Jorge Guardia. 7 octubre

Un 92 % de los traders en las bolsas de Nueva York anticipan que la Fed bajará sus tasas de interés en 25 puntos base en octubre, según CME FedWatch Tool. De darse, generará intensas discusiones dentro y fuera de EE. UU.

Los traders son actores directos que suelen descontar los movimientos en las cotizaciones. Si anticipan una baja en las tasas, los índices (Dow Jones, Nasdaq, S&P 500) suelen repuntar, a menos que otras malas noticias los empujen a la baja; si suben, es porque la economía pinta bien y sus efectos se derraman sobre otros países, incluida Costa Rica. Por eso debemos estar atentos.

“Si Trump desea evitar una recesión y enfrentar mejor la elección, debe calmar las guerras comerciales, instar al Congreso a aprobar el nuevo TLCAN y acordar una tregua con China, si un pacto mayor no fuera posible”

El optimismo de los traders se nutre, en realidad, de malas noticias. Piensan que la Fed bajará tasas porque la expansión industrial ha mermado y permea en los servicios, uno de los mayores sectores productivos. Y, como entre sus fines está preservar la expansión, al bajar tasas estimula el gasto, la inversión y compra de acciones, y ellos ganarían más. Esa, digamos, es su opinión, pero ¿qué dice la Fed?

En sus minutas, da razones yuxtapuestas: hará lo posible por mantener la expansión, pero analizará todas las cifras. Si son malas, bajará tasas; si no, no. Jerome Powell explicó: “La economía está bien, a pesar de algunos riesgos”. El crecimiento es positivo, aunque menor; el gasto y la confianza del consumidor se mantienen; el dólar está firme; las bolsas han resistido los embates y el último informe del desempleo (setiembre) lo ubica en un 3,5 %, el más bajo en los últimos 50 años. No percibe una recesión, pero reconoce ciertos riesgos: guerras comerciales, estancamiento en Europa, vicisitudes del brexit y la confrontación entre demócratas y republicanos que podría desembocar en un juicio político en la Cámara de Representantes, con resultados inciertos en el Senado.

Volvamos a la pregunta inicial: ¿Debe la Fed aceptar la presión de Trump y bajar tasas? Yo diría que no, pues ya están muy bajas, y los riesgos no se corresponden con la política monetaria; más bien, podría estimular ciertas burbujas y causar inflación. Es una simple opinión. Más interesante es el consejo editorial del Wall Street Journal: “Si Trump desea evitar una recesión y enfrentar mejor la elección, debe calmar las guerras comerciales, instar al Congreso a aprobar el nuevo TLCAN y acordar una tregua con China, si un pacto mayor no fuera posible”. Eso, agrego yo, sería mejor que presionar a la Fed.

El autor es abogado y economista.