Fútbol Nacional

Johnny Chaves habla sobre su problema de salud que afronta con optimismo

Chaves conversó en exclusiva con ‘La Nación’ y dio detalles de los problemas de salud que lo afectan y lo obligaron a poner en pausa lo que más ama. Pese a atravesar un presente complicado, dice estar más fuerte que nunca

La fortaleza y positivismo de Johnny Chaves es un don que asegura traía desde que nació y que fue alimentando a lo largo de sus 61 años. “Siempre me han apasionado los retos que parecían imposibles”, recalcó en una entrevista en exclusiva que le concedió a La Nación, justo en el que sin duda es uno de los momentos más duros de su vida.

Chaves se abrió para narrar los detalles de los problemas de salud que lo afectan y que lo obligaron a poner en pausa lo que más ama: dirigir y formar jugadores. Dedicarse tiempo, seguir los tratamientos al pie de la letra y apoyarse en la familia son parte de las recetas que cumple al pie de la letra, ya que su objetivo es volver mucho más fuerte, tras salir de Grecia.

Johnny empezó como estratega en el 2005, tiene casi 17 años de ser entrenador y son cortos los lapsos en los que no ha estado en los banquillos. Su formación en Holanda, sus capacitaciones en Europa y su deseo por sacar nuevos talentos lo tienen entre los cuatro timoneles con más partidos dirigidos en Costa Rica y se niega a retirarse, su plan está intacto.

En este momento todo va mejorando poco a poco. He ido cumpliendo con todas las etapas, incluso estoy en la tercera fase de un tratamiento, que es la etapa final. El cuerpo va asimilando bien todo, no tengo molestias y tampoco nada que cause dolor. Vamos despacio, pero alcanzando una mejoría.

Siempre me comprometo y doy lo mejor. Estaba tratando de agarrar de nuevo el ritmo con Grecia, porque había sido muy pausado todo con lo de mi situación de salud. De momento, me golpea esto, pero siento que era un paso lógico hacerme a un lado, porque no estaba al 100% de mi salud y tampoco tenía la energía para trabajar como quiero con el equipo. Acepto todo esto con calma y entiendo que para las dos partes es bueno.

”En esto uno debe ser consciente, porque el fútbol es mi pasión y amo hacer mejores a los futbolistas, pero por más que me haga falta, debo hacer un alto en este momento para poder volver bien y con más fuerza”.

No quiero entrar en mucho detalle, pero en diciembre me operaron del colon, estuve internado una semana y todo salió bien. Salí y me dieron cita un mes después, sin embargo, tuve una retención de líquidos en el abdomen y en el pulmón, así que en febrero me tuve que internar tres semanas y media para drenar el líquido.

”Eso sí, antes de drenar el líquido debían hacerme una serie de exámenes, como un TAC y ultrasonidos, para ver cómo lo sacaban, pero el hospital estaba saturado. Es más, un día me hicieron un TAC a las 12 a. m., me mandaron del hospital de Grecia al México.

”Durante el tiempo que me ausenté del equipo fue para drenar este líquido, no fue que había salido algo mal de la operación o que estaba mal. Lo del pulmón fue un poco más rápido y lo del abdomen duró más, pero al recibir la salida empecé con un tratamiento nuevo el lunes 28 de febrero, para complementar todo lo de la operación. Una parte de este tratamiento es presencial y el otro es con pastillas. El cuerpo ha respondido bien y creo que pronto voy a volver a estar fuerte”.

No. En setiembre del 2021 me hice unos exámenes de rutina, salieron alterados y en octubre y noviembre me realicé más chequeos hasta que salió el problema que tenía. No fue algo sorpresivo, sino que venía de un estudio y ya con los resultados, el doctor decidió operarme.

En la parte humana, pues fui humilde y acepté la situación. No me pregunté por qué, me pregunté para qué. He estado muy fuerte e incluso, me gustaría agradecerle al doctor Álvaro Vega y todo su equipo. El médico siempre me decía que me veía muy fuerte y que mi actitud me ayudaba mucho, porque nunca me quejé, cumplía con todo lo que me pedían y he sido humilde.

