Fiorella Masís. 10 enero

La renuncia al proceso eliminatorio para el Mundial de baloncesto tiene enfrentados a la Federación de esta disciplina y a los seleccionados del combinado mayor.

Kay Martínez (centro) es parte de los seleccionados nacionales del combinado mayor. FOTO: Andrés ARCE / GN.
Kay Martínez (centro) es parte de los seleccionados nacionales del combinado mayor. FOTO: Andrés ARCE / GN.

El martes, los jugadores se enteraron mediante redes sociales que no iban a participar en la segunda ventana de clasificación, en febrero próximo.

Según ellos, la Fecoba no les informó nada al respecto, pero en el ente deportivo afirman que no lo hicieron porque a inicios de diciembre, el entonces entrenador, Daniel Simmons, les indicó que él y los jugadores renunciaban al combinado patrio.

Eso es parte de lo que señala la federación para explicar la ausencia de Costa Rica en el siguiente torneo del proceso.

Un comunicado de prensa emitido este jueves y las palabras del presidente, Álvaro Calvo, también mencionan que antes de retirarse, en octubre anterior, los jugadores pidieron un salario durante una sesión en la que estuvieron Gabriel Moya, Kay Martínez, Rohel Wilson y Malcom Letford.

“Ellos saben bien que eso fue lo que se habló en la sesión en octubre, se les explicó que no hablaran de salarios, que nosotros no podíamos pagar salarios, no es la realidad de nuestro baloncesto”, mencionó Calvo.

Sin embargo, varios jugadores consultados por La Nación niegan haber renunciado o solicitado un salario.

“Es una gran mentira”, afirma Kay Martínez, quien contó que en diciembre llamó a la Fecoba para saber cuándo iban a empezar los entrenamientos y le contestaron que no se sabía y que luego anunciaban.

Los seleccionados comentaron que durante la reunión de octubre lo que pidieron fueron viáticos, hidratante y uniformes para entrenar.

“Eso es rotundamente falso, nunca pedimos salario. Todo esto me parece simplemente una falta de respeto, porque están redactando mentiras, tuvimos una reunión y les dijimos nuestras inquietudes, necesidades y dijeron que iban a ver cómo cumplir con ellas”, comentó Rohel Wilson.

De acuerdo a la versión de ellos, cuando hablan de viáticos se refieren a dinero para traslados de varios seleccionados, ya que venían de Puntarenas, Grecia o San Ramón. O en otras ocasiones los entrenamientos se hacían en San Ramón porque no había otro gimnasio disponible.

La Selección masculina mayor ganó el centroamericano el año pasado y se ganó el cupo para participar en febrero en la segunda ventana clasificatoria. Foto: Facebook Alonso Sánchez
La Selección masculina mayor ganó el centroamericano el año pasado y se ganó el cupo para participar en febrero en la segunda ventana clasificatoria. Foto: Facebook Alonso Sánchez

“Todos los que conocen el básquet y han estado en la Selección saben que es ilógico que vamos a pedir salario, porque nunca ha existido y nunca va a existir, pero necesitábamos viáticos para gasolina”, dijo Alonso Sánchez.

La Fecoba sí dio viáticos en los primeros meses del año, pero después de julio, cuando ganaron la primera ventana de clasificación, dejaron de percibir ese dinero. Según comentó Daniel Simmons, eran ¢7.000 para quienes llegaban de lejos o cuando debían moverse fuera de San José.

“Los muchachos a estas alturas necesitaban colaboración y no la hubo, nunca pidieron salarios. Todo mundo sabe que para pagar salarios aquí solo el fútbol, solo se pedían viáticos y dijeron que no se podía”, agrega Simmons.

Álvaro Calvo reconoce que no hubo fondos para eso en agosto, setiembre, octubre y noviembre, debido a que los recursos estaban destinados a otras categorías y no les alcanzó para cubrir los gastos de la Mayor.

Durante ese tiempo los jugadores se mantuvieron entrenando, según mencionaron varios de ellos a este medio, con sus propios recursos para trasladarse y comprar hidratante.

Pese a eso, la Fecoba les mencionó que buscaría patrocinadores, pero el 3 de diciembre, en sesión ordinaria, la Junta Directiva se reúne con Daniel Simmons y el asistente, Eric Champions, y la situación empeora.

Calvo sostiene que ese día el entrenador le indica que durante noviembre no entrenaron porque el equipo completo renunció y que por eso el cuerpo técnico también se hacía a un lado.

Tales afirmaciones también son refutadas por Simmons y los jugadores.

“Yo no renuncio, esa es otra mentira, mi contrato se vence el 30 de noviembre, por eso me citaron, para ver qué va a pasar, pero no se me da respuesta. Simplemente me dicen que van a tener reunión de Junta Directiva el 19 de diciembre para ratificar la Junta y nunca me mencionaron absolutamente nada más. Nosotros (él y Eric) teníamos dos puestos, entrenador y otro como director de selecciones, a ese cargo es al que renunciamos nada más”, explicó Simmons.

Ante esa supuesta renuncia, la Fecoba toma la decisión de no asistir al siguiente torneo del proceso eliminatorio, explicó el presidente Álvaro Calvo.

“Se comunicó a FIBA (Federación Internacional de Baloncesto) y a los países del área que estábamos sin selección”.

El jerarca asegura que si no hubieran renunciado, iban a seguir intentando buscar recursos, aunque fuera complicado.

“(...) No es la primera vez que hacemos un préstamo para cosas así. Cuando nos dicen que no hay equipo ahí se detuvo el esfuerzo específico”, concluyó.