Editorial

Victoria inobjetable

Interpretar los resultados electorales de ayer como carta blanca para una ejecutoria inconsulta y dogmática, podría ser un error irreparable

EscucharEscuchar

El país puso fin a un proceso electoral atípico, sin precedentes salvo forzadas comparaciones con un par de acontecimientos políticos de la primera mitad del siglo pasado. No hubo atipicidad, sin embargo, en el comportamiento cívico de los costarricenses y en el apego a la legalidad electoral. Podemos enorgullecernos, una vez más, de haber celebrado elecciones limpias, de cuyo ejercicio surge un gobierno constitucional legitimado por la voluntad del pueblo y comprometido con las instituciones republicanas.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.