Columnistas

Para siempre Gerald Brown

Hay gente que no debería morirse, por decreto de las potencias superiores. Seres de bien, seres de luz, seres de amor.

No puedo creer ni aceptar que Gerald Brown se nos haya muerto. A sus 75 años de edad no estaba para morirse. Es lo que tiende uno a pensar, tontamente. Olvidamos, ¡ay!, lo que decía Heidegger: “Tan pronto un hombre nace, es ya lo suficientemente viejo para morir”.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.