dieron la noticia, estábamos como locos todos. Nosotros somos una familia muy unida, tanto por parte del papá, como de mi familia. Todos somos muy unidos y aquello fue una gran alegría para todos”.

Entre risas, doña Cindy detalla que en su casa no hay ningún adorno, porque ya ella se había dado por vencida. Y que no podía ser diferente, porque desde que ella estaba embarazada, el papá de Aarón afirmaba que en camino venía un futbolista.

“Desde muy pequeñito para él era jugar con la bola en cualquier parte de la casa. Con los carritos nunca quiso nada, era solo fútbol, fútbol y fútbol todo el tiempo. A veces viene de entrenar y sigue, yo le digo que si no se cansa, que duerma, descanse, pero sigue pateando la bola, es demasiado lo que le gusta el fútbol”.

Aclara que no es porque se trata de su hijo, pero ella lo ve jugar y entra en razón de que lo que tantas personas le han dicho es cierto. Aarón es talentoso, con la virtud de que ella lo define como un jovencito muy centrado.

“Él ha sabido llevar todas esas cositas y se centra en aprovechar la oportunidad donde lo pongan jugar, tiene el carácter para eso y es muy paciente también”.

Una vez que la Selección de Costa Rica selló esa victoria agónica de 2 a 1 contra Honduras para revivir el sueño mundialista, Aarón quería sacarse fotos con todos los integrantes de su familia que acudieron al Estadio Nacional.

“Yo estaba esperándolo por otra puerta, pero me dijo que fuera más cerca de donde él estaba. Me dijo: ‘Mami, nada más diga que es la mamá de Aarón Suárez y la dejan pasar’ y yo le respondí: ‘Papi, ¿cómo se le ocurre? Qué vergüenza’. Me insistió tanto, que lo hice con toda la pena del mundo, porque creía que no me iban a dejar pasar a ese sector del parqueo por donde salían ellos, más que éramos tantos”.

En total, fueron unos 22 familiares de Aarón Suárez y entre risas, doña Cindy dice que esa barra pudo ser más grande.

“Mi mamá iba a ir, pero por el frío le dio miedillo. Mami los llevaba en entrenar desde que estaban pequeñitos, porque yo trabajaba. Mi hermana también quería ir, pero es que todo se dio tan de la noche a la mañana. Mis tíos, mis tías. De parte de la familia de él, los abuelitos y las tías quisieron ir. Ahí más que todo andaban primos, una tía de parte del papá y yo con mis otros dos hijos, Byron y Keylor”.

Doña Cindy no se considera futbolera, pero no se pierde ningún partido de Aarón. Ahí cae en cuenta de que ahora en realidad sí ve fútbol, porque su hijo ha tenido bastante participación con Alajuelense.

“Lo de este martes fue algo inolvidable, increíble la verdad, porque todo ha sido muy rápido y me dicen en la casa que por qué lloro al verlo y es que yo siento algo tan grande, una alegría. No lloro de tristeza, es de alegría, de orgullo, de darle gracias a Dios de verlo ahí”.

Para conceder esta entrevista a La Nación, ella aprovechó la hora de almuerzo.

“Yo soy miscelánea en una ferretería. A veces le ayudo a mis jefes en cajas, o a archivar papeles o cosillas así. Ahí hacemos de todo un poco. Es una ferretería cerca de mi casa y por eso voy a almorzar en mi casa, así les doy una vuelta a ellos. Luego subo otra vez al trabajo, que me queda como a 800 metros”.

Doña Cindy sonríe de nuevo al recordar que muchos aficionados en el estadio se molestaron cuando su hijo se convirtió en el primer cambio de la Sele, justo cuando iba a comenzar el segundo tiempo.

“Me sorprendí, porque uno no espera algo así tan impactante. Más bien en el partido pasado que él jugó unos minutos yo sentí como si hubiera sido toda una hora, estaba toda contenta. Cuando él empezó en la Liga, que lo ponían un minuto, dos minutos, yo me sentía toda realizada. Ahora así, medio tiempo y que la gente se enojara porque lo sacaron, imagínese”.

Y agregó: “En el estadio se escuchaban personas alrededor que comentaban cosillas de él, cosas bonitas. Se siente uno muy alegre. Para mí lo más importante es que él siga disfrutando el fútbol, que es lo que más le gusta desde siempre”.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.