Columnistas

Preguntas sobre educación para un debate de calidad

La situación educativa es de tal complejidad que resulta fundamental que las autoridades del próximo gobierno no lleguen a improvisar soluciones para problemas ampliamente estudiados

La educación no es un tema menor para un país cuya principal riqueza es su gente. Al contrario, es un asunto prioritario, ubicado en la base de los problemas estructurales del país, tales como pobreza, desempleo y desigualdad.

El reciente «Informe estado de la educación» señaló que Costa Rica enfrenta la peor crisis educativa de las últimas décadas y documentó los principales desafíos. Además, formuló sugerencias para evitar la profundización de las desigualdades y el rezago con respecto a otras naciones.

La situación educativa es de tal complejidad que resulta fundamental que las autoridades del próximo gobierno no lleguen a improvisar soluciones para problemas ampliamente estudiados. Una manera de reducir ese riesgo es que en la actual contienda electoral la educación ocupe un lugar prioritario en la agenda política y se debata sobre soluciones concretas, que la ciudadanía espera.

Para apoyar el debate y que los representantes de los partidos políticos lleven a cabo una discusión propositiva, destacaré cinco desafíos esenciales sobre los cuales hay preguntas urgidas de respuestas claras, ligadas al qué y al cómo, dadas las difíciles condiciones sociales, económicas y fiscales nacionales que impactan el sector educativo.

Salir del apagón. Es, para empezar, el desafío más inmediato, en vista de las interrupciones continuas del ciclo lectivo en los últimos años, el recorte de contenidos de los programas de estudio y el surgimiento de una nueva exclusión educativa que afectó al 40 % del total de los estudiantes por carencia de conectividad. Los candidatos deberían proponer a la ciudadanía medidas concretas para salir del apagón y responder a preguntas como las siguientes:

¿Qué acciones tomará su gobierno para impedir futuras interrupciones del ciclo lectivo? ¿Cómo implementará los planes de nivelación de los próximos años para recuperar los aprendizajes perdidos, acelerar los nuevos y fortalecer las habilidades lectoras de los estudiantes? ¿Cómo ajustará el calendario escolar para garantizar tiempo para nivelar a los estudiantes y avanzar con el currículo propuesto? ¿Qué medidas de apoyo especial dará su gobierno a los estudiantes más afectados por el apagón educativo para que no salgan del sistema y adquieran habilidades que les faciliten insertarse con éxito al mercado laboral?

Ambientes de aprendizaje de buena calidad y conectados. Este debiera ser un piso mínimo, que la pandemia reveló que no lo teníamos. La existencia de centros educativos sin condiciones adecuadas para dar lecciones, sin bibliotecas, sin libros suficientes y sin una red educativa conectada a una Internet de alta velocidad afectan el rendimiento de los estudiantes e impide el avance hacia la escuela del siglo XXI. Los candidatos deberían brindar a la ciudadanía respuestas específicas a las siguientes preguntas:

¿Qué mecanismos empleará para solventar las necesidades de infraestructura en los distintos planteles educativos, con un presupuesto recortado en educación? ¿Qué acciones concretas tomará para que la red de centros educativos y los hogares donde viven estudiantes cuenten con acceso universal a una Internet de alta velocidad? ¿Cómo incrementará su gobierno el porcentaje de escuelas que ofrecen el currículo completo? ¿Cómo dotará de bibliotecas y libros suficientes a todos los centros educativos desde preescolar hasta la educación diversificada?

Mejorar la calidad de los docentes. Este es el factor que más incide en la mejora de la calidad de la educación. Para ello, es fundamental fortalecer la formación, selección, contratación y acompañamiento de los docentes en servicio. En estos aspectos, lamentablemente, el avance es lento y hay cuestiones esenciales que requieren respuestas puntuales.

En el 2020 se aprobó el examen de idoneidad para los docentes. ¿Aplicará usted el examen durante su gestión? ¿Cómo mejorará los criterios de selección y los perfiles de los puestos de los directores de los centros educativos para que estos sean más líderes pedagógicos y menos líderes administrativos como ahora? ¿Cuál será su estrategia para capacitar a los aproximadamente 60.000 docentes en servicio y para que estos adquieran competencias digitales avanzadas que les posibilite un mejor aprovechamiento de las TIC en las aulas? ¿Dará apoyo su gobierno al Marco Nacional de Cualificación de las Carreras de Educación (MNCE), elaborado en el 2021 para mejorar la calidad de la formación inicial docente en las universidades?

Garantizar la sostenibilidad del 8 % y el uso eficiente de los recursos. Esta es una materia primordial, debido al agravamiento de la crisis fiscal y el bajo crecimiento económico del país, dos factores que repercuten en la capacidad del Estado para sostener y aumentar la inversión educativa.

El peor escenario es repetir el error histórico de hacer recortes en educación y, al mismo tiempo, abstenerse de ejecutar cambios profundos en la gestión educativa. Por eso, urge saber: ¿Qué propone para que, en vista de las restricciones fiscales, la inversión en este campo no se reduzca y, a la vez, mejorar el uso de los recursos y los resultados educativos? ¿Cómo garantizará la sostenibilidad de la inversión en programas de equidad y no debilitará los de becas y apoyo a los estudiantes? ¿Qué cambios realizará para que el MEP cuenta con una estructura menos burocrática y más flexible, que brinde mayor apoyo a lo que ocurre en las aulas? ¿Apoyará la puesta en funcionamiento de la plataforma Saber, que el MEP ha diseñado para construir un expediente electrónico de cada estudiante y los sistemas de información cuyo fin es agilizar trámites y la gestión por resultados?

Mejorar la calidad de aprendizajes y habilidades de estudiantes del siglo XXI. Es una tarea urgente en razón de los pobres resultados en las pruebas internacionales que miden habilidades primordiales del pensamiento superior —como la resolución de problemas, la comprensión lectora y la indagación científica—, necesarias para que los estudiantes tengan más oportunidades de integrarse a la cuarta revolución industrial.

¿Qué estrategia concreta propone para que el alumnado alcance niveles de desempeño más altos en las pruebas PISA y para el diseño de planes de mejora en la educación secundaria?

El país aprobó una ley de educación técnica dual y un Marco Nacional de Cualificaciones de Educación y Formación Técnica Profesional para ampliar las oportunidades de aprendizaje práctico de miles de estudiantes de secundaria: ¿Cómo espera aplicar esta ley y robustecer la formación técnica?

¿Qué propone para ampliar la cobertura de la educación superior y ofrecer mayores oportunidades a las poblaciones con perfiles socioeconómicos y en localizaciones geográficas menos favorecidas?

Está claro que la temática y las preguntas no abarcan todo lo que se puede plantear. Sin embargo, apuntan a aspectos esenciales que requieren respuestas de quienes aspiran a gobernar en los próximos años.

isabelroman@estadonacion.or.cr

La autora es coordinadora del Estado de la Educación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.