Editorial

Editorial: La inercia baja, pero no cesa

Aunque el incremento en los salarios gubernamentales se ha desacelerado, su inercia alcista no cesa.

Un análisis de la Contraloría General de la República nos trae dos buenas noticias. La puntual: entre enero y mayo de este año, los salarios en el Gobierno Central crecieron menos que durante el mismo período en el 2018 y el 2019. La estructural: en apreciable medida, ese descenso se debe a que “un mecanismo con una visión integral a largo plazo” —la transformación del cálculo porcentual de las anualidades en montos fijos— rompió la inercia del crecimiento desenfrenado. Se trata, en palabras de la institución, de un “primer esfuerzo por generar un cambio estructural en la evolución de las remuneraciones en el sector público y así contribuir a alcanzar la senda de la sostenibilidad en las finanzas públicas”.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.