”Mucha gente me ha apoyado, me dicen que oran por mí, me mandan buena energía, así que me he concentrado en una aceptación de la situación y he estado abierto a recibir el cariño de las personas y el amor de la familia”.

La prioridad ahora es ganar peso, porque perdí poco más de 10 kilos. Tengo que ir asimilando todo, debo mejorar la nutrición y es uno de mis objetivos para mantener ese equilibrio.

Lo manejé bien. Cuando podía caminar lo hacía, conversaba con los compañeros del cuarto, no me ofusqué y fui muy paciente. Es difícil el tiempo en el hospital, más cuando se tiene poca movilidad y uno es una persona que siempre está activa y trabaja al aire libre en las canchas de fútbol, pero mi actitud me ayudó mucho. Pensaba que era lo que había y debía afrontarlo tranquilo, ir día a día y todo salió bien. No tuve frustración o deseos de salir corriendo, sino que vi que todo era luz para mi sanación y lo cumplí.

”En el hospital muchos me conocían, hablamos de fútbol y de la vida. Con los doctores y enfermeros bromeábamos sobre fútbol también, me daban sus opiniones y fue muy llevadero. Me tocó estar internado en el hospital de Grecia y me llevaban al de Alajuela y al México para hacerme exámenes y luego me devolvían”.

Jugadores de Grecia mostraron su solidaridad al técnico Johnny Chaves. Foto: Carlos Garita.

No, eran prohibidas las visitas. En mi caso, si necesitaba algo se lo daban al guarda y me lo entregaba. Esto lo reta más a uno, porque soy unido con mi familia, trato de compartir con ellos y al no poder verlos, les entraba ansiedad sobre mi estado de salud. Conversábamos para que estuvieran tranquilos, aunque sí hacía falta el calor de la familia.

Cuando estuve internado en diciembre había un televisor en el pasillo y cuando no estaba con antibióticos, suero o algún medicamento, pues podía ver algún partido, pero fueron muy pocos. Ya en mi última estancia en el hospital, no vi nada por tres semanas y media.

Mis papás están vivos, converso con ellos y trato de darles seguridad para que no se sientan mal. Tengo a mi pareja, que me ha apoyado muchísimo y me ha ayudado demasiado en lo emocional y en todos los tratamientos. En general en mi familia.

Nací con algo desde niño y fue creciendo en la adolescencia. Siempre me han apasionado los retos que parecían imposibles, siento como una fuerza interior y en los momentos difíciles he seguido para adelante y he afrontado las consecuencias, pero nunca me he echado para atrás. Es algo interno, es una fortaleza que me sale y viene de la familia, porque mi papá ha luchado toda la vida por su familia, mi mamá ha sido igual y han hecho todo para educarnos a los cuatro hijos de la mejor manera.

He visto y me han comentado todo esto. Incluso, el sábado anterior ante Alajuelense, en el último partido que dirigí, mucha gente me aplaudió y me saludó. Valoro y aprecio muchísimo ese sentimiento hacia la persona, no hacia la figura de entrenador, de verdad que lo agradezco enormemente y me compromete con todos a seguir haciendo lo que tanto me gusta.

Sí. Siempre he tratado de ser ordenado y tener equilibrio. Además, hay un buen arreglo de rescisión de contrato y espero que me alcance hasta que tenga trabajo nuevamente.

Sí. Por más que siempre traté de dedicarle un espacio a las personas que quiero, habían fechas en las que no podía compartir con ellos; tal vez un cumpleaños o algún evento. Ahora también es un tiempo para esto, porque las personas que están a mi lado me dan vida. De igual manera, tengo que cumplir con un tratamiento y hay varias cosas que no puedo hacer aún.

Cristian Brenes

Cristian Brenes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre el Cartaginés.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.