Agencia AFP. 14 junio

Una España fragilizada por el terremoto de la destitución del seleccionador Julen Lopetegui afronta una dura prueba en su inicio mundialista este viernes a las 12 m. contra la Portugal de Cristiano Ronaldo.

La leyenda del fútbol español, Fernando Hierro, llamado de urgencia a ocupar el puesto de Lopetegui, tiene la difícil papeleta de afrontar el primer encuentro mundialista de la Roja en Rusia.

Cristiano Ronaldo durante el último entrenamiento de Portugal antes del juego frente a España. Foto: AFP
Cristiano Ronaldo durante el último entrenamiento de Portugal antes del juego frente a España. Foto: AFP

“Es imposible cambiar en estos dos días. Sí se verá la España reconocible, la España que quiere jugar bien, que quiere ser protagonista. Nuestras características las tenemos muy claras”, afirmó Hierro.

“No vamos a cambiar un ápice de nuestras virtudes. La selección lleva jugando muy bien al fútbol mucho tiempo”, añadió.

El técnico se estrenará ante los portugueses en el Estadio Olímpico de esta ciudad costera del sur de Rusia, en un partido que podría marcar el devenir del grupo B, en el que también están Irán y Marruecos.

Hierro cuenta con la experiencia de una única temporada como entrenador al frente de un equipo de segunda división, el Oviedo, pero durante esa etapa se ganó fama de técnico adaptable en función del rival, como también lo hace Lopetegui.

Frente a un Portugal que gusta de salir al contragolpe, el nuevo estratega podría optar por el estilo clásico de posesión y toque, que conviene tanto a sus jugadores como Iniesta, Busquets e Isco.

España solo tiene la duda de Dani Carvajal, quien esta semana volvió a entrenarse con el grupo tras su lesión muscular en la final de la Liga de Campeones, aunque todo apunta a que todavía no estará listo.

Su lugar en el lateral derecho lo ocupará probablemente su compañero Nacho Fernández.

El momento es difícil para la Roja, pero su capitán Sergio Ramos aseguró que saldrán fortalecidos. “No hay ninguna grieta, cada uno somos de nuestra madre y pensamos distinto, pero la idea colectiva es la misma: ir a por el Mundial y eso no lo va cambiar nadie ni nada”, afirmó Ramos.

Ya el miércoles, en pleno escándalo, el central Gerard Piqué llamaba a la movilización recordando al equipo de baloncesto de la Universidad de Michigan, que en 1989 despidió a su entrenador principal justo antes de los playoff de la NCAA, para acabar ganando el campeonato.

“Universidad de Michigan. Baloncesto. 1989. Campeón de la NCAA. No sería la primera vez que ocurre. Todos unidos, ahora más que nunca”, escribió Piqué en un tuit.

Para repetir esa gesta el primer paso será superar a un Portugal que llega con Cristiano Ronaldo como máxima figura. La estrella del Real Madrid acude a Rusia en busca del único título que le hace falta: el de campeón del mundo.

“Cristiano es un capitán extraordinario y un jugador decisivo, tanto dentro como fuera del campo. Pero más importante que él o yo es el conjunto y él lo aborda muy bien, se da cuenta de que es un conjunto”, afirmó el seleccionador luso, Fernando Santos.