12 septiembre

Solicité una disminución de la velocidad de Internet a Cabletica, de 100 a 30 megas, el 26 de agosto. Servicio al Cliente esperó hasta el 31 de agosto para darme una respuesta que no me satisfizo y me cobraron el monto por las 100 en setiembre. No me dieron tiempo para reenviar la nota.

Douglas Romero Alvarado, Vázquez de Coronado

Solidaridad privada

Tengo la certeza de que decenas de costarricenses de clase media pueden pagar un tratamiento en una clínica u hospital privados en caso de infectarse del coronavirus. Lo que se necesita es que los administradores de esos centros bajen los precios.

Costarricenses con síntomas acuden a la medicina privada en procura de un diagnóstico. Si les sale positivo, de inmediato se internan en hospitales públicos, saturados de pacientes y cada día con menos espacio para una atención adecuada.

Los hospitales y clínicas particulares deben ser más solidarios, bajar el costo de atención y ayudar así a la descongestión del sistema público.

Gaetano Pandolfo Rímolo, Desamparados

Ni gasto ni deuda

Muchos de nosotros provenimos de hogares pobres y nadie nos regaló nada, con esfuerzo y mucho trabajo tenemos algo más que nuestros padres.

Ahora, las autoridades hablan de solidaridad y que quien más tiene que pague más. Está bien ayudar a los más necesitados, lo que indigna y no se vale es que pretendan cobrar más impuestos para sostener al sector público o endeudar cada día más al país.

Necesitamos que el gobierno tome decisiones serias, que rebaje el gasto público como lo haría cualquier buen padre de familia y no trate de seguir manteniendo instituciones y burocracia ineficientes porque es insostenible.

Bernardino Rojas Sánchez, San José

Sin respuesta del BN

El Banco Nacional no quiere asumir ninguna responsabilidad con respecto a un certificado muy viejo que creí perdido, pero lo encontré. Me llamaron para decirme que iban a darme una respuesta, pero no lo hicieron. Soy una adulta mayor y tengo derecho a ese dinero.

Concepción Dauria Martínez, San José

Oro de Crucitas

El oro de Crucitas se convirtió en una cruz para el país. Desde que grupos adversos al proyecto minero lograron estropearlo, millones de dólares han sido extraídos de manera ilegal y a la vista de los gobiernos de turno.

Amén de lo comercial, la flora y fauna han sido destruidas sin misericordia y las tierras y el agua, contaminadas. Parece que la situación, lejos de mejorar, empeora cada día, sobre todo durante esta crisis social, económica y sanitaria.

Egidio Vargas Durán, Santo Domingo de Heredia

Infunden temor

Las conferencias sobre el estado de la pandemia son minutos y a veces horas de exposición de personajes ante las cámaras, lo cual en un futuro les rendirán réditos políticos incalculables. El presidente, Carlos Alvarado, justifica sus actuaciones y pone de relieve las acciones del gobierno, no siempre relativas a la salud.

Lo más preocupante es asustar a los costarricenses para que nos portemos bien. Exponen sobre la compra de bolsas plásticas para las víctimas mortales del coronavirus, sobre la manera como seríamos tratados si tenemos ese triste final, que solo un familiar acudirá a reconocer al cadáver, la doble bolsa plástica para evitar el contagio, el acelerado camino a la tumba, casi sin tiempo para los santos óleos, etc.

Todo eso adornado con la inminente ocupación del número de camas en los hospitales y los presupuestos altísimos para la compra de bolsas plásticas, mascarillas, frigoríficos, etc.

Orlando Saborío Elizondo, San José